Este invierno llueve por todos los rincones de la península y también en Canarias, Ceuta, Melilla y Baleares.

El agua de lluvia es energía gratis, riqueza que ayuda a mejorar la productividad, a producir con menores costes. La lluvia que no arrasa ayuda a reducir la inflación o a incrementar la deflación, esa evolución de la economía de precios en descenso que todo el mundo califica como perversa y que a mí me parece imprescindible para España.

Este año el agua tiene para mí un atractivo especial. Deseo que llueva en todos los lugares en los que el agua aporte riqueza y deseo de forma especial que llueva en un terreno de Palazuelos de Eresma, en la provincia de Segovia, donde km77.com tiene dos árboles plantados.

Se los hemos comprado, por 19 Euros cada árbol, al concesionario Aupisa, de la marca Volkswagen. El director de Posventa de Aupisa, Luis Antonio Ruiz Fernández, es el entusiasta impulsor de esta iniciativa en Segovia, que entronca con el Movimiento BlueMotion de Volkswagen.

Árboles de km77.com en Palazuelos de Eresma

El pasado domingo 31 de enero, fecha apropiada para realizar estos trabajos según los técnicos de La Fundación + Árboles, se plantaron árboles en Palazuelos de Eresma. Fui a hacer unas fotos y a ser testigo del frío helador en el que trabajaban los hombres de La Fundación + Árboles. Un chocolate bien caliente sirvió para conocerlos y para despistar al frío de las manos.

Un chocolate para calentar ánimos

Se plantan once especies diferentes de árboles y, según me contaba Luis Antonio, el índice de supervivencia no llega al 50%. Uno de los factores imprescindibles para lograr el éxito es que la tierra tenga un grado de humedad suficiente. Espero que las lluvias abundantes de este invierno contribuyan al éxito. El ganado es la principal amenaza, por ello es imprescindible cercar las zonas donde están recién plantados. Una vez han arraigados, el mimo en su cuidado sigue siendo imprescindible.

Cuidado de los árboles

A km77.com nos corresponden los árboles 132 y 133 de 20.000. En el diploma que nos entregaron en Aupisa dice que “sus árboles absorberán 600 kg de CO2, durante 40 años, además contribuirán a paliar los efectos del cambio climático y a restaurar el bosque autóctono de nuestras sierras”.

Según las crónicas, los bosques de Palazuelos de Eresma fueron esquilmados a causa de las necesidades de madera que requería la Real Fábrica de Cristales de la Granja, que fundó Felipe V en el municipio vecino. Sorprendentemente, en La Granja los bosques son abundantes. Aparentemente la madera provenía en su totalidad de los municipios colindantes.

Mi ilusión es ver crecer los árboles. Acudir una o dos veces al año y ver su evolución. No puedo cuidarlos, porque no sé. No tenemos asignado ningún árbol en concreto, pero eso es indiferente. Veremos crecer el conjunto de árboles y todos serán nuestros y de todos.

Quizá les parezca un asunto irrelevante. A mí me hace mucha ilusión contribuir a que haya un árbol más en el planeta.

Share This