Hace unas horas iba con un Mercedes GLK por una autopista alemana a 180 km/h con total tranquilidad. Una autopista nada especial, con dos carriles y tráfico, como se ve en la foto. Los coches que iban por delante estaban frenando en el momento de la foto. Yo también. El velocímetro en ese momento señalaba 180 km/h.

Alemania tiene más coches por cada mil habitantes que España, menos accidentes de tráfico, menos muertos por accidente por cada millón de habitantes y en algunos tramos de sus autopistas no hay límite de velocidad.

En España, por circular a esta velocidad, en cualquier autopista, incluso de tres carriles y sin tráfico, corro el riesgo de ir a la cárcel. En Alemania, ir a 180 km/h, a 200 o a 250, en algunos lugares, es legal. Los dos Estados son de la Unión Europea. En España soy un delincuente por hacer lo que en Alemania es un comportamiento habitual no reprobable. Y ellos tienen menos accidentes que nosotros.

Share This