Peugeot ha querido rendir homenaje al L45, un vehículo de competición que hace un siglo lograba la victoria en el circuito oval de Indianápolis. Lo hace con el prototipo L500 R HYbrid, una visión del futuro de la competición del motor según Peugeot.

El L500 R HYbrid es un vehículo monoplaza, con un peso de 1000 kg (no especifica si es en vacío) con unas vías muy anchas y un metro de altura. Tiene un sistema de impulsión híbrido, derivado del que pudimos ver en el también prototipo 308 R HYbrid. Este sistema está compuesto por un motor de gasolina —de cuatro cilindros y 2,0 litros de cilindrada que da 270 CV— y por dos motores híbridos —que desarrollan 100 CV de potencia cada uno— situados, uno en el eje delantero y otro en el eje posterior. Peugeot indica que el par máximo es de 730 Nm.

Cuando funcionan a la vez el motor térmico y los dos eléctricos, el L500 R HYbrid puede acelerar desde parado hasta los 100 km/h en solo 2,5 segundos y realizar el primer kilómetro en 19 s.

GT-16-28_01

La carrocería está pintada en dos tonos: la parte delantera en el mismo azul que utilizaba el mítico L45; la parte posterior en negro mate con el dorsal 17 —herencia del L45— en negro brillo. Las líneas del prototipo son muy futuristas, aunque Peugeot indica que existen rasgos de diseño actuales, como la forma de las luces diurnas —según Peugeot similares a las que estrena el 3008— o los pilotos traseros.

El puesto de conducción es un habitáculo cerrado con un aspecto totalmente futurista. Como en los modelos de calle, el volante tiene un tamaño reducido y la información se visualiza por encima de él, aunque existen ciertas diferencias. El volante tiene una forma rectangular y el cuadro de instrumentos se ha sustituido por un sistema de dos hologramas que proyectan la información y los datos al piloto a través de dos indicadores en forma de disco.

GT16-inter02_01

El asiento está fabricado a medida en fibra de carbono. El L45 era un modelo de dos plazas, por ello Peugeot ofrece a un copiloto virtual una experiencia de carrera amplificada y en tiempo real, por medio de un casco de realidad aumentada.

El Peugeot L500 R HYbrid es un homenaje al Peugeot L45 pilotado por Dario Resta, vencedor de las míticas 500 Millas de Indianápolis (el segundo circuito de carreras más antiguo del mundo), a una velocidad media de 135 Km/h. Aquella hazaña ocurrió el 30 de mayo de 1916 en un equipo de ensueño, el de los «Charlatanes», que dieron a Peugeot tres grandes victorias en el legendario óvalo de la capital estadounidense de los deportes del motor entre 1913 y 1919 —Jules Goux en 1913, Dario Resta en 1916 y Howard Wilcox en 1919—.

GT-16-28_01

Share This