Hoy, los de km77.com han publicado la prueba del Audi A1. Me la he leído enterita. He visto las fotos exteriores e interiores y los vídeos que han hecho.

He hablado con el Sr.Herrero. Dice que el A1 es un buen coche por varios motivos. Está bien hecho y dinámicamente pocos reproches pueden hacérsele. Pero que  hay algo que le ha “defraudado”: Su faceta deportiva está lejos de la de un MINI. “Posiblemente, cronómetro en mano no haya mucha diferencia entre ambos en carretera abierta, pero las reacciones, las sensaciones que transmiten, son muy diferentes. Sí, la culpa es mía. Esperaba que este Audi no fuese como un Audi. Absurdo. Que un Audi sea un Audi no es malo, todo lo contrario, pero de éste esperaba, y no sé porqué, algo distinto“.

Pues yo creo que no es tan absurdo como él piensa.  Estoy seguro que a la inmensa mayoría de la gente que se compre este coche (o un MINI o un MiTo o un DS3 o un…) le importan un pimiento esas sensaciones deportivas. Valoran más la estética, que en la ficha técnica ponga que acelera de 0 a 100 km/h  x+0,1 segundos más rápido que el coche del vecino, la marca o el precio. Seguro que además, esas sensaciones no importan porque lo que acaba siendo útil es que el coche nos lleve del punto A al B gastando lo menos posible y de la forma más segura y cómoda. Y esto Audi lo hace muy bien, tiene motores que gastan poco y los coches son fáciles de llevar, con reacciones previsibles. Pero sin cuore.

El mismo del que carece el MiTo. Un cuore que es como el Ziritrione del Polo, puro márqueting. O la exclusividad del DS3, que no es otra cosa que un C3 con minifalda y una suspensión menos blandita. Todos estos son buenos coches. Buenos para llevarte de A y B. y con carrocerías más o menos llamativas. Mejores que otros, que cuestan menos, en algunas cosas. Y todos ellos tienen algo en común: son menos prácticos que otros utilitarios discretos, llámense Clio, Yaris o Polo.

Y tú, ¿eres de cuore o de los otros?

Celedonio

Share This