En los últimos años, se ha conseguido paulatinamente un descenso en el número de accidentes en carretera y sobre todo en el número de defunciones. Los conductores, cada vez adquieren una mayor conciencia de los riesgos que entraña no realizar una conducción correcta.

Siempre hay un “pero”, y en este caso, Michelin ha querido poner de manifiesto —en un evento realizado en el circuito del Jarama—, que el conductor continúa descuidando y mucho uno de los aspectos fundamentales de la seguridad en un vehículo, el neumático.1

Y es que durante 2009 y 2011, Michelin realizó sendas campañas gratuitas de revisión de neumáticos en aproximadamente 2000 talleres —un total de casi 200 000 vehículos—. En 2009 el 10% de los turismos tenían un neumático, al menos, con un desgaste inferior al límite legal —1,6 mm—, en vehículos comerciales era de poco más del 12 %. En 2011, los datos se incrementaron en ambos: 15 % en turismos y 17 % para los comerciales. Cabe destacar que el 36 % de los vehículos tenían mal las presiones y un 15% las tenían en un punto crítico que entrañaba un riesgo para la seguridad.

2

En el Circuito del Jarama, Michelin ha tratado de explicarnos la diferencia existente entre conducir con unos neumáticos en buen estado y otros en el nivel máximo de desgaste legal.

3

Además, reunió a los campeones de España de Rallies de los últimos años.  Todos han coincidido en la importancia del neumático, en el gran avance que ha tenido tanto en calidad como en durabilidad. Un ejemplo lo puso José María Ponce (ganador en 1991 con un BMW M3) que comentó que él continúa corriendo con el mismo coche y mecánica, pero que gracias a los neumáticos los tiempos se han reducido sustancialmente o Carlos Sainz (ganador en 1987 y 1988 con un Ford Sierra Cosworth) quien recordó que cuando corría el Nacional de Rally no existían unos compuestos específicos para el campeonato. También apuntó que cuando él disputaba el WRC cambiaban los neumáticos cada tramo y ahora se cambian cada 4 o 5. Y eso bien lo sabe Dani Sordo (campeón en 2003 con un Citroën C2 S1600) actual piloto del WRC que comentaba lo importante que es seleccionar un compuesto adecuado. Además, Luis Climent (ganador en 1996 con un Citroën ZX 16v), quien ahora ejerce como monitor, comentó que una de las cosas en las que siempre hace hincapié es en el neumático, y no solo que hay que tenerlo en buenas condiciones sino también la importancia y el cuidado que hay que tener con las presiones.

Para demostrar todo lo que antes habían expuesto, Michelin nos tenía preparados cuatro talleres: una frenada en mojado, una curva en mojado,  una esquiva y una vuelta al circuito.

4

Para la frenada, utilizamos dos Mercedes-Benz Clase B. Uno de ellos con neumáticos nuevos en ambos ejes, el otro con los neumáticos delanteros nuevos y los traseros desgastados. Todos estaban equipados con Michelin PRIMACY HP de medidas 225/45 17 91W. Hay que apuntar que los neumáticos desgastados tenían una vida muy corta —los técnicos de Michelin habían  desgastado uniformemente en un centro especializado unos neumáticos nuevos—, por lo que unos de calle, con el mismo desgaste, seguro que están en peores condiciones (grietas, pequeños golpes, desgaste desnivelado).

5

Realizamos una salida desde parado hasta alcanzar una velocidad aproximada de entre 80 y 90 km/h en tercera velocidad. Estaba tan atento a lo que me decían y a la velocidad, que se me olvidó pisar el embrague, así que coche calado y vuelta a empezar. Una vez solucionado el problema de mi pie izquierdo, estaba listo para volver a intentarlo. Esta vez no fue culpa mía, el gps no estaba en el modo correcto y no midieron bien los metros que tardó el coche en detenerse. Parecía que todo estaba en contra —o a favor— para que tuviese que volver a repetir el ejercicio. A la tercera lo hice bien y, circulando a 84 km/h con los desgastados, detuve el coche en 29 metros exactos. Con los nuevos, también realizamos dos intentos, el primero, circulaba a una velocidad más parecida a la que lo hice con los desgastados, pero….no estaba puesto el sistema, así que tuve que volver a repetir el ejercicio. Circulando a 92 km/h la distancia se redujo significativamente hasta los 26,7 metros. Aunque estoy seguro, que la primera vez, la frenada fue muchísimo mejor.

6

Las otras dos pruebas, se realizaban con un Suzuki Swift con neumáticos Michelin Energy Saver medidas 195/55 R16 87 V. La primera prueba consistía en entrar en una curva delimitada por conos a una  velocidad de entre 50 y 60 km/h y dejar de acelerar en mitad de la curva. La diferencia existente entre los neumáticos gastados y los nuevos es abismal. Con los nuevos, mantienes la trazada, con los desgastados, notas como se va desplazando —un sobreviraje— y pierdes no solo la trazada sino la seguridad de salir con el coche controlado sin hacer un trompo.

