Cuando me enteré de que Motorpress-Ibérica iba a cerrar Autoverde 4×4, llamé a mi amigo Chema Quesada, Redactor Jefe de la revista.

— Chema, acabo de enterarme. ¿Puedo ayudar?

— Sí, tío. Compra la cabecera. Yo me encargo de hacerla. La sacamos adelante. Ya lo verás.

— Cojones (con perdón) ¿Por cuánto se vende la cabecera?

— No lo sé.

Hace cientos de siglos que digo a todo aquél que me quiera escuchar que el papel está muerto, que sólo pervivirá en medios determinados, que no puede ser negocio talar árboles en Noruega, traerlos hasta España, pintarlos con tinta, repartirlos por toda la península en furgoneta, recoger los que no se venden unas semanas después y traerlos de nuevo a Madrid en la misma furgoneta en camino inverso para transportarlos luego a otros lugares e intentar venderlos con retraso. No puede ser negocio. Energéticamente es un despropósito y económicamente una ruina.

Pero Chema es mi amigo y yo me fío de él. Y me dice que Nacho Salvador (Director), al que conozco menos, es un tío excelente (utiliza otro adjetivo, pero no me voy a repetir). Me sigo fiando de él. Y que saquemos la revista, que somos capaces de hacerla rentable. Que tiene tirón en el mercado. En fin, que voy, agarro, cojo, me sigo fiando de él y voy a negociar con Motorpress-Ibérica. Un chalao.

Negociamos (poco). En Motorpress Ibérica se portan de forma ejemplar (Agradezco profundamente a todas las personas de Motorpress que han intervenido en el proceso, porque su objetivo siempre ha sido ayudar a que la revista se mantenga en el quiosco y a salvar algún puesto de trabajo). Como consecuencia, mantenemos la revista en el mercado.

Autoverde 4×4 llegó el pasado martes a los quioscos de toda España. Me encuentro con Chema por la mañana, que la ha comprado. Me la enseña. La miro más o menos, rápidamente, porque tengo una reunión y me dice:

— Quédatela. La revista más cara del mundo.

— ¡¡¡Pero si la hemos bajado de precio, cabrón!!!

— Tú nunca habías pagado tanto por una revista.

Empezar nuevos proyectos es ilusionante y divertido. Ignacio Salvador, José María Quesada y Francisco Olmeda (Nacho, Chema y Paco) son los responsables de que éste salga bien. El primer número (248) de la nueva etapa ya está en los quioscos. Aseguro que habrá muchos más. Energéticamente puede ser un desastre, pero conseguiremos que el papel de Autoverde 4×4 sea insustituible. Esta cabecera lleva 20 años en el mercado. Una edad magnífica para conducir por dunas, valles, polvo y nieve. Vamos a disfrutar de la juventud y de la arena.

No creo que llegue nunca a ser una revista de masas, aunque todo puede pasar. Queremos que sea la revista preferida de los aficionados al todoterreno. Creemos que ya lo es y queremos que lo siga siendo. Nuestro objetivo, como siempre, hacerlo cada vez mejor. Mi único deseo es que quien pague por ella la disfrute, la cierre con placer, esté esperando que llegue el próximo número a los quioscos. Sean muchos o pocos. Me da igual. Quiero que quien pague por ella quede satisfecho.

Autoverde 4x4. Número 248.

Llega el fin de semana. Me voy ahora a comprarla y a leerla despacio en casa. La que dio Chema no me la quedé. Todavía no sé si me gusta o no. Apenas la he visto. El lunes que viene nos reunimos de nuevo. El próximo número ya está en marcha.

Share This