Esta mañana les he puesto una adivinanza de papel. Todos sabemos que el papel está muerto. Ahora les pongo una adivinanza de las de verdad. Las nuestras, las de siempre. Sólo para confirmar que ya lo han acertado. Me quito el sombrero.

 

Adivinanza verdadera

Share This