El día en que se iba a morir, Nacho Red no se murió. Aquél es uno de los días más felices de mi vida.

Lo conté aquí a toda prisa en el foro, sin capacidad para escribir, para no dejar de escribir.

Mi amigo Nacho

y aquí:

Mi amigo Nacho (II)

y aquí:

Mi amigo Nacho (III)

Lo conté porque era mío y ahora lo cuento porque este fin de semana he estado con él y Manuela en Bilbao y nos hemos reído y reído y vuelto a reír. Tendrían que verle la cara cuando se ríe sin medida. Cualquier día se le descosen las heridas.

El tío, en un reciente congreso en Huesca, con un iPhone y esas manitas, se ha cascado este reportaje de 16 minutos. Como es mi amigo, me saca en el reportaje, con la esperanza de que yo diga algo serio. Y eso que me conoce.

Les pongo el enlace, porque el video lo ha hecho mi amigo, porque salen muchos amigos hablando de internet y porque también salgo yo. Que de internet lo sé todo, como podrán comprobar, si les apetece. Periodistas que dejan hablar a cualquiera. (Enlace a Diario Público. El video dura 16 minutos. A mí no se me ha hecho largo, pero los conozco a todos y eso influye. El escrito es de lectura placentera)

Sólo sobrevivirán los medios amantes del riesgo” (Esta frase es de Rosalía Lloret, que no aparece en el video porque el sonido estaba fatal, y  me gusta. Yo soy amante del riesgo. Condición necesaria, no suficiente para sobrevivir en internet. Nacho no es amante del riesgo, pero se dio una chufla en moto de mil pares de intermitentes. No es amante del riesgo, pero sobrevivió. No es internet, pero se llama Red. Y te saca un reportaje de un iPhone)

Share This