Subaru ha desarrollado una nueva plataforma modular sobre la que construirá sus futuros modelos, empezando por el Impreza 2017, que ha sido presentado en el Salón del Automóvil de Nueva York de 2016 (más información del Subaru Impreza 2017). Los fabricantes de coches utilizan esta solución con cada vez más frecuencia porque les permite crear modelos muy distintos, pero similares estructuralmente, reduciendo así los costes de desarrollo y de producción de los vehículos. Son ejemplo de ello la plataforma MQB de Volkswagen Audi Group y la EMP2 de PSA Peugeot Citroën.

La Plataforma Global de Subaru está diseñada para adaptarse a versiones con motores de gasolina y Diesel, así como a híbridos, híbridos enchufables, eléctricos y, según Subaru, «otros tipos de energías alternativas cuya demanda se incrementará en el futuro». Permite planificar las especificaciones de todos los modelos a la vez y adaptarse a las características de cada uno de ellos.

plataforma global subaru 2

Según Subaru, con la nueva plataforma se ha optimizado la estructura del bastidor autoportante y se han reforzado las uniones entre las partes que lo componen, lo que hace que su rigidez torsional sea considerablemente mayor (entre un 70 % y un 100 % más) que en los modelos que comercializa actualmente. Entre otras cosas, esto hace que la resonancia de los ruidos y las vibraciones se distribuya por el conjunto del bastidor, disminuyendo la que llega al volante, al suelo y a los asientos, incrementando de esta manera el confort de los ocupantes.

El sistema de suspensión también es diferente: es más rígido y tiene más capacidad de filtración que el de los modelos actuales. Además, la barra estabilizadora trasera está montada directamente en el bastidor. Según Subaru, así es capaz de transmitir con más efectividad el esfuerzo de la suspensión desde la rueda externa a la rueda interna en los apoyos en curva y reducir el balanceo de la carrocería un 50 % más que en los modelos que comercializa actualmente. Gracias a la nueva plataforma, los modelos de nueva generación tendrán el centro de gravedad situado 5 mm más abajo que su predecesor correspondiente.

subaru3

Todos estos cambios supondrán una mejora de la estabilidad en línea recta —Subaru dice que ello facilita el funcionamiento de sistemas de conducción autónoma—, la agilidad y el confort de marcha.

Para fabricar el bastidor y los elementos de la carrocería se emplearán piezas producidas mediante el proceso de conformado en caliente —para obtener acero de alta resistencia—, que hacen que la absorción de energía en caso de impacto aumente, según Subaru, en un 40 %, lo que supondría una mejora en la seguridad de los ocupantes.

 

Carlos Fernández

Share This