Lexus nos manda una invitación a un acto bastante especial, donde nos enseña toda su actual gama «F Sport» y nuevos modelos por llegar.

La localización del evento es nada menos que en el aeropuerto de Ciudad Real. Una vez allí, el proceso de acreditación lo hacemos en los mostradores de facturación. Entre otras cosas, firmamos un documento donde pone que no podemos hacer ningún comentario o declaración sobre determinados aspectos del aeropuerto, como su situación, el concurso de acreedores en el que se encuentra, su viabilidad, lo razonable de su construcción, etc. Así que pongo unas cuantas fotos pero no digo nada. 🙂

Acreditación en los mostradores de facturación. Aeropuerto de Ciudad Real

Acreditación en los mostradores de facturación. Aeropuerto de Ciudad Real

Presentación gama Lexus F Sport. Aeropuerto de Ciudad Real. Foto panorámica

Presentación gama Lexus F Sport. Aeropuerto de Ciudad Real. Foto panorámica

Después de facturar, digo de acreditarnos, la siguiente parada en todo aeropuerto es la puerta de embarque (afortunadamente nos saltamos el control policial). En una de ellas, Lexus nos da la rueda de prensa.

Presentación gama Lexus F Sport. Rueda de prensa en puerta de embarque

Presentación gama Lexus F Sport. Rueda de prensa en puerta de embarque

 

Para empezar, Lexus nos da algún detalle curioso, como que las primeras siete curvas del circuito de Fuji (Japón) han servido de guía o inspiración para crear el logo «F» que identifica a sus modelos más deportivos. Hay que tener imaginación, eso sí. La letra «F» también guarda relación con «Fuji», «Fun to Drive» y «Future».

Significado para Lexus de la letra «F» en sus modelos

Significado para Lexus de la letra «F» en sus modelos

La gama «F Sport» es heterogénea. Me explico. No todos los modelos con esta denominación tienen los mismos cambios para mejorar sus cualidades dinámicas. Lexus establece cuatro niveles:

Pirámide de prestaciones de los modelos F Sport de Lexus

Pirámide de prestaciones de los modelos F Sport de Lexus

En la cúspide de la pirámide está el exclusivísimo LFA y justo por debajo el más popular IS F de 423 caballos. En el tercer escalón ya hay muchos más modelos: el GS 450h F Sport, el RX 450h F Sport o el futuro LS 600h F Sport. En la base de la pirámide está el IS F Sport.

Los estratos «Enhanced Performance» y «Balanced Performance» tienen importantes diferencias entre sí. El primero supone cambios de calado en la suspensión, en los frenos, en la rigidez del chasis o en la dirección. Son cambios profundos que afectan de forma definitiva a las cualidades dinámicas respecto a los modelos originales. En el caso del paquete «Balanced Perfomance», los cambios se resumen en que la suspensión es más dura (y deja la carrocería más cerca del suelo) y que las ruedas son de mayor tamaño. En los dos «paquetes», hay diversas modificaciones en el aspecto de la carrocería.

En 2013 llegarán dos nuevos modelos F Sport: el LS 600h y el CT 200h (será un «Enhanced Performance»). Y habrá más novedades en 2014.

Futuros modelos Lexus F Sport

Futuros modelos Lexus F Sport

Llega el momento de la acción. Bajamos a la pista del aeropuerto. Ahí nos están esperando algunos de los modelos deportivos de Lexus. Con ellos hacemos diversos ejercicios: eslalon, frenada con esquiva y circuito entre conos.

Todo muy divertido e interesante, pero lo bueno estaba por llegar: el LFA nos esperaba después del almuerzo.

Se trata de un coche muy especial. Solo se van a construir 500 unidades, a un ritmo de unas 20 diarias. Parece ser que todas ya tienen un dueño asignado. En España se ha vendido un solo LFA, por lo visto en Canarias. A día de hoy, con los impuestos actualizados, un LFA costaría en España unos 600 000 euros. Hace dos Celedonio lo condujo en el circuito de Goodwood.

