Es lo que me dijo un policía municipal. Bueno, no es cierto; no me dijo nada. Ni siquiera «pare». Sólo me levantó la mano a la distancia en una céntrica glorieta de Madrid donde había un control instalado.

Regresaba de trabajar a los mandos de un Audi A3 Sedán, el coche que me tocaba probar esa semana. No me parece un modelo llamativo, pero no todo el mundo piensa así. Muchos viandantes lo miran a su paso, a pesar de compartir su parte frontal y la primera mitad de la carrocería con cualquier otro Audi A3.

Audi A3 Sedan

Audi A3 Sedan

Un coche nuevo por el centro de Madrid y conducido por alguien que tiene un aspecto medio decente (creo yo); en principio no había nada sospechoso como para pararme. No era un control de alcoholemia, sino de otro tipo. Sigo las indicaciones del policía.

Me hago a un lado, paro el coche y a continuación el motor. Nada más bajar la ventanilla confirmo mis sospechas. Para romper el hielo me piden el carné de conducir. Quien me lo pide todavía está a cierta distancia del coche. Lo siguiente que veo son dos cabezas a la altura de la ventanilla del conductor.

Una cabeza me dice:

—«Es el nuevo A3, ¿no?».
«Sí, con carrocería de cuatro puertas», respondo.

 

La otra cabeza me dice con tono simpático:
—«¿y cuánto te ha costado?… Pero … no me engañes, ¿eh?».

 

Tras unos momentos de duda resuelvo decir:
«eeeh, es que yo no lo he pagado; no es mío. Pero calcula que casi treintamil».

 

Se hace el silencio.

 

Después de uno o dos segundos de suspense decido añadir: «bueno, es que trabajo en una revista de coches y lo estoy probando».
Noto un gesto de alivio de los policías. Quizá sean cosas mías

 

— «…y viene muy equipado, ¿no?».
«Sí, tiene el navegador guay con mapas en tres dimensiones —mirad, mirad cómo se ven los edificios— y otras cuantas cosas más como el tapizado medio en cuero medio en tela, o unas llantas muy raras».

 

—«¿Y de maletero qué tal?»
«Pues abridlo»

 

A estas alturas, ya fuera del coche, veo por sus caras que el maletero ha superado sus expectativas. — «unos 450 litros», uno se aventura a decir.
«Sí, está muy bien, no hace falta mucho más para un uso normal y aquí abajo está la rueda de repuesto», lo digo a la vez que levanto la cubierta del fondo del maletero que deja paso a la quinta rueda. El maletero del Audi A3 Sedán, tiene en realidad 425 litros, pero parece mayor. Yo también hubiera dicho que tiene más capacidad.

 

—«Ves Fulanito* este coche es deportivo y familiar a la vez», dice un policía a otro. «Es un dos en uno, como el Mercedes CLA».
«Sí», añado, «pero el CLA tiene una línea más de cupé por la caída que describe el techo en la parte trasera. A cambio pierde altura interior y facilidad de acceso a las plazas traseras». Lo explico con las manos tratando de imitar la silueta de la carrocería.

 

—«Es que yo estoy entre éste y el CLA. Uno de los dos es seguro», dice uno de ellos.

 

—«Y en qué revista dices que trabajas».
«En una de internet, km77.com»
—«Anda, pero si la visitamos mucho». «Mira Fulanito, trabaja en kilómetro setenta y siete».

 

—«Pero este coche ya ha salido, ¿no?».
«Sí, se vende desde hace unas semanas», respondo.

 

—«Osea, que lo que váis a hacer ahora es ampliar la información», me pregunta.
«Efectivamente, ahora vamos a dar más información, consumos, fotos de esta misma unidad y más detalles. La semana que viene, o la otra, publicaremos la prueba», contesto.

 

—¿Y no hay sitio en tu empresa para probar coches?».
«Se lo diré a los jefes» (Jefes, avisados estáis :-))

 

Poco después me devuelven el carné, me meto en el coche, lo pongo en marcha y sigo mi camino.

————————

No es la primera vez que me paran cuando conduzco un coche de pruebas. De hecho me ha ocurrido unas cuentas veces, no recuerdo todas.  Y naturalmente no soy el único. También les ha pasado a otras personas que trabajan conmigo. Y en muchos casos acaba saliendo al paso el nombre de esta casa, y frecuentemente, estos agentes o policías son lectores de km77com. A muchos de ellos les gustan los coches.

———————-

*Nombre inventado
(La conversación no es exactamente la real (no la recuerdo por completo), pero sí muy parecida)

 

Cogolludo

Share This