Tras el pequeño parón veraniego, vuelven las carreras del Campeonato Alemán de Turismos. El convoi del DTM se desplaza hasta la ciudad de Volokolamsk, a 80 km de distancia de la capital rusa, lugar en el que se encuentra el Moscow Raceway. Una pista inagurada en 2012 y que desde la temporada 2013 está presente en el calendario de esta competición.

El circuito de Moscow Raceway tiene una primera zona con múltiples curvas, una zona muy técnica en las que suele ser complicado ver adelantamientos. El principal sitio para sobrepasar a los rivales es en la frenada de la larga recta —en la que se alcanzan velocidades superiores a 250 km/h—, ese último giro desemboca en una corta recta en la que se encuentra la línea de meta.

El sábado pudimos vivir una jornada en la que la protagonista fue la lluvia. Durante los segundos entrenamientos libres y la primera sesión de clasificación, la lluvia hacía acto de presencia en intervalos. Suficiente para que los pilotos obtaran por utilizar el compuesto de lluvia. Uno de los que apostó por los slick fue Juncadella, aunque no le saldría bien la jugada y terminaría en antepenúltimo lugar. Paffett fue el más rápido, seguido de Wickens y Di Resta.

Los hombres de Mercedes-AMG habían demostrado una gran superioridad, y como siempre que esto ocurre en clasificación, la organización modificó los lastres: 5 Kg extra para ellos (masa total 1132,5 Kg); mientras tanto, los vehículos de Audi y de BMW se le restarían 5 Kg (masa total: 1122,5 y 1110,0 Kg, respectivamente).

La ligera lluvia se tornó en un aguacero (por momentos), la pista se encontraba muy encharcada y la organización decidió iniciar la salida tras el coche de seguridad. Este permanecería en pista cerca de 8 minutos en una carrera de 40 de duración. Tras la retirada del SC, Wickens adelantó rápidamente a Paffett y comenzó a tirar con mucha fuerza abriendo un hueco de más de 5 segundos en poco menos de 10 minutos.

Unos minutos después sería Di Resta quien adelantaría a Paffett, que no puso resistencia ante su compañero de escudería, al fin y al cabo, Paffett no tiene ninguna posibilidad de luchar por el campeonato.

Por meterse en los puntos había una bonita e intensa lucha, y también, órdenes de equipo: pudimos ver como Scheider (P7) dejaba pasar primero a Mortara y después a Green. Y solo tres minutos después, era Mortara quien se abría en exceso en una curva, acto que aprovecharía Green para rebasarle —viendo las repeticiones, no nos queda claro si fue estrategia o un error en la curva de Mortara—. El caso es que Green había ascendido a la séptima posición y faltando solo dos minutos iniciaba un ataque contra Martin, aunque el de BMW pudo aguantar a Green.

Y así, llegaríamos al final de carrera. Mercedes-AMG conseguía mantener cuatro de sus coches en las primeras cuatro posiciones: Wickens se hacía con la victoria final —segunda de la temporada— y también volvía a liderar el campeonato, solo 4 puntos por encima de Wittmann (quien realizó una pésima carrera terminando en 22ª posición). Segundo lugar para Di Resta (que empata en el campeonato con Mortara) y tercero Paffett —suma su podium 37 en el DTM—. En el campeonato el tercer lugar es para Green (a 4 puntos) tras finalizar séptimo, mientras que Mortara (P8) ocuparía el cuarto lugar, ya a 16 puntos.

Mala carrera para los dos representantes españoles: Miguel Molina terminó finalmente en 17ª posición y Juncadella fue último. El piloto de Mercedes-AMG ha reconocido después de la carrera que perdió su limpiaparabrisas en la primera vuelta. Una lástima, porque cuando rodaba sin nadie delante y tenía visibilidad llegó a realizar dos vueltas rápidas.

En esta primera carrera los pilotos de Mercedes-AMG sumaron 71 puntos, permitiendo a la firma de Stuttgart subir al primer puesto de la general, con 375 puntos; 5 más que Audi y 11 más que BMW, quienes llegaban con una ventaja de 54 puntos respecto a Mercedes-AMG.

La mañana del domingo amanecía en el circuito de Moscow Raceway sin rastros de lluvia, aunque con algunas nubes sospechosas, finalmente no hubo precipitaciones. Los libres hacían presaguiar que tendríamos una lucha entre BMW y Audi, ambos beneficiados por el menor peso.

En la sesión de clasificación, los hombres de Audi no tuvieron una gran actuación, su mejor integrante fue Müller en 13ª posición, con Molina solo tres puestos detrás. El protagonista de esta Q2 fue Martin. Primero porque realizó un excelente inicio de sesión con varias vueltas rápidas, y después, porque sufrió un accidente en la curva 9 que obligaba a parar la sesión (vídeo del accidente) Martin salió ileso y su BMW con algunos daños; aunque el piloto sería descalificado y tendría que salir desde la línea de boxes.

Martin-q2-moscow-raceway-esdtm

BMW sí cumplió con las expectativas: Wittmann fue el más rápido, justo por delante de su compañero de escudería Blomqvist. Tercer lugar (tras la exclusión de Martin) estaba Wickens, ganador de la Race1 y líder del campeonato. Juncadella ocupaba la sexta posición en la parrilla y muchas esperanzas de podium se depositaron en él.

