Antes de ir a la presentación del Mercedes-Benz Clase CLA (más información de este modelo en km77.com), pedí al departamento de prensa de Mercedes-Benz un Clase C, con la única intención de tener «impresiones de conducción» frescas y así poder compararlo con garantías con el Clase CLA.

El motor del Clase C era el 220 CDI, es decir, uno de los Diesel de cuatro cilindros. Así lo pedí. Tenía que ser éste y no otro pues es el único que comparten los dos modelos. Recordemos que son coches con una disposición mecánica completamente distinta: el Clase C lleva los motores colocados en posición longitudinal y el Clase CLA en posición transversal. El primero es de tracción trasera y el segundo, delantera.

Una vez en la presentación del CLA, una de las preocupaciones que tenía antes de comenzar las pruebas era poder elegir precisamente la versión 220 CDI, cosa que finalmente conseguí. Pero es que además, sobre este motor probé los dos tipos posibles de suspensión (aspecto del que hablo más adelante). También puede conducir la variante 250 de gasolina que tiene 211 caballos.

Mercedes-Benz Clase CLA

Mercedes-Benz Clase CLA

Mercedes-Benz dijo en la rueda de prensa que el CLA: «es un coche pensado para un tipo de clientes que hasta ahora no se habían planteado un modelo de esta marca». Está claro que esta frase tiene mucho de marketing, pero también encuentro conexión con la realidad. Después de las pruebas me queda claro que, efectivamente, el C y el CLA tienen cualidades bien diferenciadas: son dos coches distintos para dos gustos de conducción bien definidos.

Así a lo bruto, las berlinas tradicionales de Mercedes-Benz (es decir las de tracción trasera, por ejemplo el Clase C, el Clase E o el Clase S) son coches que lucen sobremanera en carreteras muy rápidas. Sin ambages, aun a riesgo de estar al borde del delito voy a escribir lo que a veces pienso cuando estoy a los mandos de alguno de ellos: sus mejores cualidades se hacen más patentes cuánto más deprisa se va. A continuación lo concreto un poco.

Por regla general, son coches muy poco sensibles a los errores de conducción. Suelen reaccionar muy bien —naturalmente dentro de los límites impuestos por la adherencia, directamente relacionada con el tipo y tamaño de ruedas— en maniobras bruscas de esquiva o cuando se sobrepasa un bache en mitad de una curva rápida. Otra cosa que le sale muy bien a Mercedes-Benz en sus modelos es que se descolocan muy poco cuando es necesario frenar sin contemplaciones, con urgencia, en mitad de una curva. La suspensión y el control de estabilidad trabajan en perfecta coordinación para que la trayectoria del coche sea fiel a la que se indica con el volante y no haya sacudidas bruscas. Evidentemente, siempre se pueden dar circunstancias que desenlacen en movimientos violentos y sorprendan al conductor: no hay milagros. Pero en general, mi sensación es que Mercedes-Benz concede mucha atención a la seguridad de reacciones a alta velocidad en la fase de desarrollo de sus modelos.

Mercedes-Benz Clase C

Mercedes-Benz Clase C

Mi percepción cambia en carreteras más lentas, pues  los tradicionales modelos de Mercedes-Benz no suelen ser especialmente ágiles (siempre hay excepciones, por ejemplo, se mejora este aspecto si se eligen las ruedas más anchas posibles y las suspensiones más duras). Las reacciones siguen siendo de calidad, pero los cambios de apoyo no sobresalen por ser rápidos y no me parece que su conducción suponga un disfrute especial.

Es precisamente en estas circunstancias —carreteras medias o lentas y a ritmo de conducción rápido— donde entra en juego y tiene mucho sentido el Clase CLA. Todavía no lo he probado en profundidad,  pero sí en la presentación y me ha gustado mucho. Creo que se puede convertir en la referencia entre las berlinas de su tamaño. Mercedes-Benz ha hecho un coche bueno para curvas, que se apoya con decisión, fácil de conducir, con buen tacto de dirección y con movimientos de carrocería muy bien contenidos. Un coche con el que se pueden negociar virajes medios y lentos a buen ritmo con la sensación -real o no- de tenerlo todo bajo control.

Mercedes-Benz Clase CLA

Mercedes-Benz Clase CLA

La suspensión de serie del Clase CLA me parece sobresaliente. Creo que está mejor conseguida (a falta ya digo de hacer una prueba más en profundidad) que la del Clase A. Menciono al Clase A porque, como comparte muchos elementos estructurales con el CLA, podrían ser iguales desde el punto de vista dinámico, pero me caben dudas. El Clase CLA me parece más cómodo de suspensión que el A, y no por ello menos satisfactorio de conducir a ritmo rápido.

Creo que el Clase CLA también va muy bien a alta velocidad, pero me faltan kilómetros y pruebas para ver si está al nivel de un Clase C. Lo que sí tengo más o menos claro es que no es tan suave ni silencioso como éste, aunque las diferencias tampoco son enormes.

Además de lo anterior, hay más cualidades que pueden inclinar la compraa hacia un Clase C o un Clase CLA. Por ejemplo, el espacio en las plazas posteriores. El Clase CLA tiene una carrocería condicionada por el estilo (Mercedes-Benz dice que es un cupé de cuatro puertas) y eso se nota en la escasa altura libre al techo y  en el acceso o salida de su interior. Para entrar en el CLA hay que doblar el espinazo más de lo normal, y una vez en sus plazas posteriores, es mejor no superar 1,80 metros de estatura porque entonces iremos con la cabeza apoyada en el techo.

Por último, el CLA no tiene la calidad de acabado de un C. En algunos mercados (como EEUU),  es el modelo de acceso a la gama de este fabricante. En España no ocurre así, aunque sí es algo más barato que un Clase C. Hay detalles que dejan claro que el CLA no tiene una calidad de acabado sobresaliente, ni por materiales, ni por justes.

En la presentación de la Clase CLA tuve oportunidad de fotografiar algunos detalles que no me gustaron. A continuación pongo algunos, con comentarios a pie de foto:

Mercedes-Benz Clase CLA. Aspecto de la sujeción del cinturón de seguridad a la carrocería

Mercedes-Benz Clase CLA. Aspecto de la sujeción del cinturón de seguridad a la carrocería.

Mercedes-Benz Clase CLA. Rendija entre la puerta del acompañante del conductor y el pilar central de la carrocería

Mercedes-Benz Clase CLA. Rendija entre la puerta del acompañante del conductor y el pilar central de la carrocería

Mercedes-Benz Clase CLA.La superficie textil que hay en el fondo de las puertas está medio suelta

Mercedes-Benz Clase CLA.La superficie textil que hay en el fondo de las puertas está medio suelta

 

Enrique Calle

Share This