Después de la expectación creada en el Salón de Fráncfort con el WRX Concept, Subaru presenta en el Salón de Los Ángeles el modelo definitivo, por lo menos, para el mercado estadounidense. Basado en la actual generación del Impreza aunque con un nuevo motor, un bastidor puesto a punto y una estética más agresiva.

El sustituto del Impreza WRX —motor boxer de 2,5 litros— estrena un nuevo motor boxer turbo de inyección directa con 2,0 litros de cilindrada que da una potencia de 268 CV a 5600 rpm. El par motor es de 349 Nm entre 2000 y 5200 rpm.

Está asociado a una caja de cambios de seis velocidades. Subaru indica que la relación de transmisión y la relación de la palanca de cambios ha sido mejorada respecto a la anterior de cinco velocidades para lograr una mejor maniobrabilidad y un cambio más agradable de utilizar. Opcionalmente está disponible una caja de cambios automática de ocho relaciones denominada «Sport Lineartronic» con el «Subaru Intelligent Drive» (SI-DRIVE) que permite seleccionar tres modos diferentes: Inteligente, Sport y Sport Sharp.

La tracción es a la cuatro ruedas —«AWD»— aunque cuando está equipado con la transmisión automática, el WRX viene con un nuevo sistema de tracción total simétrica con la tecnología de distribución de par variable. Tiene una distribución de 45:55 entre el eje delantero y el trasero (en oposición a la división tradicional 50:50).

WRX es capaz de acelerar desde parado hasta los 100 km/h en 5,4 segundos con el cambio manual. Con el cambio automático necesita un segundo extra para cubrir el mismo sprint. El consumo de carburante con este cambio es de 12,4 l/100 km en un recorrido urbano y 9,4 l/100 km en autopista mientras que la versión con cambio manual consume 11,2 l/100 km en ciudad y 8,4 l/100 km en autopista.

Desde Subaru destacan la puesta a punto realizada en el bastidor, con un chasis de acero de alta resistencia, una suspensión deportiva, sistema de frenado revisado y una nueva dirección asistida eléctrica denominada «Electronic Power Steering».

Estéticamente, el WRX se diferencia fácilmente por las entradas de aire en el paragolpes delantero y el capot, los faldones laterales, el pequeño alerón situado en la tapa del maletero —la anterior generación tenía un alerón de mayor tamaño, galería de imágenes— o el difusor posterior pintado en negro con cuatro salidas de escape. Los faros tienen diodos luminosos para la luz diurna. También están presentes en los pilotos posteriores y en la tercera luz de freno.

Las llantas de aleación son de 17 pulgadas con acabado antracita y neumáticos Dunlop SP Sport Maxx R medidas 235/45 R17.

Subaru dice que el habitáculo está centrado en el conductor, con más espacio para las piernas en los asientos traseros gracias al aumento de la distancia entre ejes (25 mm). También indica que han empleado materiales de mayor calidad que le dan al interior del WRX un aspecto de gran berlina deportiva.

El interior se completa con unos asientos deportivos más envolventes, una pantalla multifunción LCD de 3,5 pulgadas situada en la parte superior del salpicadero, climatizador automático y un sistema multimedia con pantalla LCD a color de 4,3 pulgadas. Opcionalmente está disponible el navegador con visión de mapas en tres dimensiones, un sistema de sonido con 450 W de potencia desarrollado por Harman Kardom y unos asientos con regulación eléctrica tapizados en cuero.

Vídeo Subaru WRX:

Share This