El DTM —del alemán Deutsche Tourenwagen Masters— es una de las competiciones más duras y competitivas del panorama automovilístico internacional. En ella, actualmente tenemos a dos pilotos españoles: Dani Juncadella y Miguel Molina. Este último, piloto de Audi y el único español que ha ganado una carrera en el certamen alemán. Con él y con su RS 5 DTM pasamos un día en el Jarama.

_MKP4965LOW

Miguel Molina, piloto de 27 años inicia con mucha ilusión la que será su séptima temporada en el DTM —69 carreras de las que ha acabado 54; 22 han sido en el top 10, ha conseguido 5 poles y 4 podiums—, un año más en las filas del equipo Audi Sport Team ABT Sportsline. El piloto que ya sabe lo que es ver la bandera a cuadros en primera posición tiene como objetivo “estar en las posiciones de podio con mayor consistencia y regularidad”. Formará equipo con Mattias Ekstrom —3º en 2015—, Edoardo Mortara —4º en 2015— y Nico Müller, que ocupa el lugar de Adrien Tambay que prueba suerte esta temporada en la F1.

El DTM es una competición con tres constructores: BMW, Mercedes-AMG y Audi. Comparten entre otros elementos el chasis de carbono, el alerón con sistema DRS (como en la Fórmula 1), los frenos carbocerámicos, las llantas de aleación —fabricadas por OZ— y los neumáticos —de la marca Hankook, solo un compuesto por carrera—. Esta fórmula no solo permite ahorrar costes, sino que también hace que sea una competición mucho más atractiva para el aficionado y para los propios pilotos, ya que cualquiera puede ganar: “del primer al último clasificado hay un segundo de diferencia” nos comenta Miguel Molina.

_MKP4468LOW

La pasada temporada el DTM volvía a imponer un sistema que ya habíamos visto hace años en esta competición, dos carreras el mismo fin de semana, cada una con su clasificación. En la carrera del sábado no es obligatorio parar en bóxes. En la del domingo, es obligatorio cambiar al menos una vez los cuatro neumáticos, parada que deber ser durante el segundo tercio de carrera, sin que estas sean con el coche de seguridad en pista. Molina comenta que a él le gusta este sistema porque una carrera es independiente a la otra, así que si una te sale mal, te puedes resarcir en la otra, aunque le gustaría que hubiera libertad de estrategia con los neumáticos, para aumentar la emoción de las carreras. Algo con lo que el piloto español y el equipo Audi están en desacuerdo es con la normativa de añadir peso a los coches ganadores. “El año pasado teníamos sin duda el mejor coche de toda la parrilla, algo que quedó claro con los resultados del principio de temporada. Pero el nuevo reglamento, con los lastres impuestos a los coches ganadores, acabó perjudicándonos mucho”. Algo que a día de hoy, está por ver si permanece para la temporada 2016 que dará comienzo el 6 de mayo en Hockenheim.

_MKP4665LOW

A pesar de que Audi ganó 10 de las 18 carreras, fue el piloto Pascal Wehrlein con el Mercedes-AMG C 63 DTM quien se alzó con el campeonato. Y es que en Audi, no hay órdenes favorables sobre uno o dos pilotos, hay total libertad para luchar por el campeonato, algo que el piloto español ve con muy buenos ojos.

En un pequeño corrillo después de la rueda de prensa le preguntamos sobre la sanción a Audi en la temporada 2015, una sanción motivada por aquella instrucción del Dr.Ullrich a Timo Scheider, ese “empújales fuera” que pasará a la historia. El suceso ocurrió bajo el diluvio en el circuito de Spielberg, Wickens —piloto de Mercedes-AMG— que iba en primera posición realizó un tapón escandaloso para dar tiempo a que su compañero Wehrlein llegara a las posiciones de cabeza y lograr pasar a Scheider —piloto de Audi Sport Team Phoenix— que iba en segunda posición, el resultado lo podéis ver en este vídeo del canal oficial del DTM. Nos confesaba que las órdenes que llegan desde el muro hay que cumplirlas siempre, y nos quedamos sin saber qué haría él, entre risas nos decía que “ojalá no me vea nunca en esa situación”.

