(El 28 de noviembre he añadido algunas fotos que hice con el móvil durante la presentación).

El viernes, una de las muchas veces que me sonó el móvil (¿de verdad que antes vivíamos sin móviles?), apareció en la pantalla un número muy largo, de esos que tienen más cifras que dedos hay entre las dos manos. Era de una centralita. Resumo la conversación: “Alfonso, la semana que viene es la presentación dinámica del Serie 3, ¿podéis venir?”…

Yo no sé decir que no, así que el martes siguiente estaba rumbo a Barcelona, previo paso por Madrid, tras salir de Zaragoza. Sí, no fue un desplazamiento eficiente en términos energéticos, pero mi escala intermedia era inevitable. Tenía que dejar el Yaris que estaba probando (si todo va bien, la semana que viene publicaremos la prueba) en el estudio, para que Pepe Robledo hiciese la sesión de fotos interiores. Y aprovecho para continuar mi cruzada contra los aviones de Iberia, esos que, de la fila 8 en adelante, están limitados a personas de menos de 1,85. Menos mal que el avión iba medio vacio y las aeromozas eran encantadoras.

A lo que iba. Que a eso de las 12 del medio día estaba en el aeropuerto de Barcelona, rodeado de gente que decía cosas como können Sie mehr Kartoffeln? o Wann fährt der Bus um die Schaltung?. Así o algo parecido. Dos periodistas españoles, una responsable del departamento de comunicación de BMW España, un par de italianos y dos decenas de alemanes (mis disculpas a los que me dejo…) compartiamos un rápido almuerzo mientras, fuera de la terminal, caía un chaparrón tremendo.


bmw-serie3-lluvia


Sin tiempo para terminar el risotto (cachis, con lo rico que estaba…), nos montamos en el autobús que nos llevaría al circuito de Montmeló. Unos cuarenta mojados kilómetros. Al llegar nos metimos en un box donde nos explicaron las normas (nada de adelantar, nada de derrapar, qué hacer en caso de accidente, etc).


bmw-serie3-brieffing

Pocos minutos después estaba subido en un BMW 320d. Puntualizo, en un, por fuera, mojado BMW 320d y confortable, por asientos y temperatura, por dentro. Iba a dar dos vueltas siguiendo a un instructor y después podría dar alguna sin él. Salimos a pista, a un ritmo muy tranquilo, algo que se agradece cuando: a) estás en un circuito en el que nunca has conducido y no sabes ni hacia donde son las curvas; b) estás es un circuito en el que nunca has conducido y llueve tanto que los limpiaparabrisas a penas pueden quitar el agua con rapidez suficiente para ver bien.

Desde luego no era la mejor ocasión para probar el coche. Se podía acelerar con intensidad tan sólo en un par de rectas, en las curvas habia que ir despacito: en las lentas, para no salirse recto al entrar  ni ver lucecitas parpadeando en el cuadro al salir. En las rápidas había que acariciar el acelerador para ir por el sitio. Pero sí, me divertí. A pesar de tanta agua.

En km77.com tenéis la información con las (pocas) impresiones de conducción que he obtenido. Aquí os pongo un par de vídeos. El actor es malo y la imagen podría ser mejor, lo sé,  pero supongo que os servirá para haceros una idea de lo que os estoy escribiendo. Además, yo no tapo el micro :D.

Tras bajarme del 320d, e insistir un poco, ya que la organización iba muy mal de tiempo, pude darme tres vueltas con el 328i. Tiene el nuevo motor de cuatro cilindros con turbocompresor de 245 CV. La impresión que me ha dejado es que el Grupo Volkswagen ya tiene un rival para su 2.0 TFSI. Cuando podamos probarlo bien, veremos si es así.

Y por cierto. En la siguiente imagen aparecen los “indicadores deportivos”. La escala de potencia llega hasta 320 kW, 435 CV al cambio. ¿Será como los velocímetros que señalan hasta velocidades imposibles o adelanta una futura versión? ¿alguien ha dicho M3?

pantalla

Fotos y vídeo de la rueda de prensa:

bmw-serie3-llaves

bmw-serie3-cejas



Alfonso Herrero

Share This