La presentación internacional del nuevo Alfa Romeo Giulietta tuvo como centro logístico el circuito de pruebas que el Grupo Fiat tiene en la localidad de Balocco.

balocco-quadrifoglio

Es la segunda vez que disfruto (porque disfruto, no lo puedo negar :D) de esas pistas. Y hablo en plural porque hay unas cuantas. Yo he tenido la oportunidad de circular por dos de ellas.

Una simula una carretera con sus dos carriles y línea discontinua central pero apenas hay cambios de nivel. No tiene arcenes y, si no recuerdo mal, hay una valla de protección en los laterales durante gran parte del recorrido.  Es un trazado largo, unos 8 km, con multitud de curvas de todo tipo, ciegas, de radio corto, de radio largo, de doble radio, etc . Me viene a la memoria una muy larga a izquierdas, que creo que con el Mito MultiAir de 135 CV se daba en tercera. Es tan larga que las primeras veces no sabes cuál es la trazada buena, si por dentro o por fuera. Con ese versión del MiTo creo que la velocidad máxima era de unos 150 km/h en una casi recta del circuito.

balocco

La otra pista es más parecida a una de carreras pero no tiene nada que ver con circuitos como Estoril, Paul Ricard o Motorland. Es más estrecha y, en la configuración que tenían para nosotros, las rectas eran muy cortas porque habían colocado chicanes y desvíos para no alcanzar velocidades altas. Lo bueno de este circuito es que, aparentemente, si te sales no hay nada contra lo que golpearte excepto en la curva final. Es una curva peraltada a izquierdas con un bonito muro de cemento en el lado exterior.

En esta pista he conducido el Giulietta 1.750 TBi Quadrifoglio Verde (galería de imágenes). A la pista se entra desde una recta de varios carriles, cada uno con el suelo pavimentado con distintos materiales (adoquines, losetas, asfalto rugoso…) que supongo que utilizarán para analizar la suspensión. Esta recta da acceso al la pista en sí, que queda a su derecha. Gas a fondo y tras una pequeña S que se pasa por el medio y sin levantar el pie del acelerador, hay que frenar fuerte para tomar un giro cerrado a izquierdas, en pendiente ascendente, que rápidamente se convierte en una curva a derechas muy lenta (y que casi me trago en la primera pasada, por impaciente). Tras salir de ahí se puede acelerar otra vez al máximoe hasta llegar a una curva de unos 180 grados que se toma en segunda. Ahora viene la parte más técnica del trazado, con algunas curvas ciegas y otras exageradamente lentas. Entre algunas de estas zonas de curvas se pasa por tramos de una recta pero no da tiempo a coger mucha velocidad. En esta recta también hay una chicane, hecha con unas barreras de plástico, que el Giulietta digería sin perder las maneras pasándola a muy alta velocidad. Y de ahí a la curva del muro donde, a mitad de ella, aflojaba el gas porque a su final nos sacaban de la pista para no pasar lanzados por la recta y así dejaba que los frenos se enfriasen un poquito para la siguiente vuelta.

Otra cosa curiosa de estas instalaciones es que puede ver prototipos circulando a tu lado. Por ejemplo, en la presentación del MiTo vimos al Giulietta (convenientemente maquillado). En esta última visita también he visto algo raro, os pongo la foto a ver si alguién sabe lo que es. Por tamaño era parecido al Giulietta pero los pilotos no eran los de éste; posiblemente la manilla trasera que se ve en la puerta era falsa. Tal vez fuese un prototipo del Giulietta que aún sigan utilizando.

balocco-prototipo

Alfonso Herrero

Share This