Tengo una primicia entre manos, pero no sé cuál. Tengo los indicios para investigarla, pero no tengo ni idea d ecómo hacerlo. Les cuento todo lo que sé y quizá ustedes me ayuden. Las primicias son así, salta la liebre donde menos se espera.

Caminaba yo esta noche bajo la lluvia por la Cava Baja (una calle de Madrid). Al pasar por la puerta de un bar, un hombrecito con barba y un teléfono en la mano y en la boca, decía en voz alta bajo el quicio y con la puerta entreabierta:

“Alberto San Juan, Lola Dueñas, yo y Concha Velasco”*

He girado un instante la cara y he seguido al paso con la retahíla retumbando en mi cabeza. ¿Por qué Concha Velasco es la última de la serie? A Concha Velasco sí la conozco. ¿Por qué va la última?

A Alberto San Juan y a Lola Dueñas no les pongo cara. Soy así de malo para las caras y los nombres. A “yo”, sí le pongo cara, lo acabo de ver, pero no le pongo nombre. ¿Quién será? A Concha Velasco le pongo cara y nombre, pero la nombran la última, después de “yo”.

Tengo una primicia entre manos. Esto no puede ser más que el reparto de una serie, una peli, una obra de teatro o el jurado (no lo creo) de un premio. El periodista que llevo dentro palpita. Que paren las máquinas.

¿Alguien adivina quién es “yo”? ¿Me ayudan a completar la primicia con el nombre, la peli o la obra?

Si fuera un asunto de mi campo de información seguramente no hubiera contado nada de esto, hubiera intentado enterarme del asunto al completo y dentro de unos días les hubiera escrito la primicia al completo, con detalles.

Como no es mi campo, les cuento lo que sé. Con ese “yo” intercalado y Concha Velasco al final. Habrase visto.

*Hubiera jurado que ha dicho Javier San Juan, pero he buscado en internet y no he encontrado ningún Javier San Juan actor.

Share This