El viernes tuve que dejar el coche en un aparcamiento público, de esos en los que un lector de matrículas te muestra en la pantalla de la máquina expendedora de tiques su incapacidad para identificar correctamente la mitad de los números y alguna de las tres letras.

Más tarde regresé a por el coche y, tras pasar por caja, me dispuse a abandonar el aparcamiento. Introduje el tique en la maquinita. Error. Le di la vuelta. Error. Al igual que la tostada siempre cae del lado de la mantequilla, no acerté hasta el cuarto intento el lado y sentido correcto. Imagino que os habrá sucedido también a vosotros.

maquinas

Foto de http://www.logismarket.es/

Pocos son los garajes de este tipo (o no suelo frecuentarlos) en los que alguien ha tenido la gran idea de imprimir en el tique una flechita mostrando el sentido correcto.  Eso, por no hablar de algunos en el que el dibujo que hay en la máquina, para tratar de darnos una pista, muestra la banda magnética del tique en uno de los dos lados y, en realidad, hay que meterlo del contrario.

Imprimir una flechita de un centímetro no puede encarecer mucho la impresión, facilita la vida al usuario y agiliza la salida del aparcamiento. ¿Recordáis situaciones semejantes en las que se puede solucionar el problema con sencillez? Algunos peajes también tienen su miga…

Celedonio

Share This