Hace unos veinte años, le pregunté a Carlos Sainz en una entrevista* para el diario El Sol, si no tendría sentido que los coches tuvieran un solo pedal para el acelerador y el freno. Si no sería más eficaz un solo pedal que dos pedales diferentes (En aquella época todavía era de presencia obligatoria el pedal del embrague)

La respuesta a esa pregunta fue un NO rotundo. No entiendo por qué.

A mi juicio es poco comprensible que haya un pedal para el acelerador y otro para los frenos. Lo lógico es que con una sola presión sobre un pedal se determine a qué velocidad se quiere ir.

Habría que determinar si acelerar a tope es con el pedal pisado a fondo o con el pedal completamente levantado. Pero una vez definido este estándar, parece insensata y una inutilidad conceptual y económica la presencia de dos pedales.

¿Patentamos la idea? A no, que las ideas no pueden patentarse. ¿Y el concepto?

(Fue una entrevista que le hice por escrito, porque así me lo pidió su manager. Le envié las preguntas por escrito y ellos me enviaron las contestaciones. Las respuestas eran muy malas. O no entendían mis preguntas o alguien escribió lo que le dio la gana. En fin que decidí no publicarla. Recuerdo que la respuesta a mi pregunta sobre un solo pedal estaba llena de desprecio, como si contestaran a la pregunta de un insensato ignorante. Seguramente tenían razón.)

Share This