Mercedes-Benz ha dado a conocer el vehículo de producción más grande que construirá la marca alemana a partir de octubre de este año: un todoterreno que tiene seis ruedas motrices, una altura de casi 2,30 metros y una anchura de unos 2,10 metros. Su peso es de 3850 kg.

El chasis se basa principalmente en el del Clase G, aunque con algunas diferencias como los muelles helicoidales y los amortiguadores que se han ajustado para tener en cuenta las características del modelo de tres ejes.

Imágenes G63 AMG 6×6:

El primer eje posterior tiene una tasa de resorte significativamente más dura y el segundo eje trasero una más blanda. Los tres ejes son capaces de moverse de forma independiente, Mercedes-Benz asegura que el 6×6 tiene la máxima conexión con el suelo, a pesar de tener una distancia entre los dos ejes traseros (que son capaces de asumir ángulos de articulación completamente opuestos) de sólo 1100 mm —la total es de 4220 mm—.

El motor del G 63 AMG 6×6 es el mismo que utiliza el Clase G AMG:  motor desarrollado por AMG, V8 biturbo de inyección directa de 5,5 litros que da una potencia de 544 CV y tiene un par motor de 760 Nm.

La caja de cambios es automática «AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC». Se combina con el sistema de tracción delantera del G 63 AMG y un tren trasero de accionamiento doble utilizado por ejemplo en el ejército australiano.

Su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 160 km/h. El consumo medio es de 18 l/100 km, por ello, a la capacidad del depósito de combustible de 96 litros del Clase G estándar, se le ha añadido un depósito auxiliar de 63 litros —un total de 159 litros—.

Imágenes G63 AMG 6×6:

Gracias a un potente compresor y a cuatro depósitos de aire de 20 litros de capacidad situados en los lados de los arcos de las ruedas traseras, es posible ajustar la presión de los seis neumáticos de 37 pulgadas de forma independiente. Se puede realizar en cualquier momento sin bajarse del vehículo utilizando unos interruptores que se han situado en una consola en el techo.

Según informa Mercedes-Benz, la principal característica es que el nuevo modelo no utiliza los habituales ejes rígidos. A diferencia de estos —donde las ruedas están centradas en el eje—, el eje de las ruedas es significativamente más alto gracias a que los engranajes están situados en la cabeza de dicho eje. Como resultado, la distancia al suelo del G 63 AMG 6×6 aumenta a 460 mm (en el Clase G estándar es de 210 mm) y la profundidad de vadeo aumenta a 1000 mm (producción del Clase G estándar: 600 mm).

El G63 AMG 6×6 dispone de cinco bloqueos de diferencial que se pueden accionar en movimiento. Todo el sistema es controlado eléctricamente con los habituales tres interruptores situados en la consola central que se encuentran en todos los modelos de la Clase G.

Imágenes G63 AMG 6×6:

En el exterior, la parrilla es similar a la utilizada por otros modelos AMG (2 lamas cromadas en el centro), tiene dos tiras de luces de diodos luminosos debajo de los faros —funcionan como luces diurnas— y encima del parabrisas —funcionan como luz de gálibo—. Se ha utilizado fibra de carbono en las aletas delanteras y traseras.

En el interior, la mayor diferencia la encontramos en las plazas traseras, donde hay dos asientos independientes con una consola central. Los cuatro asientos tienen regulación eléctrica, calefacción y ventilación, además están tapizados en cuero Designo negro y marrón claro con costuras en color rojo. El techo y los pilares delanteros están tapizados en cuero Alcántara y la parte inferior del salpicadero puede ser de color rojo o marrón claro. El equipamiento incluye climatizador automático, sensor de lluvia y luces, navegador con disco duro y pantalla a color, inserciones en fibra de carbono y un sistema de entretenimiento para las plazas traseras.

Share This