Por Jaime Arruz.

Por regla general, las presentaciones de nuevos modelos, motores o tecnologías, de nuevos productos en general, por parte de las marcas suelen tener una estructura similar: viaje, rueda de prensa y conducción. El orden puede variar, pero normalmente esos son los apartados inamovibles, a los que se suelen unir otros como comida o cena —o ambas— y noche de hotel. En ocasiones, las marcas tratan de innovar y ser originales planteando presentaciones en ubicaciones exóticas o actividades alternativas.

La última presentación a la que asistí que reunió muchas de estas cosas fue el llamado «Nissan Live», un evento que Nissan ha organizado en Málaga durante varias semanas para la prensa europea. En él se presentaban las novedades de cara a 2012 de la gama «crossover» de Nissan: Juke, Qashqai y Murano.

Toda la presentación fue de lo más original, empezando por la proyección del vídeo explicativo de todo lo que, desde ya, llevan esos tres modelos de Nissan. Como en un autocine, los periodistas vimos el vídeo desde dentro de un Qashqai.

FOTO-1

Una de las partes más curiosas, e interesantes, tuvo como protagonista al Juke y su nuevo sistema de tracción total que reparte el par entre ambos ejes y entre las dos ruedas traseras para ayudar a evitar un subviraje. Con el objetivo de que probásemos adecuadamente este dispositivo, Nissan preparó un revirado circuito, delimitado con conos, y llevó como instructor a Lucas Ordoñez, el ganador de la  Nissan/PlayStation GT Academy de 2008 y que este año ha debutado en las carreras de resistencia con un podio en las 24 Horas de Le Mans.

FOTO-2

Para comprobar las diferencias entre conducir con el dispositivo conectado y sin él, dimos cuatro vueltas al pequeño circuito, con cuatro curvas de diferente radio. En las dos primeras, con el sistema desconectado, el coche subviraba notablemente, no así en las otras dos. Fue una experiencia informativa, formativa y entretenida.

FOTO-3

Para terminar la presentación, después de pasar la noche en Marbella y poder contemplar de cerca por primera vez el Juke-R, un prototipo de competición que inspirará una futura versión del Juke, Nissan nos hizo probar el sistema de visión panorámica del Qashqai de una forma muy curiosa: a ciegas. Con todos los cristales del coche tapado, el objetivo era demostrar que se podría llegar a conducir observando sólo la pantalla de la consola en la que se ven las imágenes que toman las cámaras ubicadas en el frontal, los laterales y la zona trasera del coche. Realizamos unas cuantas maniobras a baja velocidad. Y sí, se puede llegar a conducir a ciegas.

FOTO-4

Share This