Los nuevos coches de punto de Madrid se alquilan sin conductor, a 0,19 € el minuto y se localizan mediante el teléfono móvil. Para utilizarlos hay que estar dado de alta en Car2Go (alta gratuita hasta enero), validar el carnet de conducir en la calle Pizarro de Madrid (trámite engorroso en la época de los DNI electrónicos) y descargarse la aplicación de Car2Go. Una vez realizados estos trámites, todos muy sencillos salvo el de ir a validar el carnet de conducir, desplazarse en un smart eléctrico de Car2Go es sencillo y barato (abajo, poco después de la última foto, esbozo un análisis económico comparativo), salvo si hay un atasco intenso. Pero si hay un atasco intenso, siempre es posible aparcar el coche, terminar “la carrera” en cualquier punto del interior de la M-30, y buscar una boca de metro.
Estos “coches de punto”, localizables mediante la aplicación del móvil, son una alternativa perfecta al taxi, para quien tenga carnet de conducir y vaya a quedarse dentro de la almendra que delimita la M-30 (En el mapa de la web de Car2Go que enlazo arriba se ve el número de coches disponibles (140 cuando escribo este artículo y cuántos de ellos están reservados) y la zona de uso. Uno puede salir fuera de la zona delimitada, pero en ese caso el tiempo no se detiene aunque uno baje del coche y lo cierre. El mapa del coche te avisa (no lo he probado, pero nos lo han asegurado) cuando cruzas la frontera.

No sirven, por ejemplo, para ir al aeropuerto y dejar el coche allí aparcado mientras te vas de viaje(salvo que estés dispuesto a pagar un pastizal). Pero sí pueden servir para ir a recoger a alguien ocasionalmente, que te espera en la puerta. Un punto de aparcamiento en el aeropuerto sería una bendición metropolitana para las personas que vuelen a menudo. Pero no, eso no es posible (De momento. El futuro es compartido y sin conductor. Los taxistas tendrán que irse acostumbrando.)

Voy a detallar paso a paso el proceso. A las 11:30 de la mañana, con la aplicación descargada en mi teléfono, he reservado el coche. La reserva, al menos de momento, es gratuita durante media hora. La aplicación te indica qué coches están en un un radio determinado de tu posición (en la web, con el ordenador, no veo que exista esa posibilidad aunque indiques una dirección concreta) y si pinchas sobre uno de los puntos azules que indica coche disponible, te da la posibilidad de reservarlo.

No tengo la imagen del móvil, pero he hecho una simulación en la web, y aparece esta imagen:

Car2Go, reserva de coche

Si haces la reserva con el móvil y conectas el GPS, el mapa te indica el camino para llegar hasta el coche. Yo, para no quedarme sin batería en el teléfono (en el smart no hay USB para recargar el móvil. Sí hay toma de corriente de 12 voltios, por lo que es bueno llevar un adaptador y cable) he desconectado el GPS de mi móvil durante el recorrido a pie. Al llegar, el coche efectivamente estaba en el lugar indicado. Me quedaban 4 minutos de tiempo de reserva. He mirado a derecha a izquierda no fuera a ser que alguien estuviera al acecho para robármelo. Nadie parecía interesado. (Quizá yo haya sido el primer usuario no relacionado con Car2Go que ha utilizado el servicio en Madrid, que se ha puesto en funcionamiento hoy mismo)

Car2go localizado
Teléfono en ristre y situado al lado del coche, barriendo en la pantalla de abajo arriba, te aparece un cuadro en la pantalla que indica “Iniciar alquiler”. Pulsas con el dedo y el coche se abre. (La primera vez me ha fallado y me ha pedido que vuelva a intentarlo. A la segunda, ha sonado el ruido característico de los seguros del coche, he abierto la puerta y ¡Oh sorpresa! se ha abierto.)

“¡Bienvenido a Car2Go!” suena con voz grave sólo abrir la puerta. ¿Lo dirá en femenino cuando sea una mujer la que accede? Lo ignoro.

