La semana pasada acudí a la presentación del Monster 800, un artilugio que entra en la categoría de los denominados UTV (del inglés Utility Task Vehícles, también conocida como cacharros para tareas :)), en su línea más lúdica. Es decir, que está pensado más para el ocio que para el laboreo. Mi ayuntamiento los utiliza en las tareas de parques, jardines y limpieza.

Nunca había conducido un aparato de este estilo. Lo más parecido, o eso creía yo, era un quad. A la vista parece una mezcla entre eso y un carrito de golf. Tiene volante. El acelerador y el freno son de pedales, nada de gatillos, empuñaduras ni palancas.

_MG_8202

La batalla (1.875 mm) y la anchura de vías (1.100 mm delante, 1.150 detrás) son pequeñas. Supongo que al límite, esas dimensiones combinadas con una altura elevada (1.895 mm), lo deben  hacer delicado de conducir. Lo cierto es que a mí me pareció sencillo, mucho más fácil de llevar que un quad en el que hay que saber conducirlo para tomar una curva a un ritmo alto.

Tiene un motor bicilíndrico de 800 cm³, de cuatro tiempos, que sin la limitación (a 29 CV), da 56 CV. El cambio es por variador continuo de polea.

Tiene tracción total conectable  mediante un botón, así que la diversión está asegurada si se conduce con tracción trasera. Otro mando permite bloquear el diferencial trasero. También tiene reductora, que puede ser útil para superar un obstáculo o arrastrar un remolque.  La suspensión es independiente con muelles y amortiguadores.

Al acelerar, tarda un poco en iniciar la marcha (como ocurre en algunos karts). Luego, gana velocidad con toda la facilidad que cabe esperar de un artilugio con ruedas que tiene una relación entre peso y potencia de 9,2 kg/CV; ni es un cohete ni una tortuguita.

_MIK7864

Tiene dos asientos y cinturones de tres puntos, como los de un turismo. Yo preferiría unos arneses de cinco puntos, que sujetan mejor el cuerpo, sobretodo en caso de vuelco. Yo, y mi cuerpo, íbamos cómodos sentados en él.  A la altura del tórax, junto a las barra antivuelco hay una rejilla metálica que impide que esa parte del cuerpo se salga fuera si tenemos un accidente. No tiene techo ni parabrisas, aunque opcionalmente hay unas piezas de plástico para esos lugares. El pasajero tiene un manillar donde agarrarse.

La instrumentación consta de una pantalla digital, con indicaciones de la velocidad, selección del cambio, tipo de tracción, bloqueo del diferencial y otros detalles (nivel de combustible, varios cuentakilómetros, luces, etc.).

Tras los asientos hay un cajón recubierto de plástico donde llevar leña, un fardo de paja o una nevera, por ejemplo. En la parte delantera hay un cabestrante eléctrico.

_MED5057

La batería y los relés de los circuitos eléctricos van en una caja estanca, debajo del asiento del conductor. Entre éste y el pasajero está la toma de admisión, así que, en principio, la altura de vadeo máxima es la que determina el sensor de humedad de nuestro trasero.

Este juguete cuesta 10.980 € y está homologado como cuadriciclo ligero. El fabricante es HISUN (o Hi Sun), una empresa china. Mx Motor, es la división de la empresa española de productos de electrónica y electrodomésticos Mx-Onda que se encarga de importar y comercializar este  aparato.

Share This