Una característica muy común en los Diesel modernos con un turbocompresor es un claro aumento del empuje del motor alrededor de 2000 rpm. El Golf GTD no es una excepción y la aceleración a partir del citado régimen es mucho más intensa que antes de ese punto. Esto es algo que también pasa en el Golf GTI, aunque, primero, ese efecto no es tan evidente y, segundo, se produce a un mayor número de revoluciones.

Con el fin de demostrar esta sensación, hemos medido la aceleración de un Golf GTD y de un Golf GTI desde el ralentí hasta el corte en primera, segunda y tercera velocidad.

Con un VBOX DriftBox hemos registrado los  incrementos de velocidad cada 0,1 segundos y calculado la aceleración en cada instante. Esta información ha servido para dibujar los gráficos 1, 2 y 3, que muestran, correspondientemente, la aceleración en primera, segunda y tercera velocidad de un Golf GTD de 184 CV (línea azul) y un Golf GTI de 220 CV (línea roja).

En los gráficos, en el eje vertical izquierdo se representa la aceleración en m/s2; en el eje vertical derecho los incrementos de velocidad cada 0,1 segundos (km/h); y en el eje horizontal las revoluciones del motor en rpm (revoluciones por minuto).

Primera marcha

Gráfico 1. Aceleración en primera velocidad desde el ralentí hasta el corte de un VW Golf GTD (azul) y un VW Golf GTI (rojo)

Segunda marcha

Gráfico 2. Aceleración en segunda velocidad desde el ralentí hasta el corte de un VW Golf GTD (azul) y un VW Golf GTI (rojo)

 

tercera marcha

Gráfico 3. Aceleración en tercera velocidad desde el ralentí hasta el corte de un VW Golf GTD (azul) y un VW Golf GTI (rojo)

 

Antes de hacer cualquier análisis, estos son los datos de potencia y par de cada uno de los vehículos probados:

  • Golf GTI: motor gasolina turboalimentado. Potencia máxima: 220 CV entre 4500 y 6200 rpm. Par máximo: 350 Nm entre 1500 y 4400 rpm.
  • Golf GTD: motor Diesel turboalimentado. Potencia máxima: 184 CV entre 3500 y 4000 rpm. Par máximo: 380 Nm entre 1750 y 3250 rpm.

El resto de características técnicas se pueden ver en esta ficha técnica comparativa.

En todos los gráficos se observa que las curvas de aceleración siguen una tendencia similar, aunque con ligeras diferencias. La del Golf GTD sube rápidamente, llega a un pico y enseguida decae; la del Golf GTI también sube rápidamente, llega a un punto en el que se mantiene relativamente constante según aumentan las revoluciones y después decae.

En primera y segunda velocidad (gráficos 1 y 2) el Golf GTD consigue picos de aceleración claramente superiores a los del GTI y los consigue a menos revoluciones que éste. En primera, el GTD logra un máximo de 5,94 m/s2 entre 3339 y 3580 rpm, mientras que el GTI llega a 5,50 m/s2 a 4089 rpm. En segunda velocidad, el pico de aceleración del GTD es 5,22 m/s2 a 2445 rpm y el del GTI es 4,56 m/s2 a 3074 rpm.

Acelerar a 5,94 m/s2 implica ganar velocidad a un ritmo de aproximadamente 21 km/h por segundo. Como dato curioso, si un coche fuera capaz de dar esa aceleración desde el primer instante, podría hacer un 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos.

Se podría pensar que una de las causas por las que el GTD genera mayores picos de aceleración es la diferencia en las relaciones de la transmisión en primera y segunda velocidad, sin embargo, esto no es así. En efecto, Golf GTD y GTI tienen los mismos desarrollos en primera y segunda: 8,9 km/h y 16,1 km/h cada 1000 rpm correspondientemente. Por tanto, la causa de esta diferencia de aceleración debe provenir de otros factores, como las rpm en que el turbocompresor comienza a generar sobrepresión y las características específicas de cada motor (los Diesel suelen dar el par motor máximo a menos revoluciones).

Este vídeo que publicamos hace un par de días ilustra muy bien este efecto. Partiendo de 20 km/h en segunda velocidad, el GTD comienza a ganar velocidad más rápidamente que el GTI a partir de unas 1800 rpm, cuando ambos van a 30 km/h. Este hecho se observa también con claridad en el gráfico 2. La ventaja del GTD dura hasta las 3500 rpm aproximadamente (casi 60 km/h). A partir de ese punto y hasta las 3750 rpm ambos aceleran igual de fuerte. A partir de 3750 rpm la fuerza del GTD cae drásticamente, mientras que la del GTI permanece constante hasta las 5500 rpm.

En tercera velocidad (gráfico 3) las diferencias de aceleración hasta unas 2500 rpm no son tan evidentes como en las otras dos marchas. El GTD alcanza un pico de aceleración de 3,42 m/s2 a 3557 rpm, mientras el GTI llega a 4,08 m/sa 3539 rpm.

Una posible explicación de este cambio de tendencia pueden ser las diferencias en el desarrollo de la tercera velocidad. El GTI tiene una tercera con un desarrollo de 22,9 km/h cada 1000 rpm, mientras que en el GTD el desarrollo es 25,4 km/h cada 1000 rpm. Eso quiere decir que el GTI va más corto y que por tanto debe hacer menos esfuerzo para acelerar. De 2500 rpm en adelante, el GTD tiene poco que hacer y su fuerza desciende a un ritmo superior a la del GTI.

Share This