Volvo ha actualizado la gama del Volvo S60 y del V60. Ahora, las versiones DRIVe pueden elegirse con el cambio automático de doble embrague «Powershift» con un incremento de precio de unos 2.000 Euros.

El S60 y el V60 son básicamente el mismo coche, la única diferencia se encuentra en la silueta de la carrocería que produce que el maletero del V60 sea algo más grande y más fácil de cargar. El S60 está en venta desde 27.950 Euros (todos los precios) mientras que el V60 es unos 1.500 Euros más costoso (todos los precios).

Desde enero de 2012, hay un nuevo nivel de equipamiento “Básico” para las versiones DRIVe. Esta versión cuesta 1.500 Euros menos que la Kinetic, a costa de perder elementos de equipamiento de serie (como el control de velocidad, el volante de cuero con mandos multifunción y las llantas de aleación) y opcionales (el equipamiento es cerrado y la única posibilidad es la pintura metalizada).

Todos los S60 y V60 llevan un dispositivo que trata de evitar los atropellos a peatones y los choques por alcance entre dos vehículos. Para ello, es capaz de frenar el vehículo hasta detenerlo por completo por si solo en determinadas circunstancias.

Motores

Hay tres motores Diesel disponibles. Un 1.6 de 114 CV para las versiones DRIVe, un 2.0 de 163 CV (D3) y un 2.4 D5 de 215 CV, más potente y con menor consumo que la unidad de 205 CV que llevaban hasta octubre de 2011.

Además puede comprarse con dos motores de gasolina «Ecoboost»: 1.6 T4 de 180 CV y 2.0 T5 de 240 CV. Sigue disponible el  T6 de 305 CV. El motor 2.0 T «Ecoboost» de 203 CV dejó de estar disponible en octubre de 2011.

En función del motor, el cambio puede ser manual o automático de seis velocidades. El cambio automático es el de doble embrague «Powershift» en las versiones DRIVe, T4 y T5 y de convertidor de par (Geartronic) en el resto.

Las versiones «DRIVe» llevan un motor Diesel de 1,6 l y 114 CV, que ya tienen otros modelos de Volvo (y de otras marcas del Grupo Ford y PSA). Se distinguen por tener un consumo medio homologado bajo: de 4,3 l/100 km en la berlina y de 4,5 l/100 km en el familiar. Para conseguirlo tienen algunas medidas, como un sistema automático de parada y arranque (Start/Stop) del motor en las detenciones.

Las versiones Diesel D3 (163 CV) del S60 y del V60 en combinación con el cambio automático Geartronic llevan, desde agosto de 2011, el sistema Start/Stop, lo que permite reducir su consumo medio homologado en 0,4 litros cada 100 km, casi un 7 por ciento.

Imágenes:

(clic en las fotos para ampliarlas)

Share This