TOYOTA TERCEL 96′
Lectores de km77.com, aquí les presento mi auto, es un Toyota Tercel año 1996 de la 4a Generación, lo tengo hace un poco más de un año y medio, es el primer auto que tengo y en este momento ya se acerca a los 224mil kilómetros.
La elección del auto no fue difícil, cuando uno tiene un presupuesto muy ajustado no suelen haber muchas opciones y las que se encuentran en muchas ocasiones no son las óptimas por x o y motivo. El criterio básico de elección era el de encontrar un auto confiable, en ese orden de ideas pensaba en un Mazda 323 (5ta Gen) o un Chevrolet (Suzuki en otros lugares) Swift sedán, ambos modelos de 1.3L y ensamblados aquí en Colombia. De un momento a otro mi padre me dijo que había visto esta alternativa y me pareció la mejor. Cuando lo adquirí tenía más o menos 205mil kms, y uno que otro detalle mejorable por lo que hubo que invertirle un par de millones de pesos para dejarlo a tono.
Pasando a las características del auto como tal, tiene un motor un poco raro pues es de 1296cc cuatro cilindros en línea, carburador, un árbol de levas con tres válvulas por cilindro. Lo raro es que siendo un motor de carburador su potencia máxima (74 HP) la consigue a 6200 rpm’s, esto significa que no tiene mucha potencia a bajo régimen. En USA el motor era un 1.5L de inyección. Esta versión difiere mucho de la estadounidense pues allí tenía mejor equipamiento con airbags e incluso ABS.
El manejo de este auto es muy simple, me encanta que la dirección no tiene asistencia más sin embargo es suave, el hecho de no tener asistencia me parece que le da algo más de solidez al momento de enfrentarse a una curva y las maniobras de parqueo no son muy difíciles tampoco por que si se deja rodar un poco el auto la dirección es blanda, es cuestión de acostumbrarse. El comando de la caja es demasiado suave y el embrague es hidráulico, esto facilita mucho el manejo y además la caja como tal es muy dócil facilitando hacer cambios de marchas rápidamente. En cuanto a frenos, son discos y tambores, no tienen mayor lío parando el auto por que este es liviano, además si bloquean fácil pero la modulación del pedal es ideal haciendo que se pueda frenar duro sin tener que bloquear las ruedas.
En curvas este auto no se asusta, la suspensión es más bien dura (sacrifica un poco el comfort en marcha) y la carrocería se balancea muy poco. Lo exijo mucho en curvas por que me parece que el chasis muestra buena rigidez lo que me da seguridad, así y todo nunca chillan las llantas entrando fuerte en una curva, esto lo comparo con un Corsa (Opel Corsa B en Europa) que tiene mi padre que a pesar de ser más rápido en línea recta, en curvas es nervioso pues se balancea mucho la carrocería y las llantas chillan antes de lo que uno se imagina.
El desempeño en línea recta de mi Tercel si es más bien pobre, para ser un 1.3L no está mal pero la respuesta a bajo régimen es la que deja algo que desear, en ciudad hago los cambios de marchas entre 2500 y 3000 rpm’s y de semáforo a semáforo me pasan hasta autos lentísimos; además en subidas pronunciadas hay revolucionar el motor por encima de 4000 rpm’s para tener una respuesta decente.
A la altura de la sabana de Bogotá (2600 msnm) he podido circular a 150 km/h en 5ta, es posible que en 4ta alcance un poco más de velocidad por lo que la relación de la última marcha como suele pasar con los autos japoneses de esta época es larguísima para la optimización de combustible, osea su función es estrictamente la de una sobremarcha.
Pasando a otros atributos, el equipamiento del auto es más bien austero, sólo tengo cierre centralizado y un radio CD-MP3 sin entrada auxiliar con 4 speakers 2 de los cuales tienen un excelente sonido; esto es justo lo que necesito. La comodidad dentro del habitáculo es limitada, a pesar de tener 4 puertas, 3 personas medianas en la banca trasera apenas caben, a esto se le añade que siempre conduzco con el asiento lo más atrás posible, entonces el espacio para las piernas es pobre y para la cabeza también, 4 personas en el vehículo es lo máximo para que vayan todas cómodas. El maletero alberga un poco más de 260 L y el acceso a este no es dificil, además la cubierta se abre a 90° despejando el acceso.
La comodidad tiene las restricciones que cualquier auto pequeño puede tener, es algo normal, pero por otro lado las dimensiones del auto le dan agilidad en una ciudad tan llena de tráfico como ésta y ayuda en el momento de estacionar.
Ahora el mantenimiento del auto es simple, cualquier daño se soluciona muy fácil y a precios asequibles, además los impuestos anuales son de los más baratos. Pensaba que tener un auto que se ensamble en el país es una ventaja por los precios de las partes, pero también es una desventaja por que son los que más miran los ladrones.
El modelo que reemplazó al Tercel fue el Yaris, mucho más practico en términos de ergonomía pero pensaría que pierde algo de dinamismo que es el atributo que más me gusta de mi auto, además me enteré que el Tercel está hecho sobre la misma plataforma que el Starlet, esto me agradó demasiado pues tiene casi el mismo chasis que uno de mis autos de ensueño: el Starlet Glanza V de 133 HP.
Me pican las ganas de tener auto nuevo pero por mi bolsillo estoy seguro de que lo que consiga esta por debajo en términos de confiabilidad de lo que busco, lo digo por que me alcanzaría para un auto chino, así que espero seguir haciendo kilómetros con este auto hasta que se muera aunque da la impresión de que me muero primero yo.
También he pensado en hacerle unas modificaciones con objeto de mejorarlo en términos de prestaciones, pero modificar un motor de carburador no entrega resultados óptimos por lo que estuve buscando el motor 4E-FTE del Starlet Glanza pero de nuevo las cosas se complican no sólo transplantado el motor sino que el mantenimiento de un motor turbocargado es más caro y más costoso. Además pensé en cambiarle los rines porque me parecen feísimos además que poniendo un rin más ancho podría tener mejor desempeño en curva, pero la medida de las llantas que tengo (R13 175/70) es barata. Entonces llegué a la conclusión que lo único que necesita este auto es el mantenimiento normal.
Aquí dejo mis cifras de consumo, altisonante para un 1300cc pero hay que tener en cuenta que el auto circula principalmente en ciudad y sobretodo en un tráfico congestionado.
Si han llegado a leer hasta aquí sin aburrirse les agradezco por su paciencia y atención, además los invito a que le peguen una ojeadita a mi blog: 4wd-mag.blogspot.com

