A última hora del martes pasado observamos que el Clio se desviaba mucho hacia la derecha, sobre todo a baja velocidad. Comprobamos la presión de los neumáticos en una gasolinera y vimos que uno de ellos, el trasero derecho, tenía menos de 1 bar de presión, exactamente 0,8 bar. A simple vista prácticamente era inapreciable que el neumático tuviese menos presión que el resto. La hinchamos hasta 2,4 bar para comprobar si había una fuga de aire. A la mañana siguiente, sin haber movido el coche, seguía sin cambios.

Hoy viernes, como teníamos que salir de viaje con el Clio (#cliokm77 en Twitter) hemos vuelto a medir la presión por si era necesario arreglar un posible pinchazo puesto que era probable que la rueda solo fugase aire al apoyar en el suelo en una determinada posición y de ahí la pérdida lenta de presión. Efectivamente, el aire escapaba por algún lugar porque la presión había descendido hasta 1,3 bar.

Detalle-clavo4

Hemos hecho una inspección visual con más detalle y hemos dado con el problema: un clavo en la banda de rodadura. Como el pinchazo no era grande hemos decidido ir directamente a repararla en algún taller de neumáticos cercano. Por cercanía, la primera opción fue un taller Norauto, situado San Sebastián de los Reyes. El trato por parte del personal fue amable, pero no nos dieron la opción de arreglarlo en el momento, sino unas horas más tarde. Como nos corría prisa hemos buscado otro lugar.


La siguiente opción ha sido un taller First Stop, en el barrio de Las Tablas (Madrid). Es un taller mucho más pequeño que el de Norauto y estaba lleno de vehículos. A pesar de eso, nos han dicho que podían arreglarlo en el momento. Antes de empezar la operación nos han preguntado si la compañía de seguros del coche era la Mutua Madrileña , ya que de ésta manera la reparación tenía un descuento. Como el coche está asegurado con esta aseguradora, el importe total de la reparación ha sido 5,13 €, en lugar del los 16,95 € que figuraban en la lista de precios del taller. Desconocíamos ese beneficio. Más tarde, de regreso a la oficina, hemos llamado a Mutua Madrileña y nos han dicho que además de ese concierto con los talleres First Stop tienen otro para que la reparación sea gratuita en determinados talleres (los indican por teléfono al llamar tras un pinchazo).

En poco más de media hora el pinchazo estaba reparado (mediante un parche que han colocado desmontando la rueda, no con la solución rápida del “gusanito”, que a la larga da problemas) y el neumático inflado con la presión correcta. También han comprobado la del resto de ruedas del Clio.

First-Stop-reparación-(2)

Con unos 18 000 kilómetros, los neumáticos delanteros están a medio uso mientras que los traseros tienen poco desgaste. Renault no recomienda, según pone el manual, cambiar de posición los delanteros y traseros para igualar el desgaste, así que no lo haremos.

Share This