En la pantalla del salpicadero la pantalla te recibe a la espera de que introduzcas el PIN. El mío es el 7777 (No lo es, pero podría serlo). Imprescindible recordar el PIN para arrancar el coche, pero si no se recuerda puedes llamar por teléfono y te lo envían en el acto.

Car2go pin
La llave, como se aprecia en la foto de arriba, está depositada en una ranura situada a la derecha de la pantalla del salpicadero. Es imprescindible devolverla a ese lugar para terminar el alquiler. Una vez introducido el PIN, el coche te pide que confirmes que tienes carnet en vigor.

Car2go carnet
Y te pregunta sobre posibles daños en el coche.

Car2go informe de daños
El mío no tenía daños visibles. También te preguntan sobre la limpieza. Hay que darle con rapidez que los minutos corren.
Car2go. Examen de limpiezaEl mío estaba limpio. ¡Sólo faltaba que estuviera sucio antes de estrenarlo!
Car2go Confirmo limpieza
Una vez pasado el examen, ya puedes utilizar el coche y la pantalla te indica.
Car2go instrucciones
Tal como te cuentan las instrucciones de la pantalla (imposible equivocarse) extraes la llave de su alojamiento inicial, la introduces en el lugar de arranque situado tras la palanca del cambio, giras, das al contacto (en “N” o en “P”) y el coche se pone en marcha. Basta con soltar el pedal del freno e insertar avance o retroceso para que el coche empiece a moverse. Las instrucciones son precisas.

Car2go arranque
Es necesario girar la llave hasta el final. El primer tope es el del contacto. En esa posición el coche no se mueve. Un poco más de giro, como en cualquier coche, y en el cuadro de instrumentos aparece el rótulo inequívoco.
Car2go Ready

Una última advertencia antes de salir.

Car2go advertencia
El primer día seguro que hay que pagar algunos céntimos de más con tantas pantallas e instrucciones. Las pongo todas aquí para que resulten familiares una vez en el coche, para quien quiera probar. Una vez arrancado, los minutos pasan rápido en los atascos. Por el centro de Madrid he tardado más de diez minutos para recorrer dos kilómetros. Camiones de carga y descarga y semáforos me tenían parado. Un coste de 1 euro por kilómetro es un coste muy alto para un coche propio, incluso si se realizan tan pocos como 5000 kilómetros al año. Pero claro, no siempre la velocidad es tan baja dentro de Madrid. Si se compara con un taxi el coste es bajo (análisis económico más abajo).

Lo que sucede es que en esta ciudad no está uno a salvo de que en una calle estrecha, cualquiera, el conductor del coche que te precede se pare en mitad de la calle, ponga los cuatro intermitentes y se baje del coche para entrar en el restaurante de al lado. Puede tardar muy poco, como en este caso, pero aun así, uno se queda perplejo del desparpajo con el que algunos  conductores juegan con el tiempo del resto.

tráfico Madrid
Acabada la espera, el tráfico se despeja, el coste del kilómetro se reduce y aparco el coche cerca de la redacción de km77.com. Lo aparco en un lugar en el que hay unas señales que anuncian que al día siguiente la grúa se llevará los coches porque tienen permiso municipal para hacer mudanza.

100 Madrid mudanzas
A pesar del cartel y de que no tengo intención de llevarme el coche antes de las ocho de la mañana del día siguiente lo dejo en ese lugar. Yo sé que es poco probable que venga otro usuario de Car2Go y se lleve el coche y que les hago una faena si se lo lleva la grúa. Pero ¿me pueden acusar de algo?  Cuando yo lo he aparcado era legal hacerlo y… ¿Pongo a prueba a Car2Go o no lo pongo a prueba que es su primer día? ¿Sabrán que hay una mudanza en este lugar y vendrán a mover el coche o no vendrán y se lo llevará la grúa?

De momento lo dejo. El coche me informa de que el viaje ha finalizado, aunque el tiempo sigue corriendo hasta que no bajo del coche y cierro las puertas.Car2go Fin de viaje
Coloco la llave donde me dice y aparece una nueva pantalla.

