El pasado fin de semana, mientras Themis estaba visitando y mirando la fauna automovilística de Londres, un servidor —en misión especial para este Blog— viajó hasta el Circuito de la Velocidad de Jerez para asistir al Festival de Históricos.

¡El plan para el fin de semana estaba servido! Mi acompañante no podía ser otro que el Clio de la prueba de larga duración que recién estrenaba los 30 000 km y que en el aparcamiento del circuito se encontraba con algún familiar muy lejano.

Además de la acción en la pista, en el paddock los asistentes podían divertirse (scalectrix, circuito de karts y un mercadillo retro) y viajar en el tiempo al contemplar la Segunda concentración de clásicos jerezana. Lástima que nuestro Clio sea un jovenzuelo porque todos estos modelos clásicos tuvieron el honor de dar una vuelta al circuito.

El Festival estaba dividido en dos jornadas. El sábado hubo 13 sesiones, de las cuales 5 eran carreras y el resto rondas clasificatorias. El domingo habría 8 sesiones más, todas ellas carreras. Si estáis interesados en conocer al detalle los resultados de los entrenamientos y de las carreras podéis consultar estos enlaces: aquí para los resultados del sábado y aquí para los del domingo.

Una de las cosas que más me gustó del Festival era la cercanía entre pilotos, mecánicos y el aficionado que pagando 15 € tenía acceso al Paddock. Era grato ver a esos hombres de 50 o 60 años (que me perdonen si no llegan a esas edades) bajarse de sus monoplazas, cambiarse e ir a dar una vuelta por el Paddock con sus esposas como si de un aficionado más se tratase.

El momento emotivo del fin de semana se produjo justo antes de la carrera de los históricos de F1 del domingo, cuando se guardó un minuto de silencio en todo el circuito en honor de la recién desaparecida María de Villota.

Según me han comunicado, durante el fin de semana han visitado el circuito 9000 personas. Pero la sensación sobre todo al ver las gradas era desoladora. Nada comparable a lo que se puede ver en la Fórmula 1 o en el DTM (este año, fuera de nuestro país) y mucho menos comparable con las multitudes que acuden año tras año a Jerez a ver la prueba de MotoGp.

FIA Masters Historic Formula One

Es la categoría reina del evento, monoplazas con motores atmosféricos de 3,0 litros de cilindrada que rugen como el primer día. Parrillas con modelos de los años 60, 70 y 80 que en mucho de los casos continúan decorados como antaño, para disfrute del aficionado (más de uno no éramos capaces de cerrar la boca!).

Entre los modelos que se pudieron contemplar había varios Lotus, modelo Lotus76/1 del año 74 —dorsal 1—; Lotus77 del año 76 —dorsal 6—; Lotus91 del año 82 —dorsal 71— o Lotus92/5 del año 83 —dorsal 12—. Este último ganador el sábado y segundo puesto el domingo pilotado por Gregory Thorntor.

También había representación de McLaren con los modelos M26 del año 76 —dorsal 26— o el MP4/1B del año 82 —dorsal 7—. Uno de los monoplazas que mayor rendimiento dieron durante el fin de semana fue el Tyrrell 012 del año —dorsal 3— pilotado por Ian Simmonds quedando segundo el sábado y vencedor el domingo.

Otras joyas que se pudieron ver fueron varios Williams como el FW06 —dorsal 27—, un Surttes TS9 del año 71—dorsal 9—, un Ensign MN177 del año 77 —dorsal 22—, Hesketh 308E del 78 —dorsal 16— y un Brabham BT49C del año 81 —dorsal 4— ex Nelson Piquet, pilotado por el español Joaquin Folch.

FIA Lurani Trophy for Formula Junior

Esta categoría está destinada a monoplazas originales fabricados entre 1958 y 1963 con motores de 1100 cc. Estos motores son de origen Ford excepto en dos que montan BMC. Históricamente, estos monoplazas fueron la antesala en los años 60 de la Fórmula 2 que a su vez era el paso previo hacia la Fórmula Uno.

Pudimos ver una amplia parrilla de más de 20 inscritos. Tanto la carrera del sábado como la del domingo la ganó el piloto inglés David Methley a los mandos de un Brabham BT6 del año 63 —dorsal 70—. Este hombre curiosamente fue en su tiempo mecánico de Graham Hill, dos veces campeón del mundo de Fórmula Uno y padre de Damon Hill, piloto que fue también campeón de la categoría en los noventa.

FIA Masters Historic Sports Cars

Esta es una categoría especial, son prototipos que participaron en la mítica prueba de las 24 horas de Le Mans en las décadas de los 60 y 70.

Sólo se disputó una carrera (el sábado) que tuvo una duración de 1 hora 31minutos y 39 segundos que sirvieron para que los pilotos Leo Voyazides y Simon Hadfield a los mandos de un Lola T70MK —dorsal 6— se proclamaran vencedores. Subían al pódium en segundo lugar: Carlos Barbot y Ni Amorin, también con un Lola T70MK —dorsal 121—, mientras que Andrew Newall con Chevron B8 —dorsal 24—, finalizaba en tercer lugar.

