Contesto aquí a los comentarios sobre el abaratamiento del despido surgidos tras mi primer escrito sobre este asunto. Espero que hacerlo aquí resulte más funcional, fácil de leer y recomentar que escribir al final de tantos comentarios. A pgonzalezs he intentado contestarle en “Abaratar el despido (2)“. En el primer comentario a esa respuesta, Hibrido aporta un enlace de calidad a un estudio del “Funcionamiento del mercado de trabajo y el aumento del paro en España“, elaborado por el Banco de España, cuya lectura también recomiendo.

Uno de argumentos más utilizados en contra de una reducción de la indemnización por despido es que los empresarios la aprovecharán para despedir a unos y contratar a otros con un salario inferior. Lo dice Fran (muchos empresarios presionarían aun mas a los trabajadores), Andrés (Me parece una falacia para contratar a gente por menos dinero y abaratar costes), Fernando, que plantea sus dudas en un contexto amplio de responsabilidad social con el que estoy plenamente de acuerdo (En definitiva, que aunque sea inevitable aplicar el despido “barato”, me da cierto miedo el uso que el tipo de empresario de esta sociedad que tenemos hará de una medida así. Pero lo que quiero dejar claro es que pienso que la especie “empresario español” da miedo por la idiosincrasia española, no por la parte empresarial. Y ese problema español, lo tenemos todos y es culpa de todos), Chandler (¿Estaría muy bien despedir a un empleado que lleva 20 años en la empresa para contratar a un joven de 20 años pagándole muchísimo menos? Eso es lo que se hace aquí.), y gonza_run (El bajo precio del despido en España puede llevar a la sustitución de un veterano trabajador bien remunerado por otro/s mucho más joven, mejor preparado y mucho peor pagado).

Seguro que eso sucederá en muchos casos, especialmente durante el periodo de transición desde una economía poco productiva y con alto nivel de desempleo hasta una economía productiva y con bajo nivel de desempleo. Las medidas proteccionistas que dan mal resultado tienen un problema añadido: las transiciones son muy dolorosas para los grupos de personas protegidas. Por ese motivo, antes de legislar con privilegios para algunos, hay que pensárselo muy bien.

Busquemos soluciones para ese problema, pero soluciones finas, para la transición. Mantener los privilegios para no tener que enfrentarse a las transiciones retrasa el momento del duelo, pero lo hace cada vez más intenso y de consecuencias más peligrosas. [Aplicar la indemnización por despido para evitar los abusos empresariales es equivalente a poner un límite de velocidad de 80 km/h para evitar los muertos en autovía. Al final nadie morirá en las carreteras porque nadie conducirá. Nos iremos a Alemania a conducir (y a trabajar)].

Las rentas por trabajo en España son de las más bajas de su entorno económico. ¿Cómo nos explicamos que teniendo una medida tan buena para mantener los salarios y para proteger a los empleados, las rentas en España sean bajas y el desempleo alto? ¿No es posible que esta medida que parece tan buena para conseguir estos propósitos en realidad sólo sea buena aparentemente?

¿Por qué los salarios son más altos en los países con los que competimos? Porque hay demanda de empleo, porque hay competencia entre las empresas para llevarse a los buenos trabajadores, porque a los trabajadores no les da miedo cambiar de una empresa a otra porque no pierden “derechos adquiridos”, porque las empresas consiguen altas rentabilidades de sus trabajadores, que se mueven en un entorno más competitivo.

Los salarios se incrementan por la realidad económica, no por decreto ley. Por mucho que la ley quiera proteger los salarios altos, si la economía no da de sí, no hay forma de pagarlos.

A mí me parece muy normal que con un 20% de tasa de paro los salarios decrezcan. En este país no decrecen los salarios, decrece la masa salarial, porque decrece el número de empleados, decrece el número de afiliados a la Seguridad Social, se destruye empleo. En España no se reduce el salario medio, se reduce el número de trabajadores. En otros países, con mayor flexibilidad, se reduce el salario medio pero no (tanto) el número de trabajadores. En algunos lugares crece.

Con todo, pensemos posibles soluciones para casos particulares. A mi juicio, una persona en el paro tiene el mismo derecho a un puesto de trabajo que alguien que lleve 10 años en ese puesto. ¿Alguien opina que no? ¿Podríamos aceptar que una empresa despide a un trabajador, sin indemnizarle, a cambio de contratar a otra persona en idénticas condiciones, antigüedad incluida e indemnización por despido? Lo único que se hace es permutar a las personas en el puesto de trabajo. Una persona gana lo que otra pierde (antes era la situación al revés) No cambia nada, salvo los nombres y el DNI. El empresario no obtiene ninguna ventaja salarial. ¿Es posible plantearlo?

¿Podríamos aceptar que una empresa demostrara que le conviene tener a dos personas en lugar de a una sola, porque las condiciones del mercado han cambiado y que necesita ese salario en otras posiciones y que le interesa despedir a un directivo y contratar a dos o a cuatro no directivos? (No se reduce la masa salarial, se emplea de otra forma)

Me preguntaba altro71 en otra respuesta que merece comentario aparte, si incluía a los directivos en el abaratamiento del despido. Está claro que sí. Me parece que es precisamente entre el sector directivo y de cargos medios donde más utilidad tiene esta propuesta.

Los desfavorecidos del mercado laboral no son nunca las personas cuyo salario esté por encima de ¿40.000? Euros (Cada uno que ponga la cifra que le parezca). ¿A qué beneficios sociales y protección social tiene que tener derecho esa persona que gana más que el doble de la media de los trabajadores? Que ahorre, que se autoproteja, que tiene recursos para hacerlo. Yo entiendo que las protecciones sociales se dirijan hacia los desfavorecidos, no hacia lo que tiene sueldos más altos.

Más aspectos. ¿La indemnización por despido hay que pagarla de golpe? ¿En cuántas ocasiones se recibe con alegría por el trabajador? ¿En cuántas ocasiones es un atractivo para ser despedido? A mí me parece razonable dividirla en importes mensuales, de la misma cuantía que el salario anterior. Y mientras se cobra la parte correspondiente, no se percibe subsidio por desempleo. Y cuando se encuentra un nuevo trabajo, se deja de percibir la parte correspondiente a esa indemnización. ¿No parece lo lógico? La indemnización nunca debe convertirse en un premio.

Las indemnizaciones por desempleo dificultan la necesaria flexibilidad de las empresas, desincentivan la movilidad laboral y desincentivan la formación de los trabajadores protegidos, con la paradoja de que un alto porcentaje de los mejor formados son empleados temporales.

Share This