Tengo un amiguete que es un cabrón. Parece ser que no le bastó con hacer mejor tiempo que yo en un slalom con el mismo coche sino que ahora me ha propuesto algo indecente.

sexo-gratis

El muy impresentable quiere que nos compremos un coche de carreras, a medias. Un coche para apuntarnos a alguna carrera de resistencia. Hace unos meses estuvimos viendo los 500 km de Alcañiz en Motorland. Y le picó el gusanillo.

¿Qué cual es el problema? Pues el que tiene casi todo el mundo que paga una hipoteca todos los meses, el dinero. A ver, no voy a engañar a nadie, el coche es de segunda mano y no es precisamente un bólido con tecnología punta, así que no cuesta mucho dinero. Gran parte de la logística la tenemos solucionada (sitio para guardarlo, remolque para transportarlo, amigos para echar una mano…) pero tengo que agenciarme un mono (homologado), un casco+hans, pagar la licencia (la que sirve para los slalom no es válida, ésta cuesta el triple), pagar las inscripciones de las pruebas en las que participemos, etc.., más mi mitad de coche de carreras, claro.

Lo que menos me preocupa es él. Y por él me refiero al amiguete cabrón. Es de fiar. Y si rompemos el coche, pues gajes del oficio (bueno, si lo rompe él antes de que yo me suba tendré que darle una cariñosa paliza…). He de decir que mi señora me ha dado su permiso. Bueno, mas o menos, ya sabéis, un “haz lo que quieras” con ese tonito….

Podría buscar un patrocinador. Incluso he pensado buscar muchos patrocinadores pequeñitos y vender barata la publi. Tengo varias ideas en mente. ¿conseguiré engañar a mi patrocinador de slaloms para poner sus pinturas de guerra en este bólido. ¿Y si hacemos de la carrocería del coche una página de anuncios de contacto? ¿o de coches en venta?

DSC_0106

Puestos a pedir, ¿algún lector quiere anunciarse? ¿tienes una empresa y quieres aparecer en el coche? Prometemos gran cobertura mediatica en este blog 🙂

Admito sugerencias.

Alfonso Herrero

Share This