EXTERIOR

En la vista frontal escasas son las diferencias con el compacto del que deriva, el popular Peugeot 307. Los afilados faros con luz de posición, cruce, carretera, antiniebla e intermitencias integradas en él, la parrilla y capó son iguales en todas las variantes. Un aspecto que fue mejorado en la siguiente versión o restyling fue la ubicación de la luz antiniebla delantera que dejo de estar integrada en el faro para bajar su situación en la parte inferior del paragolpes, la cual es un acierto bajo mi punto de vista ya que da mejor iluminación por su nueva situación. Lo único que podemos diferenciar en esta vista es que este coupé cabrio tiene una altura menor 1422mm para darle un aspecto más agresivo y deportivo, frente a los 1509mm de la versión compacta, la cual es una diferencia notable y realmente le da este aspecto buscado.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110 CV. Imagen frontal

En la vista lateral nada tienen que ver ambos modelos, son múltiples las diferencias. Apreciamos una mayor longitud 4360mm frente a los 4221mm debido a la inclusión de un tercer volumen para alojar el techo que se divide en dos partes cuando el coche esta descapotado y queda completamente guardado en el maletero. Proceso que se realiza dejando pulsado un botón entre los asientos delanteros, pudiendo interrumpir el proceso dejando de pulsar para evitar de accidentes. Se realiza en unos 20 segundos y puede realizarse en marcha sin superar 10km/h pero personalmente no lo recomiendo, por seguridad mejor parado y teniendo en cuenta que la tapa del maletero desplaza unos 20 cm hacia detrás hay que tener cuidado con los coches aparcados. No tememos que pase ninguna persona por detrás porque cuando se realiza el descapotado es una maniobra muy llamativa y seguro no golpeamos a nadie con las partes móviles del techo.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110 CV. Techo en movimientoPEUGEOT 307 CC 1.6 110 CV. Vista lateral capotado.

También desde el lateral vemos una línea de cintura un poco marcada ascendente que parte del paso de rueda delantero hasta los faros traseros, el cual le da un aspecto musculoso y ancho y hace una línea bonita completada con un sutil alerón situado sobre el portón trasero. Desde el lado también encontramos dos aspectos que estropean un poco esta vista, una es subjetiva y es que las llantas de 16 pulgadas (de serie de 17 en otras versiones) quizá queden algo pequeñas ante un conjunto tan marcado, y sobre todo que al incluir el tercer volumen el morro queda algo corto y se ve algo desproporcionado, con un aspecto “ahuevado”. Quizá por la forma del techo en modo cabrio se acuse menos esta característica.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110 CV. Vista lateral descapotado

Pasamos a la trasera, desde mi punto de vista la mejor de este coche. Tiene una apariencia más ancha de la que en realidad es. En ella encontramos una luna trasera levemente oscurecida, un portón trasero ligeramente abombado para alojar el techo y la luna en el maletero cuando estamos en modo cabrio y el ya comentado alerón sobre él.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110 CV. Parte trasera de la carrocería

En el portón del maletero también encontramos unos grandes faros traseros, bajo mi punto de vista algo grandes y una forma un tanto extraña, pero que tiene un bonito efecto de luz led para la luz de posición con dos líneas a cada lado levemente inclinadas que pueden parecer dos zarpazos del león que llevamos entre manos. Para la luz de freno estas dos líneas se convierten en una junto a la alargada y fina tercera luz de freno. Otro defecto que veo es que solo disponemos de una luz de marcha atrás en un lado y una antiniebla trasera en el otro, un aspecto que nunca entenderé a los fabricantes ya que no es tan difícil de diseñar y poner, ni tan caro y además de ser mucho más seguro y estético al guardar simetría que en estos casos se rompe.

Para rematar la trasera tenemos un paragolpes con la matricula en posición baja y bajo ella un listón negro que oculta los sensores de aparcamiento traseros de serie en algunos niveles y una cola de escape ovalada cromada a uno de los lados. Pulsamos el interior del 0 en el que nos dice el modelo, 307cc y abrimos el maletero el cual dispone de 350 litros con formas regulares, suficientes para dos maletas grandes y aun nos queda espacio para bolsas y demás o 4 maletas tamaño mediano, lo cual es un tamaño aceptable y útil para el día a día, la compra o viajes. Este espacio se ve reducido hasta los 204 litros al desplegar la red necesaria para guardar el techo en el maletero en modo cabrio, tamaño que ya si considero insuficiente.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110 CV. Maletero
INTERIOR

