El Opel Ampera (y por extensión el Chevrolet Volt) es un coche que nos ha hecho discutir mucho en la redacción de km77.com. Y todas las discusiones son por lo siguiente: ¿realmente el motor de gasolina no mueve nunca las ruedas?

Pues desde Opel nos aseguran que no. Nos lo hemos preguntado y lo hemos preguntado muchas veces, antes, durante y después de la presentación del coche a la que asistió Javier Moltó (artículo del Opel Ampera). La respuesta es siempre la misma: el motor no mueve las ruedas.

Nosotros, o yo al menos, no lo tenemos tan claro. De hecho, puestos a jugarme algo, yo apostaría a que eso no es realmente cierto. Más bien creo que Opel juega un poco con el lenguaje para afirmar lo que afirma tan rotundamente.

Antes de nada, hago un pequeño resumen del sistema de propulsión del Ampera (aquí está la información técnica que tenemos en km77.com). Tiene dos máquinas eléctricas (que voy a llamar M1, M2) y un motor de gasolina (G). Las dos máquinas eléctricas están acopladas a un engranaje epicicloidal (explicación sobre este tipo de engranajes) que también lo está a las ruedas.

epicicloidal

La máquina M1 funciona exclusivamente como motor, mientras que la M2 hace de motor y de generador, según las circunstancias. También hay tres embragues: uno (C3) acopla el motor de gasolina a la máquina M2. Otro (C2) acopla esta máquina M2 a la corona del engranaje planetario y un tercero (C1) hace solidaria esa corona a un elemento fijo.

En la siguiente imagen —suministrada por Opel— se representan esquemáticamente los cuatro modos de funcionamiento. Los dos de arriba cuando hay carga suficiente en la batería y los dos de abajo cuando no la hay y es necesario que el motor de gasolina entre en funcionamiento para accionar a la máquina M2 para que genere electricidad.

esquema-general

Pues bien, si os fijáis en el cuarto caso, el embrague C3 está cerrado comunicando el movimiento del motor de gasolina a la máquina M2. Según ese esquema, M2 está funcionado como generador y como motor.

El funcionamiento como generador está claro. El motor de gasolina hace girar el rotor de M2. Al girarlo se produce un campo magnético que induce unas corrientes en el estator y que se utilizan para recargar la batería (flujo representado por una flecha verde ascendente).

esquema

Saliendo de M2 se ve en el esquema otro flujo de color rojo marcado en sentido descendente. Es decir, el giro del rotor —mediante el acoplamiento C2— hace girar la corona del engranaje planetario y ese giro puede utilizarse para dos cosas: una que con una velocidad de giro fija de M1 el coche gane velocidad; la otra, conseguir que disminuyendo la velocidad de M1 el avance del coche sea el mismo.

Y como en este cuarto caso, el movimiento del rotor de M2 lo produce el motor de gasolina y no la corriente proveniente de la batería ya que está ocurriendo precisamente lo contrario, que la batería está siendo cargada, no queda otra que concluir que el motor de gasolina impulsa al coche. ¿Que lo hace moviendo un elemento intermedio (el rotor de M2)? Pues sí, pero es como si afirmamos que en un coche convencional el motor no mueve las ruedas sino que lo hace la caja de cambios. Tal vez sea este el “truco” semántico de Opel.

También es posible que afirmen que el impulso viene dado exclusivamente por el motor M1 ya que el giro que produce el rotor M2 sirve únicamente para aumentar la eficiencia. Y cierto es que la aumenta al permitir que M1 gire más despacio pero sin ninguna duda ese movimiento de la corona hace que las ruedas giren.

Y toda esta entrada, que ya llevaba en mente desde hace unos días, viene por el tirón de orejas que uno de los foreros de km77.com nos da en este mensaje del foro. Ionium afirma que “Un coche que se impulsa SIEMPRE por motor eléctrico (indiferente de si tiene uno o varios motores o elementos de generación alternativa de electricidad) es SIEMPRE eléctrico, no híbrido, ni híbrido enchufable.”

Pues como creo que eso del “SIEMPRE” no es cierto, para mí el Ampera es igual de híbrido que un Toyota Prius aunque haya diferencias evidentes en el funcionamiento.

Pero supongamos que me equivoco, que no es cierta la explicación que he dado más arriba, que el Ampera se impulsa SIEMPRE por el trabajo de los motores eléctricos y NUNCA por el térmico, entonces podríamos discutir sobre si el Ampera es un coche eléctrico híbrido (utilizando el criterio amplio) o eléctrico a secas (criterio estricto). Aquí podéis leer un artículo que publicamos en el año 2007 sobre este tema.

Pero también podemos hacer caso a Exeo, uno de los lectores de estos blogs que hace pocos días, en una entrada sobre los nuevos modelos eléctricos/híbridos de BMW —i3 e i8—, replicaba a otro lector lo siguiente:

“En cuanto a llamar híbridos a los vehículos eléctricos de rango extendido mediante motor de combustión interna, la reglamentación aplicable puede ayudar a aclararlo.

Vehículo eléctrico híbrido” (VEH), el vehículo que, con fines de propulsión mecánica, se alimente de las dos fuentes siguientes de energía/potencia acumulada instaladas en el:

a) un combustible fungible,
b) una batería, un condensador, un volante de inercia/generador o cualquier otro dispositivo de acumulación de energía/potencia eléctrica.

O sea, lo que es un Opel Ampera, para entendernos, aunque Opel insista que no es un híbrido, lo es. No sé qué problema hay en serlo.”

Alfonso Herrero

Share This