Durante los días que he estado probando el Chevrolet Volt he intentado recargar su batería en 17 ocasiones, en 12 lugares distintos: cuatro en propiedades privadas y los ocho restantes en lugares públicos (salvo uno de ellos, todos gratuitos). Os lo he ido contando aquí, acá, allá y más allá.

De las propiedades privadas, en dos lo he recargado sin problemas (gracias Papá, te debo cuatro docenas de kilowatios hora) y en las otros dos, antes o después, se interrumpió la carga. De los ocho puntos públicos, en cuatro no hubo forma, en dos de ellos pude una vez pero no una segunda y los otros dos funcionaron. No debe tomarse como un estudio estadístico pero, desde luego, muestra una realidad, la que yo me he encontrado. Que es la que puede encontrarse un posible usuario de un coche eléctrico.

nuclear

Chimeneas de una central nuclear, icono habitualmente elegido en la”tele” para hablar de contaminación por CO2. El humo es vapor de agua. De CO2, poco.

Estoy convencido de que cuando aparecieron los primeros coches con motor de combustión se encontraron con problemas semejantes a la hora de repostar, no creo que hubiese una red de gasolineras. Así que, a pesar del paralelismo, el nacimiento del coche eléctrico y su crecimiento va a ser más sencillo.

Tras esta experiencia me ha quedado claro que, a día de hoy, no me compraría un coche únicamente eléctrico. La sensación “me voy a quedar sin carga” resulta angustiosa. Es como estar circulando por una autopista en la reserva pensando en si vas a llegar a la próxima estación de servicio. También creo que hay gente a la que sí le puede valer un coche con esta tecnología, aquellos que hagan trayectos cortos y tengan una casa con una toma de corriente que funcione correctamente. Y si también pueden recargarlo en el trabajo, mejor aún.

Por todo lo anterior creo que el Volt es una alternativa válida a un coche con motor sólo de combustión (sin pensar en lo que cuesta). La mejor a día de hoy  para circular en modo eléctrico sin tener miedo a quedarte tirado por no poder recargar la batería. Sus cualidades dinámicas me han parecido satisfactorias. Entre los aspectos que creo que debe mejorar  Chevrolet en un futuro están el rendimiento del motor de gasolina y la habitabilidad. En km77.com está publicada la prueba del Volt, con más opiniones sobre su precio, el habitáculo y la conducción. También hay información técnica de su funcionamiento, la batería y el cargador.

Alfonso Herrero

Share This