El día no ha podido comenzar peor, pero la verdad es que hemos vuelto a nacer. Íbamos todo el equipo en un microbús camino del campamento cuando un borracho ha aparecido por la derecha en un cruce. El conductor del autobús lo ha intentado esquivar, hemos golpeado contra el morro del otro coche y hemos caído de frente por un terraplén. Era 13, pero no era viernes, ya que si llegamos a caer de lado igual no lo habíamos contado ninguno. Peterhansel no sabe lo cerca que ha estado de ganar el Dakar.
Ralph, el copiloto de Miller, ha roto el cristal con la cabeza, se ha venido hacia mí y, al intentar sujetarle, me he hecho daño en el hombro. Todos hemos salido del percance con alguna contusión.

etapa11
Una vez en el tramo hemos cogido muy pronto a Nasser, pero ya no hemos podido avanzar más debido al polvo. En la segunda especial nos hemos pegado todo lo que hemos podido y en un peligro 2 hemos golpeado una piedra en pico y se ha roto la suspensión. Hoy tocaba arriesgar y ha salido mal. Marc y Ralph han parado a ayudarnos, pero hemos perdido más de una hora y ahora estamos terceros.
Mañana habrá que pelear la posición, ya que Peterhansel está cerca y salimos atrás. Aunque las previsiones dicen que lloverá en la primera parte de la especial, lo que, de confirmarse, nos puede permitir adelantar a unos cuantos antes de llegar a la zona seca. Mañana os lo cuento.

Share This