Esta mañana nos ha tocado levantarnos a la hora de los moteros y a las 4:30 salíamos hacia el campamento para iniciar un largo enlace de 521 km hasta llegar a tierras chilenas.

etapa8_dakar_2014_1


La especial era rápida y técnica, de pista ancha y con muchos cruces complicados que nos obligaban a estar atentos al diseño de las viñetas. Son tramos en los que si no le coges el aire puedes perder muuucho tiempo. Debes dejar correr el coche y hacerlo deslizar sin pararlo demasiado para no perder velocidad. Las pistas tenían una capa de grava suelta que las hacían más complicadas. Los pilotos que salían en posiciones retrasadas tendrán una ligera ventaja por encontrar la trazada limpia y marcada en cada cruce.

El ritmo ha sido bueno durante todo el día. Hemos ido cazando poco a poco a Carlos y, en una parte sinuosa, le hemos atrapado y nos ha dejado pasar sin problemas. Luego, a los pocos kilómetros venía una zona fuera de pista pedregosa en la que nos ha vuelto a adelantar, gracias a su mayor recorrido de suspensión y el neumático más grande, con el que tiene menos riesgos de pinchar. Los últimos 25 km hemos ido detrás de él y se ha esmerado para recuperar tiempo con respecto a nosotros, algo que nos ha ido bien porque de esta manera nos ha hecho aumentar el ritmo hasta el final de la especial.

Mañana otra sesión de desierto chileno, pero a menor altitud.

Share This