Lectores de km77.com, aquí les presento mi auto, es un Toyota Tercel año 1996 de la 4a Generación, lo tengo hace un poco más de un año y medio, es el primer auto que tengo y en este momento ya se acerca a los 224mil kilómetros.

La elección del auto no fue difícil, cuando uno tiene un presupuesto muy ajustado no suelen haber muchas opciones y las que se encuentran en muchas ocasiones no son las óptimas por x o y motivo. El criterio básico de elección era el de encontrar un auto confiable, en ese orden de ideas pensaba en un Mazda 323 (5ta Gen) o un Chevrolet (Suzuki en otros lugares) Swift sedán, ambos modelos de 1.3L y ensamblados aquí en Colombia. De un momento a otro mi padre me dijo que había visto esta alternativa y me pareció la mejor. Cuando lo adquirí tenía más o menos 205mil kms, y uno que otro detalle mejorable por lo que hubo que invertirle un par de millones de pesos para dejarlo a tono.

Toyota Tercel. En su hábitat natural

Pasando a las características del auto como tal, tiene un motor un poco raro pues es de 1296cc cuatro cilindros en línea, carburador, un árbol de levas con tres válvulas por cilindro. Lo raro es que siendo un motor de carburador su potencia máxima (74 HP) la consigue a 6200 rpm’s, esto significa que no tiene mucha potencia a bajo régimen. En USA el motor era un 1.5L de inyección. Esta versión difiere mucho de la estadounidense pues allí tenía mejor equipamiento con airbags e incluso ABS.

El manejo de este auto es muy simple, me encanta que la dirección no tiene asistencia más sin embargo es suave, el hecho de no tener asistencia me parece que le da algo más de solidez al momento de enfrentarse a una curva y las maniobras de parqueo no son muy difíciles tampoco por que si se deja rodar un poco el auto la dirección es blanda, es cuestión de acostumbrarse. El comando de la caja es demasiado suave y el embrague es hidráulico, esto facilita mucho el manejo y además la caja como tal es muy dócil facilitando hacer cambios de marchas rápidamente. En cuanto a frenos, son discos y tambores, no tienen mayor lío parando el auto por que este es liviano, además si bloquean fácil pero la modulación del pedal es ideal haciendo que se pueda frenar duro sin tener que bloquear las ruedas.