7

En la esquiva con el neumático nuevo (las imágenes), el Suzuki mantenía bien la trazada.  La diferencia entre nuevos y usados se notaba sobre todo en el proceso de deshacer el giro del volante para terminar con el coche controlado y detenerlo por completo. Es en ese caso donde los neumáticos gastados mostraban más carencias; más de uno terminó realizando un trompo.

Después de las actividades —o antes dependiendo de la ruta escogida, como fue mi caso— tocaba el turno de sentirse copiloto de uno de los campeones de España como Mia Bardolet (93 con un Opel Astra GSI), Luis Monzón (2002 con un Peugeot 206 WRC) o Dani Solà (2006 con un Citroën C2 S 1600).

8

Cada piloto escogía el vehículo que le apetecía, no había «órdenes de equipo», los vehículos deportivos estaban equipados con los neumáticos Michelin Pilot Super Sport y había alguna berlina, como un Lexus GS 450h o un Infiniti M,  que tenían unas Primacy HP.

Yo tuve la posibilidad de compartir coche con Sergio Vallejo, a los mandos del RS5 Coupé —motor 4.2 V8 de 450 CV— y con Miguel Fuster en un Jaguar XKR-S Cabrio. — motor 5.0 V8 de 550 CV y 680 Nm de par máximo—. He de reconocer, que en estos momentos me estaba acordando de Themis, el autor del blog Madrugando que es domingo, quien disputó no hace mucho en el Jarama la Peugeot 208 GTI Experience pero que, sobre todo, es un amante del Rally y seguro que estaría disfrutando tanto o más que yo.

9

La vuelta con S. Vallejo fue muy divertida, el actual subcampeón del Nacional de Asfalto tuvo un pequeño pique con Carlos Sainz quien conducía un 911 Carrera 4S. Los neumáticos tenían ya muchas vueltas a sus espaldas, pero aún así mostraban mucho aplomo incluso en los deslizamientos en las curvas como LeMans. Vallejo comentaba que le parecía sorprendente que con la “caña” que les estaban dando no hubiera reventado ninguno. De hecho en varios coches los frenos fallecieron mucho antes que los neumáticos. En otros, como el BMW M5,  fueron los neumáticos traseros quienes dijeron ¡basta!. También pudimos conversar sobre la nueva temporada donde el equipo Escudería Vallejo Racing intentará volver a ganar el Nacional de Asfalto que consiguieron en el año 2009, aunque no van a disputar la primera prueba.

Por unas vueltas, Miguel Fuster cambió su montura habitual —Porsche 997 GT3 Cup Rallye— por un Jaguar de 550 CV. El vídeo que os mostramos no tiene desperdicio, en él nos podéis ver charlando tranquilamente —aunque siento pagar la novatada con el audio— mientras conduce sin controles por todo el circuito, por lo que los derrapes están asegurados.

Vídeo vuelta al Jarama con Miguel Fuster:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=gzyeygcomDA]

Además de preguntarle por su nueva temporada que arranca en Canarias, con un nuevo copiloto como Dani Cué, el actual campeón del Nacional de Asfalto me comentaba como la frenada de final de recta (240 km/h a 80 km/h) notaba mucho agarre en el neumático, que podía hacer fuertes apoyos que los flancos de los neumáticos lo aguantaban todo y que la estabilidad en curva era muy destacable, lo que le hacía sentir mucha seguridad.

10

También me comentaba al preguntarle sobre las reacciones del Jaguar, que era un coche que estaba muy bien puesto a punto, que le gustaba mucho porque le permitía jugar (como se ve en las imágenes) pero que tenía ganas de pilotar el Porsche porque el cambio de doble embrague PDK en circuito es sumamente efectivo (aunque creo que se quedó con las ganas) y eso era lo que menos le agradaba del Jaguar. Tenía el sonido más grave de todos, cada vez que aceleraba hacía girar la cabeza a todo el mundo que estaba por el paddock —por mucho que Sordo quisiera hacer lo mismo con el RS4 Avant—.

11

Las anécdotas de la jornada se las llevó siempre el mismo, el más joven de todos los pilotos que estaban citados, Dani Sordo, quien hacía las delicias de muchos realizando derrapadas por todo el circuito, aprovechando cada centímetro de pista e incluso cogiendo parte no asfaltada —como se puede ver en las imágenes, con Santiago Cañizares como copiloto— o picándose en la pista durante las tres primeras vueltas con Fuster. Por lo que comentaba Sordo, el RS4 Avant era el mejor de los que había probado, con el que más rápido podía ir, claro que no pudo conducir el 911 Carrera 4S que tenía casi en exclusiva Carlos Sainz y creo que tampoco optó por el británico Jaguar.

12

Una jornada donde todo el mundo disfruto como un niño con unos zapatos nuevos Michelin, aunque creo que los más niños, fueron siempre los pilotos.

Imágenes del Evento Michelin:

 

Share This