Car2go Revisión final

Bajo del coche, cierro la puerta y fotografío la pantalla visible desde el exterior, situada más o menos por delante del volante

Car2Go Pantalla exterior

Durante las seis horas siguientes controlo si el coche sigue en sus sitio a través de la aplicación o si alguien se lo ha llevado de ese lugar.

Car2go Madrid
Como veo que nadie lo mueve, al final me apiado, y conduzco el coche hasta otra plaza de aparcamiento, en un recorrido de tres minutos. Yo dudaba de si habría tardado uno o dos minutos, pero como el tiempo cuenta desde que se abre la puerta (Me escriben de Car2Go para advertirme de que el tiempo empieza a contar desde que se retira la llave de su alojamiento en el salpicadero) hasta 15 segundos después de bajar del coche, los minutos de propina caen con facilidad.

(Si se hubiera llevado el coche la grúa, me hubieran penalizado a mí, porque según los “Términos y condiciones de servicio” no se puede finalizar el alquiler en un lugar en el que esté anunciado que se van a realizar restricciones de aparcamiento antes de 48 horas. Por tanto, en puridad, al aparcar en un lugar en el que se iba a producir una mudanza al día siguiente, el error fue mío y si no me hubiera llevado el coche supongo que me hubieran cargado el coste de la grúa)

* * *

Análisis económico. ¿A quién puede convenir utilizar un Car2Go habitualmente?

Calcular el coste de cada kilómetro recorrido con Car2Go en Madrid resulta muy sencillo. Se puede calcular la media de velocidad en los recorridos que realiza cada uno después de diez alquileres por recorridos habituales y hacer la división.

Pongamos que la media de velocidad del tráfico por Madrid en mis recorridos habituales es de 20 km/h. En ese caso, el coste por kilómetro recorrido con un Car2Go, si el conductor es rápido al entrar y salir del coche,  sería de 0,57 €.  Este coste, con una unidad de Car2Go, es constante, independientemente de los kilómetros realizados al día o al año. Si los recorridos son muy cortos penaliza un poco más el tiempo de entrar y salir del coche y si son largos se ajusta más a esta cifra. También hay que tener en cuenta, que por recorridos con tráfico lento el coste por kilómetro sube sube y por recorridos a mayor velocidad el coste baja.

Voy a calcular aproximadamente el coste por kilómetro de un smart eléctrico nuevo para un propietario que adquiere el coche nuevo. No es un cálculo fácil, porque depende del precio del coche nuevo, con ayudas y sin coste de alquiler de batería. Estimo un coste aproximado de adquisición de 20 000 € , un recorrido de 15 kilómetros diarios en días laborables y 700 kilómetros más al año por dentro de Madrid en fines de semana y vacaciones. En total 4000 km/año.

Estimo también que quien compra un smart eléctrico lo va a mantener durante 10 años y va a obtener por él 2000 € después de ese periodo. Estimo también un coste del seguro de 400 €/año. sólo con esos datos y sin tener en cuenta el gasto de electricidad, ni de neumáticos, ni de revisiones, ni de lavado, el coste por kilómetro sólo por la depreciación del coche y el gasto fijo del seguro, el coste por kilómetro que obtengo es de 0,66 €/km, un 16% superior.

Para obtener un coste fijo equivalente con un eléctrico y plantearse la alternativa entre comprar un smart eléctrico y un Car2Go el número de kilómetros que debe realizarse al día con el coche por dentro de la M-30 madrileña debe ser superior a 3800 km/anuales, lo que implica unos 14 kilómetros diarios más los 700 km anuales de recorridos de fines de semana.

El coste variable por kilómetro, en el caso de un smart eléctrico, es muy bajo. Calculo que hay que cambiar los neumáticos cada tres años y lavarlo cada mil kilómetros, con una revisión cada 30000 kilómetros y un coste de 100 euros. Con esas cifras, obtengo un coste de 3 céntimos más cada kilómetro, prácticamente despreciable frente al coste fijo derivado de la adquisición y pago del seguro anual.

