Por Paulo Brazuka.

Acudí a la cita de Nissan en El Pardo (Madrid) preparado para lo peor y para lo mejor.  Lo peor hubiera sido haber visto el Juke-R (más información en km77) colocado sobre un pedestal, un cúmulo de personas a su alrededor idolatrándolo y una rueda de prensa para decirnos que es un coche muy rápido y caro; lo mejor hubiera sido poder conducir el Juke-R sin límite de tiempo, sin acompañante y por carreteras cerradas al tráfico para que nadie enturbiara mi disfrute. Lo que al final sucedió fue algo intermedio.

El Juke-R estaba sobre el asfalto y cuando pregunté si se podía conducir y me dijeron que sí no perdí tiempo. Me subí acompañado de Christian, el responsable de que se trate con mimo el coche puesto que es la única unidad construida con volante a la izquierda y está valorada en unos 500.000 euros.

Acceder al habitáculo es un poco más incómodo que en un coche normal de calle debido a la presencia de la jaula de seguridad, pero no hay que ser un contorsionista como dicen otros (o quizá yo sea muy ágil :P). Los dos asientos que hay son similares a los que se utilizan en competición, sin apenas mullido y con un cinturón de seguridad de 5 puntos de anclaje que sólo te permite la movilidad de la cabeza, los brazos y las piernas. Las regulaciones del asiento y del volante son inexistentes. Afortunadamente a mí me quedaban bien y me sentía cómodo. En el vídeo que tenéis aquí debajo podéis ver el interior con algo más de detalle.

En apenas cinco kilómetros que conduje el Juke-R por una carretera con un asfalto en buen estado, con curvas muy abiertas y con paseantes y ciclistas a ambos lados, es difícil obtener conclusiones categóricas más allá de las obvias: es un coche muy duro, por los asientos y por la suspensión, con una dirección y un cambio muy rápidos, una respuesta al acelerador inmediata, unos frenos con un buen tacto y potentes y un motor que aparentemente empuja mucho. Digo aparentemente porque, con lo poco que hundí el pedal del acelerador, el motor respondió con una intensidad de empuje poco habitual.

La unidad que probé no estaba para muchos trotes y Christian me advirtió desde el principio que lo tratara con cuidado y no pisara el acelerador a tope. De momento sólo hay dos unidades en el mundo del Juke-R que están constantemente moviéndose de una parte a otra del mundo y ésta, la de volante a la izquierda, ya tiene sus achaques. El motor que lleva es el mismo que el del Nissan GT-R que apareció en 2008 (prueba de este coche en km77), esto es, un seis cilindros en V con 3,8 litros de cilindrada y doble turbo que da 485 CV. La versión de producción del Juke-R , del que se fabricarán 20 unidades, contará con el motor del GT-R actual (más información), es decir, con 549 CV.

Y dicho todo esto, aquí tenéis el vídeo del Juke-R circulando por El Pardo. No esperéis grandes aceleraciones, pero sí al menos disfrutar del sonido del motor y de todos los crujidos del resto de componentes mecánicos.

Share This