A Peugeot la conocemos como fabricante  de vehículos, desde bicicletas, motos y scooters hasta turismos o coches de competición. Pero en sus 200 años de vida también ha fabricado herramientas y utensilios de cocina —como molinillos de café y saleros—.

peugeot200años00Imagen de la wikipedia

Con motivo de este bicentenario, que se cumple el 19 de junio, Peugeot nos invitó a su sede en Sochaux (Francia).

Ahí nos habló de su futuro más inmediato, que pasa por tres automóviles: una berlina basada en el prototipo 5 by Peugeot, el iOn, un pequeño utilitario eléctrico, y el 3008 HYbrid4, la versión híbrida del 3008, que llevará un motor eléctrico y otro Diesel. Posteriormente llegarán otros turismos, como un utilitario de cuatro plazas desarrollado a partir del prototipo BB1 o un scooter híbrido (Peugeot Hybrid 3 Evolution).

Pero también nos permitió retroceder en el tiempo ya pudimos conducir o viajar de pasajeros en algunos de sus modelos más clásicos, como el 201, el 401, el 601, el 203, el 504, el 505 o el 205 T16, entre otros muchos.

peugeot200años02

En mi caso, pude realizar un pequeño trayecto urbano con dos versiones del 203, una con carrocería berlina y otra familiar. Ambos fueron fabricados a mediados de los años 50.  Fue toda una experiencia. Sin dirección asistida, con una caja de cambios de cuatro marchas con la palanca en la columna de la dirección y con unos asientos de cuero que no sujetaban nada el cuerpo, trazar una simple rotonda fue algo realmente entretenido.

peugeot200años06

Las sensaciones que se pueden experimentar al conducir un coche de aquella época no tienen nada que ver con las que se tienen en ningún modelo actual. El sonido del motor, los materiales del interior, el equipamiento, el diseño de la carrocería… todo te transporta a otra época y te permite disfrutar de otra forma el placer de conducir.

Además, tuve la suerte de poder montarme en una Peugeot TB 356 de 125 cm³, una motocicleta de los años 50. Sin la estabilidad de las actuales pero con todo el encanto de las motos clásicas, los diez minutos que pude conducirla, aunque me supieron a poco, terminaron de dibujar una gran sonrisa en mi cara, la misma que puse al subirme al 203.

Y para culminar, nada como poder dar unas vueltas en la pista de pruebas de Peugeot en Belchamps en un coche de competición. Aunque no fuese como conductor, fue un momento muy interesante.

peugeot200años03

Era posible elegir entre el RCZ de las 24 horas de Nurburgring, el 206 WRC, el 404 East African Safari o el 504 Coupé V6. Mereció la pena subirse al 206 WRC. ¡Cómo acelera! ¡Y cómo sobrevira con asfalto mojado y en manos de un piloto profesional! Fuimos de lado en todas las curvas.

peugeot200años01

Además de estas actividades, Peugeot nos preparó visitas a la fábrica de Sochaux, el Museo Peugeot o el Taller de Restauración.

En Sochaux se producen el 308 (3 y 5 puertas, SW y CC), el 3008 y el 5008, en más de 27 kilómetros de líneas de montaje. Entre 300 y 400 personas trabajan en cada una de las dos líneas de producción, de las que, actualmente, salen cada 1.130 unidades diarias.

peugeot200años04

En el Museo Peugeot, ampliado recientemente, se pueden contemplar los modelos más importantes de la historia de la marca, además de una pequeña representación de coches de competición como el McLaren Peugeot de F-1 o el 905 Le Mans, así como las versiones de rallies y circuito de modelos como el 206, el 405 o el 406.

peugeot200años05

Jaime Arruz

Share This