Hace unos años, si yo hubiera encontrado este coche en la carretera, habría llegado exaltado a la redacción, hubiera enseñado la fotos a todos los redactores y, quién sabe, quizá hubiéramos dejado un espacio en la portada para publicar la “exclusiva”.

Los tiempos han cambiado. en lugar de enseñar las fotos a la redacción se las enseño a ustedes. Puedo seguir diciendo que es una exclusiva, porque lo son. Son fotos exclusivas porque las he hecho yo con mi camarita. Estas fotos no las tiene nadie más en el mundo. No digo fotos de este coche, sino estas fotos. Muchas de las fotos que publicamos en km77.com son exclusivas. Lo de anunciar exclusivas, en periodismo, es una horterada. Nuestro trabajo es realizar trabajos únicos y diferentes a los del resto. ¿Cómo vamos a presumir de eso?

En fin, lo que me gusta de esta adivinanza es que en lugar de enseñar las fotos a la redacción para que les demos la información completa y empaquetada, les enseño las fotos directamente a ustedes para que formen parte de la redacción, que es lo que en realidad son. O lo que a mí me parece que son.

Yo no sé qué coche es. Soy muy malo para estas cosas. En ocasiones, con fotos espía, en los medios se han publicado grandes errores. Se anunciaba tal o cual coche y la foto no correspondía con ese. Con esta forma de publicarlo, sin decir qué coche creemos que es, nos ahorramos la posibilidad de equivocarnos. También perdemos la posibilidad de poner etiquetas, que posicionen bien en los buscadores para convertirnos en ricos y famosos. Pero, ¿a quién le interesa ser rico y famoso?

Alguna de las siguientes fotos me ha salido aceptable de casualidad. Estoy especialmente contento de la que hice a través del retrovisor, porque cabía la posibilidad de que fuera la única foto frontal que consiguiera.

Además de las fotos, les voy a contar la historia de cómo las conseguí. Iba yo por una carretera del pirineo y al salir de un cambio de rasante vi un radar montado en un trípode. Pasé de largo y di la vuelta porque quería tener la foto de un radar montado en un trípode, porque no tengo ninguna. Resulta que cuando pasé por el lugar en el que estaba el radar ya no había radar alguno. Perdí la foto del trípode.

Ah, pero pocos metros después me crucé con este coche de las fotos. Otra vez a dar la vuelta y a perseguirlo. Al llegar al siguiente pueblo, en una de las rotondas, pude acercarme lo suficiente como para hacerle esta foto:

Foto espía

La furgoneta que tenía delante me tapaba la mitad del coche, pero esta foto daba mucha información. Aun así, permanecía una duda. Llevaba un escape o dos escapes. Por la forma se intuye que deben ser dos, pero… había que conseguir más fotos.

Aunque tenía una reunión prevista en Barcelona, decidí seguir al coche fuera hacia donde fuera. en una rotonda giró en la dirección que me convenía y todavía con un coche de por medio seguí a su estela. Salimos del pueblo y el “espiado” a un coche. Ya tenía dos por en medio. Luego adelantó a un camión. Yo no tuve las mismas oportunidades hasta unos minutos después. Pensé que lo perdía. Cuando conseguí adelantar me puse al límite de velocidad y al cabo de unos kilómetros lo vi al final de una recta larga. Por suerte el “espiado” no estaba huyendo de mí e iba por debajo de la velocidad legal. Finalmente me acerqué a él, pero no demasiado, no quería que me viera haciéndole fotos. No quería que huyera que todavía me faltaba verle el frontal.

espia2

Le adelanté sin problemas, porque no iba rápido. Ya le veía el frontal por el retrovisor, pero… ¿cómo iba a poder hacerle fotos del frontal? Tenía la esperanza de llegar a algún pueblo con un semáforo para bajarme del coche y hacerle la foto. Incluso soñaba con acercarme y hacerle una foto del interior a través de la ventanilla. Pero no llegábamos a ningún pueblo y yo cada vez me alejaba más de Barcelona, porque en otra de las rotondas, antes de que le adelantara, el “espiado” había cogido una dirección que no me convenía nada. Decidí intentar suerte y probar a fotografiarlo por el retrovisor, pero el hombre, que quizá sospechaba algo, iba muy pegado a mí y por los espejos veía muy poca parte de su coche. Claro que mejor es poco que nada y le hice esta foto. Con esta foto se ve el faro aceptablemente bien y el retrovisor se ve muy bien. Los abultamientos del capó ¿serán reales o serán para engañar? No se ve en la foto, pero el intermitente delantero se enciende en naranja sobre la línea blanca de luces de LED, que a través del espejo se ve en forma de L.

espia3

Finalmente llegamos a una rotonda que era un cruce de carreteras. Yo iba primero y tenía que decidir la dirección por la que seguía. Mi destino era Barcelona y no quería alejarme mucho más, pero necesitaba una buena foto del frontal. Decidí dar la vuelta completa a la rotonda para seguirle fuera hacia donde fuera y… tuve suerte. Salí a la rotonda y tuve la suerte de que, en unas carreteras sin tráfico, venía un coche por la izquierda y el “espiado” tuvo que esperar a que pasara. Me dio tiempo a dar la vuelta completa y a hacerle la foto cuando él estaba prácticamente parado. El resultado es otra foto un poco movida y un poco desenfocada, pero con información suficiente.

Foto espía

¿Qué coche es el coche camuflado? (El amarillo no) Les pido que hagan el trabajo que muchas veces hacen los periodistas especializados en publicar fotos espía. Ustedes tienen mucha experiencia con las fotos de los retrovisores.

(Le he llamado fotos espía porque tradicionalmente lo he leído así y no quería cambiarlo hoy. Pero “fotos espía” es una forma muy rara de llamar a las fotos de coches camuflados ¿no?)

Share This