El fin de semana pasado, Raquel Sánchez, que es quien se encarga de editar los vídeos que publicamos en los blogs y en km77.com, se dio cuenta de que la puerta trasera derecha del Clio hacía un ruido metálico extraño al cerrar. Como consecuencia del ruido nos fijamos que también estaba ligeramente caída, algo que se aprecia bien en la siguiente foto:

La

La puerta posterior derecha está ligeramente descuadrada (imagen superior). La izquierda está bien ajustada (imagen inferior)

No sabemos cuándo se ha producido este desajuste, pero es algo que ha tenido que pasar en las dos últimas semanas porque anteriormente habíamos usado esa puerta y el ruido no se oía.

Decidimos llevar el coche al taller para solucionarlo. En la página web renault.es hay un servicio que permite enviar una solicitud para pedir cita, con el compromiso de ponerse en contacto con el cliente en un plazo de 24 horas (enlace al sitio web). También es posible elegir el taller donde queremos hacer la reparación y la fecha. Nosotros hicimos una petición el día 10 de junio pasadas las 13 horas y a fecha de publicación de este artículo (14 de junio) no hemos recibido contestación.

Finalmente decidimos contactar por teléfono con otro concesionario. Elegimos Herramar S.A., ubicado en la calle Caramuel número 4 (Madrid). La persona que nos atendió nos ofreció la posibilidad de llevar el coche al día siguiente desde las 8.30 horas de la mañana. No nos pidieron ningún dato.

Acudimos al concesionario a la hora indicada. Nos atendieron amablemente nada más entrar en las instalaciones. Después de que nos pidieran la documentación necesaria, explicamos y mostramos el problema que teníamos en la puerta trasera derecha. Nos dijeron que muy posiblemente estuviese arreglado ese mismo día.

A las 15,30 h nos llaman para decirnos que el coche está listo. Una vez allí, mientras esperamos a que nos lo entreguen, comprobamos que la puerta trasera derecha sigue exactamente con el mismo problema. Se lo decimos a la persona que nos estaba atendiendo (el responsable de carrocería), que a su vez habla con un mecánico. El problema es que habían entendido que la puerta que estaba descuadrada era la delantera derecha, en lugar de la posterior. Justifican ese argumento diciendo que la puerta delantera también estaba algo desajustada, algo que desconocemos.

Nos piden disculpas y tratan de arreglar la puerta en unos minutos,  para no tener que regresar más tarde. Finalmente decidimos irnos sin el coche porque el tiempo de espera estaba siendo más prolongado del previsto. Al día siguiente, jueves 13, nos llaman diciendo el coche ya está preparado.

 

ad

En la imagen superior aspecto de la puerta trasera después de la reparación

Finalmente, ha desaparecido el ruido extraño al cerrar la puerta (ahora suenan las dos traseras igual, o casi) aunque, según se puede apreciar en la foto, el ajuste no es perfecto. Consideramos que está dentro de lo aceptable. Esta operación ha sido cubierta por la garantía.

 

Share This