Encuentro esta joya de carta al director en un diario nacional:

No falla

Hacienda me apremia con su habitual delicadeza para que le pague 341 Euros por una multa de tráfico. Y no sé por qué.

Si tengo curiosidad por enterarme —sugieren— puedo dirigirme a una dirección en horario determinado.

Como he leído a Kafka y puedo pagarlo, lo he hecho inmediatamente. El que no haya leído a Kafka, se va a enterar. Y algunos de los que no pueden pagarlo están tirando piedras en Grecia en estos momentos. Porque nos sé por qué, pero lo sospecho.

La estrategia es elemental e incontrovertible: si la velocidad de marcha razonable en una vía es de 120 kilómetros por hora se fija el límite en 100, si 100 en 80, si 80 en 60, etcétera. Así hasta terminar. No falla, caemos todos. Después se amasa lo recaudado y se entrega a los más menesterosos de los bancos para que se repongan de la crisis.— María José Rodríguez-Tarduchy. Boadilla del Monte. Madrid.

********************

El único error está en la serie dibujada por la estrategia elemental. Si la velocidad de marcha razonable es 120 km/h, se fija el límite en 80.

En la A-1, Madrid – Burgos – Irún, a la salida del Túnel de Somosierra, dirección Burgos, el límite de velocidad en la autovía está fijado a 80 km/h. ¿Por qué? Ni la más remota idea.

Es una autovía en perfecto estado, con dos carriles por sentido, con alrededor de un 5% de desnivel. El límite en los dos sentidos está fijado en 80 km/h, antes y después del túnel.

En la bajada, dirección a Burgos, hay un radar, como no podía ser de otro modo en un lugar tan peligroso.

A un familiar mío lo han cazado (disparo certero) a 129 km/h con un BMW 750i de los nuevos. Conducía uno de los primeros que han llegado a España el muy bribón.

Iba a la desmesurada velocidad de 129 km/h en una autovía en perfecto estado, en un tramo sin obras ni motivo alguno para tener que ir más despacio de 120 km/h, que es la velocidad habitual en toda la autovía. Y el radar, claro está, lo colocan en la zona de descenso, donde los coches corren más, casi sin querer. ¿Por qué hay que ir a 80 km/h en ese lugar? Ni la más remota idea. Salvo para quienes preparan la emboscada.

No sé cuántos puntos le va a costar la temeridad a mi familiar. Lo que harían unos buenos gestores, si no tuvieran la intención de atracar, con una señal de 80 km/h en un lugar tan poco previsible, es anunciarlo por lo menos con una banda de majorettes, para que los conductores se enteraran. Pero no. Ponen las señales bien lejos. Mi familiar vio el radar, pero como iba a menos de 130 km/h se quedó tan tranquilo. El fogonazo en el retrovisor reveló su error.

Qué menos que el dinero de su multa se utilizara para poner una señal enorme (la banda de majorettes la pago yo) en las inmediaciones del radar, para que los conductores se enteren de que algún pistolero incontrolado ha decidido hacer caja cerca de ese punto. Se han confundido, no es Sierra Morena, sino Somosierra. Suena parecido, pero hasta hace unos años no había noticia de bandoleros en la zona.

Todavía no hemos podido acabar con ellos. Su estrategia es elemental, como decía María José. Pero no falla. Habrá que encontrar la forma de protegerse.

Share This