El Grupo Volkswagen ha decidido apostar por el uso a gran escala de filtros de partículas para los motores de gasolina —denominados GPF—. A partir de 2017, todos los motores TSI y TFSI de inyección directa del Grupo serán equipados progresivamente con los filtros de partículas. Según indica Volkswagen en su comunicado, las emisiones de partículas de hollín se reducirán hasta un 90%.

Según los cálculos realizados por el Grupo Volkswagen, en 2022, el número de vehículos del Grupo que habrán sido equipados con esta tecnología cada año podría alcanzar los siete millones. El proceso empezará en junio de 2017 con el motor TSI de 1.4 litros del nuevo Volkswagen Tiguan y el 2.0 TFSI del Audi A5. De ahí en adelante, la implementación se realizará en varias generaciones de modelos y motores de las marcas Audi, Volkswagen, SEAT, Skoda y Bentley.

Share This