En curvas este auto no se asusta, la suspensión es más bien dura (sacrifica un poco el comfort en marcha) y la carrocería se balancea muy poco. Lo exijo mucho en curvas por que me parece que el chasis muestra buena rigidez lo que me da seguridad, así y todo nunca chillan las llantas entrando fuerte en una curva, esto lo comparo con un Corsa (Opel Corsa B en Europa) que tiene mi padre que a pesar de ser más rápido en línea recta, en curvas es nervioso pues se balancea mucho la carrocería y las llantas chillan antes de lo que uno se imagina.

Toyota Tercel. Plaza de Cogua a 30kms de Bogotá

El desempeño en línea recta de mi Tercel si es más bien pobre, para ser un 1.3L no está mal pero la respuesta a bajo régimen es la que deja algo que desear, en ciudad hago los cambios de marchas entre 2500 y 3000 rpm’s y de semáforo a semáforo me pasan hasta autos lentísimos; además en subidas pronunciadas hay revolucionar el motor por encima de 4000 rpm’s para tener una respuesta decente.

A la altura de la sabana de Bogotá (2600 msnm) he podido circular a 150 km/h en 5ta, es posible que en 4ta alcance un poco más de velocidad por lo que la relación de la última marcha como suele pasar con los autos japoneses de esta época es larguísima para la optimización de combustible, osea su función es estrictamente la de una sobremarcha.

Pasando a otros atributos, el equipamiento del auto es más bien austero, sólo tengo cierre centralizado y un radio CD-MP3 sin entrada auxiliar con 4 speakers 2 de los cuales tienen un excelente sonido; esto es justo lo que necesito. La comodidad dentro del habitáculo es limitada, a pesar de tener 4 puertas, 3 personas medianas en la banca trasera apenas caben, a esto se le añade que siempre conduzco con el asiento lo más atrás posible, entonces el espacio para las piernas es pobre y para la cabeza también, 4 personas en el vehículo es lo máximo para que vayan todas cómodas. El maletero alberga un poco más de 260 L y el acceso a este no es dificil, además la cubierta se abre a 90° despejando el acceso.

Toyota Tercel. Interior

La comodidad tiene las restricciones que cualquier auto pequeño puede tener, es algo normal, pero por otro lado las dimensiones del auto le dan agilidad en una ciudad tan llena de tráfico como ésta y ayuda en el momento de estacionar.

Ahora el mantenimiento del auto es simple, cualquier daño se soluciona muy fácil y a precios asequibles, además los impuestos anuales son de los más baratos. Pensaba que tener un auto que se ensamble en el país es una ventaja por los precios de las partes, pero también es una desventaja por que son los que más miran los ladrones.

El modelo que reemplazó al Tercel fue el Yaris, mucho más practico en términos de ergonomía pero pensaría que pierde algo de dinamismo que es el atributo que más me gusta de mi auto, además me enteré que el Tercel está hecho sobre la misma plataforma que el Starlet, esto me agradó demasiado pues tiene casi el mismo chasis que uno de mis autos de ensueño: el Starlet Glanza V de 133 HP.

Toyota Tercel. En diversas carreteras

Me pican las ganas de tener auto nuevo pero por mi bolsillo estoy seguro de que lo que consiga esta por debajo en términos de confiabilidad de lo que busco, lo digo por que me alcanzaría para un auto chino, así que espero seguir haciendo kilómetros con este auto hasta que se muera aunque da la impresión de que me muero primero yo.

También he pensado en hacerle unas modificaciones con objeto de mejorarlo en términos de prestaciones, pero modificar un motor de carburador no entrega resultados óptimos por lo que estuve buscando el motor 4E-FTE del Starlet Glanza pero de nuevo las cosas se complican no sólo transplantado el motor sino que el mantenimiento de un motor turbocargado es más caro y más costoso. Además pensé en cambiarle los rines porque me parecen feísimos además que poniendo un rin más ancho podría tener mejor desempeño en curva, pero la medida de las llantas que tengo (R13 175/70) es barata. Entonces llegué a la conclusión que lo único que necesita este auto es el mantenimiento normal.

Aquí dejo mis cifras de consumo, altisonante para un 1300cc pero hay que tener en cuenta que el auto circula principalmente en ciudad y sobretodo en un tráfico congestionado.

Toyota Tercel. Consumo


Si han llegado a leer hasta aquí sin aburrirse les agradezco por su paciencia y atención, además los invito a que le peguen una ojeadita a mi blog: 4wd-mag.blogspot.com


Juan C.

Share This