_MKP4371LOW

El RS 5 DTM es prácticamente el mismo que el de la temporada pasada, motor V8 de 460 CV y un peso de 1115 kg. “No hay mucho margen de mejora porque las evoluciones están congeladas por reglamento, pero tenemos buenas sensaciones de los primeros test de pretemporada, y seguiremos afinando principalmente todo lo referido a la puesta a punto del coche”. Sí habrá cambios importantes en Mercedes-AMG pues el modelo de calle —el Mercedes-AMG C63 Coupé— es nuevo y por tanto, el equipo de competición tiene permitido realizar cambios. Algo que pudo hacer recientemente BMW para adaptar el M4 Coupé.

_MKP4071LOW

La temporada pasada tuvimos que esperar hasta la penúltima cita del campeonato para ver a Molina en primera posición. Fue una carrera perfecta ya que hizo la pole, marcó la vuelta más rápida en carrera y claro está, se alzó con la victoria. La salida fue buena pero a las pocas vueltas salió el coche de seguridad (SC) Nos comenta que es entonces cuando puso en práctica todo lo que había aprendido en los años de karting y logró una ventaja vital sobre su perseguidor en el momento en el que el SC abandonaba la pista. Entre risas y con una cara que mostraba una gran satisfacción nos comentó que las últimas 17 vueltas se le hicieron eternas, “en el habitáculo se alcanzan temperaturas de 65 ºC y yo tenía frío y estaba tiritando”. No quería fallar y pidió al equipo que le estuvieran hablando continuamente, para mantener la máxima concentración. Cuando cruzó la línea de meta, nos comenta que vio recompensadas tantas horas de entrenamiento, tantos sacrificios realizados durante su carrera. Algo que sin duda, espera y esperamos que repita. El piloto español que ha renovado recientemente por Audi espera seguir ligado al DTM aunque confiesa que el campeonato de resistencia FIA WEC y en especial las 24 h de Le Mans son su sueño.

La rueda de prensa tuvo lugar en la planta baja de la nueva torre del Circuito del Jarama, en la sala estaba expuesto el Audi RS 5 DTM con la decoración que lucirá durante la temporada 2016. En la pista nos esperaba el modelo de 2015, pero con un elemento añadido: un segundo asiento junto al del piloto.

IMG_6713

En pista con el RS 5 DTM

Hasta aquí la información del evento, ahora toca contaros la experiencia vivida durante ese día. Llegó el momento de pasar por el box que Audi nos había preparado. Justo al lado estaba el de Molina y el del RS 5 DTM. Me puse el mono de competición de Audi, tapones para los oídos, el casco y también el hans. Todo estaba listo. Miguel Molina me esperaba sentado en el asiento del piloto. La primera prueba era entrar en el habitáculo. Primero una pierna, después el tronco haciendo contorsionismo para que el casco no chocara con las barras antivuelco y después la otra pierna. Una vez atados, imposible movernos.

Miro a mi alrededor, vamos sentados muy muy abajo y el asiento del copiloto algo más retrasado que el de Miguel Molina. Y eso que respecto a un RS 5 de calle, él ya va sentado muy retrasado, el reparto de pesos es clave. Tengo que hacer un esfuerzo para ver la pista, no tengo ninguna referencia del morro y a Miguel, solo le veo los brazos. Desde mi posición observo el pequeño volante con siete botones y una pantalla con varias indicaciones. Me resulta curioso ver la barra de dirección tan larga.