Por tanto, para quien haga menos de 4000 km/año (15 km/día laborable) , por coste, no compensa adquirir un smart eléctrico si tiene siempre accesible un Car2Go.(*)

Frente a un coche pequeño de gasolina, la situación cambia radicalmente. Hago el cálculo sobre un coche nuevo inventado de 8000 euros con seguro, consumo de gasolina de 6,0 litros/100 km por ciudad. En un coche así, el coste por kilómetro de 0,57 €/km sólo se supera cuando se realizan menos de 2500 km/año, es decir menos de 10 kilómetros al día durante los días laborables, 5 de ida y 5 de vuelta.

Por tanto, para quienes recorran menos de 10 km/día durante los días laborables en Madrid (en las mismas condiciones de tráfico que he puesto para el ejemplo del smart de Car2Go) y no utilicen mucho el coche durante los fines de semana, Car2Go es una opción siempre rentable . En coche compartido, sí, casi nunca en la puerta de casa, sí, que a veces ocurrirá que no habrá ninguno disponible, sí, que en ocasiones tocará ir en taxi o en metro, especialmente los días de lluvia, sí. Pero es una opción que no requiere gasto fijo y que además no contamina el aire madrileño o al menos no tanto como los coches con motor de combustión.

Sobre cómo va el smart, en este artículo que enlazo incluyo un vídeo de un recorrido con un smart eléctrico. el coche que he conducido en Madrid funciona con suavidad y sin ruido, como todos los eléctricos. no puede regularse la cantidad de retención al levantarse el pie del acelerador y la retención es media, ni de las mayores que he probado ni va a vela. El tacto del freno requiere de un poco de adaptación y la agilidad del smart, como en todos los smart es relativa. Es pequeño y ágil por su tamaño y por la buena respuesta del motor eléctrico a baja velocidad. Las pequeñas ruedas delanteras hacen que el coche no vaya siempre milimétricamente por donde el conductor pretende.

El coste por kilómetro de la bicicleta eléctrica madrileña es inferior al de Car2Go (salvo que quien vaya sobre la bicicleta pedalee muy despacio). Aun así, comparativamente, la bicicleta me parece más cara que Car2Go. También se debe a que de las que yo he probado, algunas bicis funcionan perfectamente y otras funcionan fatal. En demasiadas ocasiones llegas al punto de anclaje y no hay bicicletas disponibles. No tienes una aplicación precisa que te permita saber dónde tienes seguro una bicicleta disponible, porque cuando llegas, en ocasiones, aunque la luz esté verde no hay forma de retirar la bicicleta.

En principio, esos problemas no se tendrán con Car2Go ya que cuando reservas un coche sabes perfectamente de cuánta carga de batería puedes disponer y por tanto sabes si es suficiente para tu recorrido.

La aplicación también te indica si el coche está limpio o no, si bien la garantía sobre este punto es relativa. Dependerá de lo que haya indicado el usuario anterior y no todos tenemos el mismo concepto de limpieza.

Yo me declaro desde ya usuario habitual de Car2Go. Soy usuario habitual de metro, de autobuses, de bicicletas y ahora de Car2Go. El transporte compartido es agradable casi siempre, salvo en horas punta. Cuando trabajaba en Londres me sorprendía que ejecutivos con sueldos de 300 000 euros brutos anuales fueran en metro a trabajar a la City tan panchos, leyendo el FT. En Madrid eso parece impensable.

Casi siempre voy en metro y seguiré yendo, porque el Metro de Madrid funciona bien (aunque tras la crisis la frecuencia de los trenes ha bajado mucho). Compartir el espacio, el transporte y el aire es mucho más divertido.

En países desconocidos, cuando uno va de vacaciones (me refiero a mí), es imprescindible moverse en transporte público, para ver cómo vive y se mueve la gente de cada lugar. ¿Por qué no probarlo más en la ciudad de uno?

(*) Datos corregidos. Gracias Reginald Perrin.

Share This