Actualizamos la entrada con nuevos datos e imágenes.

El Mercedes-Benz SLS AMG, es un deportivo que vio la luz a finales del año 2010 (más información). En el verano de 2012, la firma alemana presentó una evolución del primer modelo apodado como «GT» disponible tanto con la carrocería cerrada —«Coupé»— como con la descubierta —«Roadster»— (más información). Sobre la base de esta evolución, Mercedes-Benz presenta, en el Salón de Los Ángeles y en el de Tokio, la última edición —limitada a 350 unidades en el mundo— de un modelo que será completamente renovado a lo largo del año 2014.

SLS AMG GT FINAL EDITION (C 197) 2013

Mercedes-Benz denomina a esta versión especial como SLS AMG GT Final Edition. Tiene el mismo motor que el SLS AMG GT, es decir un V8 de 6,2 litros de cilindrada y una potencia de 591 CV —es el mismo motor empleado en el SLS AMG que tiene 571 CV y en el SLS AMG Black Edition que tiene 631 CV—. El par motor es de 650 Nm a 4750 rpm.

El SLS AMG GT Final Edition necesita 3,7 segundos en acelerar desde parado hasta los 100 km/h y 11,2 segundos para alcanzar los 200 km/h. Su velocidad máxima es de 320 km/h.

La caja de cambios es la automática de doble embrague y siete marchas del SLS AMG (denominada «AMG SPEEDSHIFT DCT 7»). Es la misma que emplea el SLS AMG GT de la que Mercedes-Benz dijo que en el programa manual «M» cambia de marcha y reacciona más rápidamente que el modelo estándar. Esta mejora se ha conseguido gracias a una modificación de la gestión electrónica de la transmisión.

Tiene suspensión electrónica llamada «AMG RIDE CONTROL Performance» con dos programas elegibles mediante el mando «AMG DRIVE UNIT»: «Sport» y «Sport Plus». El primero de ellos es la selección por defecto. Está recomendado para carreteras que no tengan un firme perfectamente liso y donde se requiera un cierto recorrido de la suspensión. El segundo, está orientado a circuitos y pistas con muy buen asfalto.

Estéticamente se diferencia del SLS AMG GT por las tener partes fabricadas en fibra de carbono como el capot delantero, las carcasas de los retrovisores, el alerón posterior fijo —heredado del paquete «AMG Aerodynamics» que estaba disponible en el SLS AMG Black Edition—, la parte baja y los laterales del paragolpes delantero.

El capó de fibra de carbono, al igual que en las versiones SLS AMG Black Edition y SLS AMG GT3 tiene una salida de aire central. Además de disipar el calor del motor, esta salida aumenta la carga aerodinámica en el eje delantero. Los ingenieros de AMG (es el primer vehículo desarrollado íntegramente por este departamento) han utilizado el efecto de vacío para proporcionar el doble beneficio de disipar el aire caliente del compartimiento del motor al mismo tiempo que la elaboración de la corriente de aire fresco desde debajo de la carrocería del vehículo. Esto no solo permite mejorar el potencial de este modelo en un circuito de carreras, sino que también contribuye a la seguridad de conducción.

Las llantas forjadas AMG tienen un diseño específico —similares a las empleadas en el «Black Edition» (imagen)— están disponibles en dos variantes de color: pintado de negro mate con un acabado de alto brillo o pintado de negro mate con borde de la llanta de alto brillo. Opcionalmente este modelo puede tener unos neumáticos Dunlop Sport Maxx Race (medidas 265/35 R19 delante y 295/30 R20) enfocados a un uso en circuito. Las pinzas de freno están pintadas en color rojo.

No solo el diseño exterior es exclusivo, en el interior también hay detalles que convierten a este SLS AMG GT Final Edition en una pieza de coleccionismo.

Los asientos de fibra de carbono están tapizados en cuero exclusivo «Designo» de color negro con costuras en plata. La parte central de los asientos tiene un efecto denominado «3D» combinando cuero y Alcántara con costuras en color plata. En el reposacabezas está bordado el emblema de «AMG». Los paneles centrales y de las puertas, también están tapizados en cuero «Designo» con costuras en color contraste.

El volante denominado «AMG Performance» está tapizado en Alcántara con inserciones en negro de alto brillo, mismas inserciones que decoran las salidas de ventilación. La consola central tiene acabado en fibra de carbono. Delante de la palanca selectora del cambio hay una insignia que identifica el número de la versión: «Final Edition AMG —1 of 350».

Las 350 unidades del SLS AMG en versión «Coupé» o «Roadster» se entregarán en marzo de 2014 aunque todavía no se conoce el precio de venta al público. Esta versión se ha presentado en el Salón de Los Ángeles y en el Salón de Tokio, junto con el nuevo Clase S 65 AMG que recordemos tiene un motor V12 que rinde una potencia de 630 CV y un par motor de 1000 Nm (más información).

Share This