Además de estos prototipos también pudimos ver un Porsche 911 RSR del 73 —dorsal1— (ver galería completa), un 911 RS del 74 —dorsal 31— (ver galería completa) o un Corvette del 68 —dorsal 12— que se vió obligado a abandonar.

Historic Grand Prix Cars Assocation

En esta categoría toman la salida 24 vehículos que están divididos en ocho categorías diferentes, según el año de fabricación, desde 1921 hasta 1961.

Las dos carreras tuvieron los mismos cuatro clasificados. Los dos primeros eran de la Categoría 7B: Miles Griffiths con Cooper T51 —dorsal 9— y Rod Jolley con el Cooper T45/51 —dorsal 2—. El tercero y el cuarto, Sidney Hoole con el Cooper T66 —dorsal 66— y Andrew Beaumont con el Lola 24 944 —dorsal 4— respectivamente, pertenecen a la categoría 11.

Esta categoría me ha encantado. Carreras muy disputadas con bólidos que no hacían más que recordarme al que conducía el “fortachón” de los dibujos de autos locos. Estos pilotos no se si estarían locos, pero el arte o la técnica del “contravolanteo” la dominaban a la mil y una maravilla. Todo un lujo.

Gentlemen Drivers

Es la carrera de mayor duración a la que pudimos asistir en todo el fin de semana. Dos horas contemplando como 13 pilotos luchaban por llegar a meta en primera posición. Esa lucha fue cosa de dos AC Cobra. El piloto Rob Hal —dorsal 37— ganó a Leo Voyazides —dorsal 2— por una ajustada diferencia de 4,2 segundos y a una vuelta del tercer clasificado, el Jaguar E Type del equipo Mark Pangborn.

Iberian Historic Endurance

Primera temporada de esta categoría que viaja por los principales circuitos de la Península. La cita de Jerez es la tercera de las cinco pruebas que tienen programadas en el calendario y por lo menos a mí, me resultó altamente adictiva.

Son coches preparados para circuito que podrías ver perfectamente en cualquier concentración o rally histórico. Divididos por categorías y con un reglamento acuerdo con la FIA.

Hemos podido disfrutar con una categoría llena de Porsche, entre los que se encontraban un 356 y varios 911 3.0 RS como el pilotado por Mario Silva (ganador de la segunda carrera —dorsal 70 —) o el pilotado por Jesús Fuster (segundo en ambas mangas —dorsal 63—). Para los amantes de los Porsche os he preparado una galería especial con más de 100 imágenes (ver galería).

Otros modelos presentes fueron un Jaguar E Type (ganador de la segunda carrera), dos Alfa Romeo 1750 GTAM (en imagen el dorsal 39), varios BMW —635 CSI dorsal 32 o el 2002 Ti dorsal 40— y varios Lotus Elan —dorsales 5 y 24—.

Aquí os dejo el enlace a su Web, en ella explican su filosofía y las distintas pruebas que se van a realizar así como parte del costo que tienen para participar (por ejemplo 500 € en neumáticos por temporada). Comparto el ambiente familiar/de amigos que tiene esta categoría. Muchos de ellos compartiendo box, mecánicos y hasta el camión de transporte.

Masters Pre-66 Touring Cars

Carrera de una hora de duración en la que se ven vehículos bastante dispares ya que compiten a la vez vehículos americanos con enormes motores atmosféricos como el Chevrolet Camaro con el famoso grandullón inglés, el MINI. La estampa curiosa la protagonizaron tres de estos pequeños vehículos que circularon durante las primeras vueltas tan juntos que parecía aquello un trenecito.

Solo tomaron la salida 7 vehículos. Esto hacía entrever que sería una carrera muy aburrida aunque en realidad no lo fue debido a que durante la hora que duró pudimos contemplar duelos completamente dispares, los motores grandes por un lado y las peleas de los pequeños grandes MINI, por el otro.

CanAm Interserie Challenge

Esta es la categoría del fin de semana que peor sabor de boca me ha dejado. En ambas carreras (una el sábado para cerrar el evento y otra el domingo) solo tomaron la salida 5 vehículos. No hubo nada de espectacular ni reseñable en esta categoría.

Quizás si tengo que destacar algo es que estos prototipos compitieron en América desde finales de los años 60 a los 70. Era la categoría sin reglas por lo que había motores de lo más dispares, desde el motor turbina de helicóptero montado por Chaparral, a motores de gasolina de 7 litros.

Desde el punto de vista de un aficionado estas carreras fueron un poco (bastante) aburridas, aunque claro, ya me gustaría a mí ser uno de esos cinco pilotos, y oiga, que se aburra la gente si lo desean.

 

Lorens (Text&Photo)

Share This