El coche a probar es un volvo s40 2.0d kinetic del año 2004, un compacto de 3 volúmenes que tiene como rivales en el mercado español al Ford focus TDCi 136CV 4p , Mazda 3 CRTD 143 CV 4p Renault Megane sedán dCi 130 y VW Jetta TDI 140CV por nombrar algunos, ya que rivales como C4 sedán u Opel Astra sedán no tienen motor diesel de tanta potencia. Por precio se supera a los anteriores y se sitúa al nivel de los más caros, alrededor de los 26000 euros, como el Jetta, aunque éste va más equipado porque el motor de 140Cv sólo se puede pedir con el Highline.

Volvo S40 2.0d Kinetic

Nada más entrar en el coche percibimos a simple vista una más que aceptable calidad de materiales, buen ajuste de todos ellos que durante casi 5 años ha evitado la aparición de “grillos” que puedan molestar, aunque al fijarnos más en profundidad hay algunos plásticos duros y de tacto resbaladizo en las puertas y partes bajas del salpicadero que están por debajo de la media de calidad que tiene el coche en general.

También nos fijamos en la consola central flotante que llama mucho la atención y que agrupa los botones de la equipo de sonido con teléfono integrado (opcional en este caso) y de la climatización, todo ellos muy pequeños y poco intuitivos, que obligarían a desviar la vista de la carretera.

Volvo S40 2.0d Kinetic

Los asientos son de mullido algo duro, pero muy cómodos con el paso de los kilómetros y con una buena sujeción lateral, en las plazas traseras 2 personas viajan cómodamente y 3 van demasiado justos. En cuanto al espacio para las piernas no va nada sobrado, en la media de los coches del segmento B.
Terminando con el interior del vehículo, el maletero es muy capaz, con facilidad de carga y con rueda de repuesto de las de emergencia.

Una vez nos ponemos al volante del coche, nos damos cuenta del que se trata de motor a gasóleo nada mas arrancar, con su ruido característico, mas acusado cuando el motor esta frío. Sin embargo a velocidades mayores, dentro de la legalidad, se nota más el ruido aerodinámico que el propio del motor.
No es un coche cómodo respecto a la sonoridad y tampoco lo es al viajar, las suspensiones están bien calibradas, pero pecan de excesiva dureza, también debido a las llantas de 17 y neumáticos de perfil bajo que lleva.

Volvo S40 2.0d Kinetic

Se trata de un coche estable, lleva el famoso bastidor del Ford Focus y Mazda 3, tiene suficiente aplomo para cuando se circula por carreteras de doble carril, sin embargo cuando se viaja por carreteras de curvas es un coche bastante ágil, la carrocería balancea muy poquito y llevado rápido el coche no hace extraños, lo que ayuda al conductor a mantener la confianza.

El motor es lo mejor del coche, se trata de un 2.0 diesel common rail con 136 CV, tiene una buena reserva de par a partir de las 2000 revoluciones, gracias en parte al overboost, que durante unos segundos aumenta el par (teóricamente) hasta los 34mkg, lo que ayuda a salir de cualquier adelantamiento o carril de aceleración con una cierta rapidez. El consumo está alrededor de los 6 litros por autopistas o autovías y de los 7 litros por ciudad.

Volvo S40 2.0d Kinetic

En lo referente a equipamiento, se trata del acabado básico kinetic, el cual es bastante completo, de serie con 6 airbags, controles de estabilidad y tracción, por supuesto ABS, clima bizona, radio de alta fidelidad y teléfono integrado (como opción). Se echan en falta los faros de xenón, ya que las luces de corto alcance es uno de los puntos flacos del coche.

A FAVOR
Estabilidad
Motor
Consumo

EN CONTRA
Algunos plásticos del interior
Luces de corto alcance
Precio

Share This