Acompañando a la galería de fotos exteriores, publicamos en km77.com la sesión de fotos interiores que hizo Nacho Oller en el estudio.

 

Pinchando sobre la imagen se accede a la galería

Pinchando sobre la imagen se accede a la galería

 

Quitando la pieza decorativa del volante, el habitáculo es más discreto que la carrocería. Esa moldura no ajusta bien en el volante y, como ya dijo Javier Moltó tras conducir el coche el primer día “Si se mete la mano por los huecos del volante (no hay ningún motivo para meter las manos por ahí más que para comprobar la calidad del acabado) las rebabas rascan la piel”. Una persona se ha quejado de que ese plástico resbala con el sudor.

volante

Estética y funcionalidad muchas veces van reñidas. Es el caso del material negro brillante que hace de marco a la pantalla del navegador y el climatizador. Es imposible que no lleve polvo, marcas de los dedos o ambas cosas.

El plástico negro brillante atrae las miradas y el polvo

El plástico negro brillante atrae las miradas y el polvo

Un detalle bueno es la pieza de plástico que enmarca los anclajes isofix, así no hay que pelearse con la silla del niño cuando toca ponerla.

Tras la pieza rectangular está el anclaje isofix para sillitas infantiles

Tras la pieza rectangular está el anclaje isofix para sillitas infantiles

En cambio, el hueco que hay en el portón para meter la mano y hacer palanca para cerrarlo no sirve de nada. Tiene un diseño que impide que los dedos se agarren, así que al final hay que cerrarlo tirando directamente del portón, algo poco agradable si esta mojado o sucio.

Un hueco para bajar el portón que no sirve

Un hueco para meter la mano y bajar el portón que no sirve para bajarlo

 

Share This