JOR_9455LOW

Sale haciendo patinar las ruedas por el pit lane y nos dedica un saludo (que no sería el único) justo antes de acelerar a fondo para salir a la pista. Para mí, el Jarama tiene dos puntos clave: la subida en la Rampa Pegaso y la bajada en la curva Bugatti. La primera es simplemente espectacular, es impresionante la capacidad de tracción y agarre que tiene el RS 5 DTM, y estoy seguro que sin nosotros Miguel iría aún más rápido. La sensación de hundirte en el asiento mientras subes a una velocidad muy elevada es única. Lamentablemente la curva Bugatti estaba condicionada por el tramo “sin ruido” previo, esa zona —Portago— cercana a las casas colindantes que obligaba a Molina a engranar marchas más largas y dejar de acelerar. Aún así, una de las cuatro pasadas si la hizo a ritmo elevado. Si vieran mi sonrisa, les bastaría, pues las palabras se quedan cortas para expresar cómo se siente la fuerza G en ese punto. Me encanta como toma la curva de entrada a meta, pie a fondo para encarar la recta y llegar a aproximadamente 255 km/h al final de la misma: tan sorprendente como la aceleración y el paso por curva del RS 5 DTM, me resultó la frenada, que Miguel apuró hasta el último momento.

IMG_6744

A continuación os dejo un vídeo de esta experiencia. La primera parte son las cuatro vueltas grabadas desde el interior. Me pareció una buena idea grabarlas cámara en mano, sin fijaciones (que para eso están las cámaras oficiales del DTM), quería intentar transmitir a quienes veáis el vídeo lo que estaba sintiendo. La parte final del vídeo (2 minutos) son imágenes del RS 5 DTM rodando en el circuito del Jarama.

Remate a una gran jornada

Tras las cuatro vueltas realizadas en el Jarama, Audi nos preparó una jornada de competición, con entrenamientos libres, clasificación y carrera a 12 vueltas en el nuevo karting del Jarama. Nos dividieron en dos grupos, los tres mejores de cada uno tendrían el honor de competir contra Molina en la carrera final.

1MKP2563LOW

Me tocó el kart con el dorsal 9, lástima que no hubiese uno con el 77. Y no se me dio nada mal, hice pleno: libres, pole, vuelta rápida y carrera. Todo estaba listo para el enfrentamiento final. No os puedo explicar la sensación de estar en la salida de la segunda carrera en primera posición y ver como Molina llega a la parrilla (situándose en la séptima posición).

1MKP2589LOW

Sabes que te dará caza pero…¿cuándo? Bandera verde y a correr. Las cosas de las carreras hicieron que ya en la primera vuelta pudiera escaparme del grupo y Molina ascender hasta la segunda plaza, aunque aún lejos. Si os digo la verdad, no se cuántas vueltas tardó en alcanzarme, creo que unas 4, después estuvo tres dándome toquecitos en cada curva, poniéndose en paralelo retándome a ver si frenaba o no, vamos que jugaba conmigo. Me sentía como Vettel con su Ferrari sintiendo el aliento de Hamilton con ese maravilloso Mercedes-AMG. En uno de esos toques, me sacó de la trazada, la curva siguiente levantó el pie y recuperé posición.

Volvíamos a jugar al toque en curva, aunque esta vez solo una vuelta más, después “metió el turbo”. Y es que ese kart tendría que tener turbo, mejores neumáticos, una dirección más precisa y un sinfin de cosas, porque la velocidad a la que rodaba Miguel Molina era endiablada, las frenadas perfectas y la trazada imposible de imitar, ¡menudo piloto!. La carrera terminó con un ganador oficial y con otro moral a 3,5 segundos.

Así termina la experiencia con Miguel Molina, un piloto muy rápido y una persona que se ha mostrado continuamente muy cercana, que ha luchado desde pequeño por cumplir un objetivo: ser piloto profesional. Esperemos verle más regularmente por el podium del DTM y algún día en la FIA WEC.

_MKP5599LOW

Termino invitándoles a que sigan este apasionante e imprevisible campeonato. Tenemos a dos pilotos españoles, Juncadella y Molina. Lo pueden ver de manera gratuita, en directo y en alta definición en el canal oficial del DTM en YouTube, en inglés o alemán. Hay una web en castellano en la que encontrarán resúmenes e información sobre el campeonato (esDTM.com). Además la temporada 2016 será emitida (aunque no sabemos desde cuando) en GolTV.

Share This