Ayer —tras otro insufrible vuelo en un avión de Iberia, compañía que debe tener algún convenio con los rodillólogos españoles ya que juntan tanto las filas que no se puede viajar sentado como un ser humano si se mide más de 1,85 m—  volví de la presentación del nuevo Clase M de Mercedes-Benz (el artículo de km77.com, aquí).  Presentación con origen en Munich y que nos llevó por las autopistas alemanas hasta Austria, a la región del Tirol.

Clase M-aeropuerto

Los coches nos esperaban ordenaditos en el aeropuerto de Munich. A veces los ordenan por colores, otras por versiones e incluso por el número de la matrícula. Pero siempre están ordenados.

clase m-boli

Al llegar nos acreditamos y firmamos un eximente de responsabilidades. Sólo nosotros somos culpables de nuestros actos. Lo normal, digo yo. En la foto, detalle del boli con el que se firman los documentos 😉

El recorrido por carretera sirvió para dos cosas: comprobar la educación vial de los alemanes y la lógica de sus autoridades. Las limitaciones de velocidad son creibles: cuando ponen que hay que ir a 100 km/h es porque algo ocurre para que haya que ir a 100 km/h, no como en España con las señales absurdas de 80 y 60 km/h que hay en algunas zonas de las autovías y que por la falta de coherencia con el estado de la vía consiguen que nadie las respete.

Volviendo al Clase M. He conducido las tres versiones disponibles inicialmente desde el mes de noviembre. Dos son Diesel y una gasolina. La Diesel menos potente —250 BlueTEC de 204 CV— no me ha acabado de gustar. Su motor es suficiente para viajar a velocidad normal (normalmente baja y normalmente alta) sin ningún problema, pero creo que, si me pudiese comprar un coche de 60 000 Euros, exigiría el refinamiento del motor de 258 CV, que es de seis cilindros. Pero claro, la diferencia de precio es de casi 8000 Euros, una cantidad que puede hacer olvidar el refinamiento, los dos cilindros de más y las prestaciones superiores. Aquí se pueden consultar todos los precios de la gama.

Para demostrarnos las capacidades off-road del Clase M, Mercedes-Benz nos llevó a las instalaciones del ÖAMTC (una especie de RACE austriaco) en Saalfelden. Ya había estado ahí con anterioridad, pero sólo para usar las zonas asfaltadas. En esta ocasión, además de una pequeña demostración en asfalto íbamos a usar la zona off-road. La ubicación, al pie de la ladera de la montaña, espectacular.

clase m-vistas

Desde la ventanilla de atrás. Vista del inicio del recorrido de pruebas.

En la zona asfaltada, hacíamos de copilotos un par de vueltas a un recorrido de handling, que es como se suele llamar a las pistas estrechas, con muchas curvas de todo tipo, con cambios de rasante y en las que la velocidad nunca llega a ser alta en términos absolutos. El objetivo era apreciar el buen funcionamiento del sistema de estabilizadoras activas, una novedad en el Clase M de 2012 y que es opcional. Y sí, el coche aparentemente va muy bien, sin balancearse apenas pero como no pudimos dar las vueltas con otro Clase M sin ese sistema pues a saber si con ellas va mucho mejor o no. Es como probar un neumático de una marca en un coche sin poder probar otro distinto en las mismas circunstancias.

En la zona off-road había un poquito de todo: cruces de ejes, inclinaciones laterales, subidas y bajadas. Nos faltó el barro. Grabé un par de vídeos para que pudiéseis haceros una idea de cómo era lo que os estoy contando. Desde dentro del coche la parte más espectacular era un descenso con una pendiente del 80 %, que corresponde a unos 36º de inclinación (el Clase M lleva inclinómetro —entre otras muchas indicaciones—, yo no llegué a ver más del 70%).

clase-m-equilibrio

Haciendo equilibrismos.

clase-m-pantallaPantalla de información off-road. Mucha información.

Vídeo de parte del recorrido.

Vídeo del descenso con un 80% de pendiente.

En el vídeo se ve que al final de la bajada el coche se embala un poco. Creo que como las ruedas traseras apenas tenían peso sobre ella, la adherencia de sus neumáticos era muy pobre y por eso gano velocidad. El control de descensos estaba activado a 2 km/h y la reductora conectada (sí, sigue teniendo reductora).

Alfonso Herrero

Share This