Antes de iniciar la segunda carrera (60 minutos más una vuelta y la obligación de parar en boxes) la organización incrementó el peso de los BMW en 5 Kg (masa total 1115 Kg) y aligeró la misma cantidad a Audi (masa total 1117,5 Kg) y a Mercedes-AMG (peso total 1127,5 Kg).

La salida de la carrera fue muy limpia. Wittmann consiguió mantener la primera posición y empezó a tirar fuerte, tras solo 7 minutos ya había abierto un hueco de más de 4 segundos con Blomqvist, hombre fundamental pues ha estado la primera parte de la carrera conteniendo a Wickens. Justo por detrás circulaba Spengler, quien hacía un tapón claro a Juncadella, Farfus y Auer.

Pronto aparecía la estrategia en Audi. Sus dos principales hombres en la lucha por el título —Green y Mortara— salían muy retrasados —19º y 17º, respectivamente— y una vez adelantaron a Vietoris, sus compañeros de escudería cedieron sus posiciones, permitiendo llegar rápidamente a Mortara hasta la 12ª posición y a Green un puesto por detrás. Pero Mortara esta vez, antes de cumplir la teórica orden se deshizo de Da Costa. El de BMW le tocaba luchar con Green, aunque esta batalla duró poco pues el de Audi cochó sacando de la pista a Da Costa. Esto motivo a la dirección a poner un DT al de Audi, quien vio arruinado su remontada, más, cuando volvía a ser sancionado, esta vez por exceder la velocidad en el pit lane.

En cabeza de carrera Wittmann seguía haciendo vueltas rápidas y Blomqvist continuaba con la tarea de contención sobre Wickens. Uno de los primeros en entrar fue el líder de la carrera. Esta acción le dejaba muy atrás, saliendo tras la estela de Miguel Molina que circulaba en 11ª posición. Poco después paraba Juncadella que no podía con Spengler, se reincorporaría en 20ª posición (virtual 4º puesto).

Wickens que empezaba a perder tiempo hacía lo propio, a la vez entraba el mejor Audi, el de Mortara. Blomqvist copiaría estrategia, solo una vuelta después, el piloto de BMW saldría nuevamente por delante de Wickens —cuya parada fue mala, tuvo un problema con el tornillo de la rueda delantera derecha—.

Nos acercábamos al final de carrera y Spengler, Farfus y Ekström ocupaban las tres primeras posiciones. Ekström fue el primero en parar, una vuelta después de ser adelantado por Wittmann; saldría muy atrás (14º). Pocas vueltas después sería Spengler quien pararía, su salida fue de infarto, se emparejó con Juncadella al que finalmente le sobrepasó. Farfus sería el siguiente, y seguimos tomando a Dani como referencia, pues saldría entre él y Glock.

Con la carrera ya estabilizada, el claro dominador de la misma era Wittmann. Blomqvist tenía la segunda posición asegurada y la lucha comenzaba por el último puesto en el podium, que estaba en manos de Wickens. Aunque poco le duró ya que Spengler y Farfus le adelantaban solo unas vueltas después. Di Resta se tuvo que retirar después de que Glock chocara con él (recibió sanción por ello) cuando el ex de F1 intentaba adelantarle. Un pequeño respiro para Juncadella que estaba siendo presionado por los dos.

El español tenía el duro papel de ser el escudero de Wickens, y eso lo pagó caro, pues tanto intentar defender, hizo que se quedara sin DRS —su uso está limitado a 60 veces—, algo que aprovecharían tanto Mortara —que finalmente remontó 11 plazas— como Müller justo al final de recta para adelantarle. La mala fortuna se cebó con él, en el mismo punto, justo en la vuelta extra de carrera y cuando estaba siendo atacado por Ekström, su caja de cambios tuvo un problema  (se puso en punto muerto), esto dejo a Dani sin tracción y sin puntos, pues fue adelantado por el mencionado Ekström (terminó P9), y también, por Tambay (P8), Auer (P10) y Molina (P11). Final de carrera cruel pero gran actuación del español, reconocido desde Mercedes-AMG en redes sociales.

Finalmente, bandera a cuadros y BMW que devuelve el póker a Mercedes-AMG con Wittmann en cabeza, piloto que recupera el liderato del campeonato (130 puntos) con solo 12 ptos de diferencia sobre Wickens a falta de seis carreras. Tercero con 104 ptos es Green que no ha sumado hoy, y que seguramente, quiere olvidar esta carrera con dos DT sufridos. La cuarta posición la sigue manteniendo Mortara que se acerca más a su compañero de equipo, solo 4 puntos de diferencia (clasificación general).

Con esta victoria, también el equipo BMW Team RMG recupera la primera posición, solo 8 puntos de ventaja respecto a Audi Sport Team ABT Sportsline (clasificación general). Y BMW, sale de Moscú igual que llegó, líder del campeonato (clasificación general) con 436 puntos (suma 8+70 ptos), segundo con 390 puntos se mantiene Audi que pierde ventaja (suma en Moscú 22+20 ptos) y Mercedes-AMG acorta distancias y ahora está a tan solo 4 de Audi (suma 71+11 ptos)

Share This