Desde mediados de julio de 2008 y hasta el 31 de julio de 2010, estará vigente el denominado “Plan VIVE” (Vehículo Innovador – Vehículo Ecológico).

Este plan tiene como objetivo ayudar a los compradores de coches nuevos de bajo consumo, si retiran un vehículo usado. Está dotado con 1.200 millones de € y se pueden acoger al mismo personas físicas, autónomos y PYMEs.

El Ministerio de Industria financiará, a través de entidades bancarias colaboradoras, 5.000 € del precio del automóvil al 0% de interés. El resto del crédito tendrá un tipo de interés máximo de Euribor a un año + 2,5 %.

Según Industria, la subvención media por compra será de unos 1.040 €. De tal forma, prevé que se retiren 240.000 vehículos viejos de la circulación.

Para poder acceder a las ayudas, el comprador debe retirar y achatarrar un coche usado con más de 15 años de antigüedad.

La compra del vehículo nuevo también tiene algunas restricciones: debe tener unas emisiones de CO2 de 120 g/km como máximo. Si bien, se permiten coches con emisiones entre 121 y 140 g/km, si van equipados con control de estabilidad (ESP) y aviso de cinturones no abrochados en las plazas delanteras.

Además, el precio del coche no puede superar 20.000 € (IVA/IGIC incluidos) y debe financiarse el 100% del precio de venta (con un plazo de 5 años). El impuesto de matriculación (para coches con emisiones entre 121 y 140) no es financiable, ni cuenta para el límite de 20.000 €.

Share This