Lleva en desarrollo desde el año 2000 y se empezó a fabricar en 2009. Por regla general, para repararlo hay que llevarlo a Japón. O eso, o los mecánicos e ingenieros se trasladan de Japón a la casa del cliente. Menos mal que para hacer las operaciones más sencillas de mantenimiento no hace falta tal jaleo: por ejemplo, en España, hay un taller Lexus autorizado para hacer cosas básicas como el cambio de aceite o de pastillas de freno.

La unidad de LFA que tenemos ante nosotros no es en absoluto nueva. Tiene unos 30 000 kilómetros, muchos de ellos hechos en actos como el que nos ocupa o de exhibición, donde precisamente el trato no es bueno.

Aquí hay algunos detalles del coche que pueden ser curiosos. Fibra de carbono por todas partes:

 

Lexus LFA. Extractor aerodinámico

Lexus LFA. Extractor aerodinámico

Lexus LFA. Motor

Lexus LFA. Motor

 

Lexus LFA. La varilla que sujeta del capó es de fibra de carbono

Lexus LFA. La varilla que sujeta del capó es de fibra de carbono

Lexus LFA. Capó

Lexus LFA. Capó

Lexus LFA. Disco de freno

Lexus LFA. Disco de freno

Lexus LFA. Sistema de elevación del alerón posterior

Lexus LFA. Sistema de elevación del alerón posterior

Lexus LFA. Pedales

Lexus LFA. Pedales

Lexus LFA. Regulaciones eléctricas de los asientos

Lexus LFA. Regulaciones eléctricas de los asientos

Para abrir boca, además de verlo y tocarlo un poco, lo ponen en marcha, para que registremos el sonido. Pues bien aquí está. No sé a qué régimen sube el motor, pero lo que sí puedo decir es que estaba más o menos caliente: el coche estuvo rodando con anterioridad:

Llega el ejercicio de conducción del LFA. Es sencillo pero mola. Se trata de hacer la pista del aeropuerto de Ciudad Real todo lo rápido que permiten las condiciones meteorológicas. Como llovía y había una pequeña película de agua en la pista, nos dicen que no podemos pasar de unos 250 km/h. Otros grupos anteriores, con el suelo seco, pudieron llegar a 290 km/h, o eso me dijeron.

El monitor que va a lado me da a elegir entre usar el cambio de forma manual (con las levas tras el volante) o de forma automática. Elijo cambiar con las levas. No puedo decir mucho del coche. Al poco de echar a rodar me sorprendió la nitidez con la que se escuchaba el ruido de las piedrecitas de la pista golpeando en los bajos de la carrocería y los pasos de rueda, la extraordinaria facilidad del motor para subir de régimen y su ruido, o mejor dicho en este caso, sonido.

El coche iba bien a 240 kilómetros por hora sobre suelo claramente mojado, pero si hubiera estado allí solo sin la recomendación de Lexus, creo que nunca hubiera llegado a esa velocidad. Nunca he hecho un aquaplaning en un coche (al menos de forma involuntaria) y me da mucho miedo :-). Iba recto y sin extraños. Los únicos movimientos de carrocería  los producían las pequeñas imperfecciones de la pista. No tengo ni idea de si en esas circunstancias va mejor o peor que otros coches.

Me sorprendió la aceleración queda el motor V10 de 560 caballos, pero mucho más cómo frena. Pisé el freno a fondo a menos de 200 km/h y el coche perdía velocidad de una forma impresionante. La capacidad de frenada, más que la aceleración o la velocidad, era el aspecto más comentado entre los periodistas presentes. Pero parece ser que había un pequeño truco: el coeficiente de adherencia de la pista de este aeropuerto es mucho más elevado que el de una carretera normal. Eso también nos lleva a la conclusión de que los frenos están suficientemente dimensionados para dar una deceleración enorme incluso en un piso tan adherente.

Aquí hay dos vídeos. Uno desde fuera y otro desde dentro.

Cogolludo

Share This