Abrimos las puertas delanteras para pasar al interior. Nada mas hacer esto vemos dos diferencias con el modelo compacto, la primera es que las puertas no tienen marco y el cristal baja levemente al introducir la mano sobre el tirador cuando abrimos para facilitar la apertura y suben al cerrar. Las puertas son muy grandes y aparatosas para salir en sitios justos como parkings en batería, pero son muy útiles para facilitar el acceso a las dos plazas traseras individuales que son de buen tamaño para este tipo de vehículos, en ellas viajarán bien adultos de estatura media, pero con las rodillas flexionas y un acceso algo complicado debido a la altura del vehículo. La otra diferencia es la banda cromada con el nombre de Peugeot en la parte inferior del marco de la puerta que nos da paso al interior de este llamativo felino.PEUGEOT 307 CC 1.6 110 CV. Asientos posterioresAl montarnos en él percibimos que aunque el salpicadero es igual que el modelo compacto, en este coupe cabrio se ha buscado una diferenciación y hacerlo superior. Encontramos una mejor calidad percibida, ajustes y una apariencia más deportiva como el pomo de cambio metálico que tiene el inconveniente de se calienta excesivamente en verano y te quema la mano al cambiar de marcha, los pedales en aluminio, incursiones en color gris en el volante, manillas de las puertas y consola central, los relojes de fondo blanco con esferas cromadas y los asientos deportivos que en esta unidad tiene el extra de ser de cuero negro que ha aguantado bien el paso del tiempo y con calefacción la cual es efectiva en invierno y se calienta rápido. En tiempo fresco y distancias cortas yo no pongo el climatizador porque no le da tiempo a calentar, solo pongo los asientos y me calienta antes para que se hagan una idea de la funcionalidad de estos asientos.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110CV. Consola

En el interior también puedo decir algunos defectos que tiene el coche debido al paso del tiempo y que por lo que se lee en foros son en común en muchas unidades de este modelo, una de ellas es la mala calidad de la “piel” del volante que se despelleja muy pronto y otra es la pantalla multifuncional del centro del salpicadero que no se ve cuando da el sol, además que al tiempo va perdiendo color y deja de verse debido al sol y el calor, en mi caso casi no se ve parte de ella.

CONDUCCIÓN

Nos disponemos a darnos una vueltecita y antes de nada nos acomodamos en él. Los asientos disponen de regulación longitudinal y en altura, aunque podamos regular la altura, en la posición más alta quedara baja para algunas personas, pero es normal por el concepto de coche deportivo que es.

Regulamos los espejos retrovisores eléctricos y al ajustar el retrovisor central nos damos cuenta que la visibilidad trasera es escasa debido a la anchura de los pilares C y los grandes reposacabezas traseros a lo que sumamos sus muy pequeñas ventanillas traseras que nos dificultan la salida de aparcamientos en linea.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110CV. Espejo retrovisor

Arrancamos el motor, este 1.6 16 válvulas de 110CV de gasolina, el motor más básico el cual estaba a la venta. Tiene una escasa sonoridad y nulas vibraciones como bueno motor de gasolina y ideal para un cabrio, incluso al principio al parar en un stop o un semáforo si no estás atento puedes pensar que se te ha calado el coche. Es un motor que en el compacto da un resultado aceptable, en este es incluso lento debido a su mayor peso de 1453kg y que da una aceleración 0-100 pobre de 13,5 segundos pero que en la práctica no parece tan lento. A velocidad legal en autovía con desniveles que se compensan a la vuelta el consumo ronda los 7l/100km, en carreteras de doble sentido con aceleraciones intensas solo para adelantar y normalmente en tercera ya que este motor al ser atmosférico entrega par a altas revoluciones consume unos 8l/100km y en población a buen ritmo, alguna aceleración y el resto del tiempo en marchas largas consume unos de 9l/100km en adelante. Estos consumos según ordenador de abordo.

PEUGEOT 307 CC 1.6 110CV. Motor

Sobre el motor y mecánica en general puedo decir que a pesar de sus inconvenientes, es barato de mantener y tras 150.000km no ha dado ningún problema ni síntoma de que los vaya a tener, en este sentido es muy recomendable. Al consumo no le veo mucho inconveniente ya que este es un coche hecho para pasear y ser visto, y a ese ritmo en población los consumos pueden incluso bajar. Para bajos kilometrajes anuales creo que compensa tener un mayor consumo a cambio de muchos menores costes de mantenimiento, reparaciones y agrado de conducción.

Pisamos embrague de tacto algo duro y engranamos primera velocidad y nos damos cuenta que el tacto de la palanca de cambios es algo pastoso y guiados mas bien largos, algo que he notado en varios modelos de Peugeot y Citroen de esa época.

Las suspensiones al igual que en el modelo de 5 puertas pecan de ser algo blandas que unidas al buen perfil de neumático 205/55/16 aceptan bien los baches e irregularidades del asfalto, se comportan bien pero en un modelo de aspecto deportivo se agradecería algo más firme que transmita más seguridad.

VENTAJAS

Aspecto exterior.

Detalles interiores diferenciados de la versión 5 puertas.

Motor fiable

INCONVENIENTES

Visibilidad trasera.

Motor lento.

Consumo de combustible.

 

Luis Ardoy Hurtado

Share This