Esta edición del Dakar ha terminado anticipadamente. El Dakar es una prueba en la que no sólo priman las victorias de etapa, sino la victoria en la general el último día. Creo que, en líneas generales, el equipo tiene que estar contento con el resultado. Hace seis meses todo esto era un sueño, y con el trabajo y el esfuerzo de todos los miembros del equipo ha sido posible estar en la línea de salida en Lima. Pero sólo con esto no es suficiente. Nosotros éramos conscientes de nuestras limitaciones, pero nos queríamos aferrar a nuestras ilusiones. La falta de kilómetros de calidad, más sesiones de test, nos ha perjudicado y nos han penalizado en partes puntuales, pero decisivas, de la prueba.

lucas_abandono_1

Primero los problemas con el coche de Carlos y posteriormente con el nuestro. No fueron problemas de gran magnitud, pero sí lo suficientemente importantes como para tener que abandonar. Después de desmontar todas las partes estropeadas del vehículo y analizar las causas de los problemas, llegamos a varias conclusiones. Por un lado, la bomba del agua se rompía por culpa de un sobresfuerzo de la correa, mientras que el problema que nos llevó al abandono definitivo fue la rotura del cojinete de la rueda posterior izquierda. El rodamiento estaba completamente seco y la falta de lubricación produjo un deterioro del cojinete y de sus pistas, lo que no nos permita mover la rueda del sitio. Después de desmontar el buje trasero y comprobar cuál era el fallo, intentamos repararlo, pero nos fue imposible. El último camión nos ayudó a arrastrar el coche sin rueda trasera izquierda hasta la intersección con una carretera. De este modo los mecánicos tenían acceso fácil a la reparación sin necesidad de llenar todas las partes de polvo. Después de la reparación decidimos excluirnos nosotros mismos, puesto que habíamos recibido ayuda externa dentro de la especial.

lucas_abandono_2

Por lo demás, sólo queda agradeceros vuestra confianza y el apoyo que me habéis dado, y esperemos que el próximo año sea más favorable y podamos llegar hasta la meta en una buena posición.

Trabajaremos duro para conseguirlo e intentaremos incorporar algún piloto a la estructura, lo que nos ayudará luchar de una forma más equitativa y competitiva. La mecánica del buggy es algo más sencilla que la de los WRC y más ligera, lo que los mecánicos lo agradecerán.

Aunque antes de pensar en 2014 hay que acabar aquí, ya que estos días están siendo muy intensos para poder arreglar todo y dejar los coches listos para mandarlos en el barco.

Nos vemos en 2014.

Share This