Todos los modelos que se fabriquen a partir del próximo mes de noviembre, por normativa tendrán que tener como parte de la dotación de serie el control de presión de los neumáticos así como el control de estabilidad. El incremento del equipamiento de serie no afecta al precio de venta al público en los modelos de la marca francesa.

Desde mediados del mes de octubre, Renault ha adaptado toda la gama a esta normativa. El control de estabilidad formaba ya parte de la dotación de serie de la mayor parte de los modelos de la marca francesa. Todo lo contrario que el control de presión, que no estaba disponible en las gamas Clio, Captur, Megane, Scenic y Grand Scenic, Koleos, Laguna y Kangoo.

captur

Estos dos sistemas serán obligatorios tanto para turismos como para vehículos comerciales ligeros. Para octubre del próximo año, la UE ha establecido que todos los modelos que se fabriquen a partir de dicha fecha tienen que tener el sistema de llamada automática en caso de accidente.

Glosario km77.com

El control de estabilidad ha sido el avance más importante de los últimos años en la seguridad activa de los automóviles. Se trata de un sistema que, utilizando sensores y la instalación del ABS, además de otros mecanismos, tiene como objetivo evitar que se produzca una pérdida de control del vehículo. Para ello, actúa sobre el motor y selectivamente sobre el freno de cada rueda.

Básicamente, se trata de generar una fuerza contraria a la que tiende a desviar el coche de la trayectoria que marca el conductor. Mediante una serie de sensores (de velocidad de giro de las ruedas, de aceleración transversal y vertical, etc.), una centralita electrónica es capaz de saber si el vehículo se sale de la trayectoria marcada por el volante. Si el coche subvira, es decir, gira menos de lo que quiere el conductor, el sistema puede por ejemplo frenar la rueda trasera interior a curva. Si sobrevira, puede frenar ligeramente la rueda delantera exterior. Su principal ventaja, que lo hace mejor incluso que el conductor más experto, es su capacidad para frenar una única rueda, lo que genera pares de fuerza imposibles de conseguir por un conductor pisando el freno.

Casi todos los fabricantes se refieren a él como ESP, pero hay fabricantes que usan siglas diferentes (Alfa Romeo lo llama VDC, BMW lo llama DSC, etc.)

 

Share This