Audi tiene básicamente dos tipos de cursos de conducción. Unos se desarrollan en circuitos de asfalto, y los otros, en las proximidades de estaciones de esquí (Baqueira y Sierra Nevada) orientados en conducción invernal.

Los primeros están divididos, a su vez, en tres: Dynamic, Progressive y Sportscar. El Dynamic está centrado en la seguridad. El Progressive, en el trazado de curvas en circuito. El tercero es el más avanzado y más llamativo, pues se conduce el Audi R8. En nuestro caso ha sido el V10 Plus, de 610 CV, lo que viene a ser el Audi más potente y costoso de la actualidad.

_mkp2315low

Lo ideal es que quien participe en el curso Sportscar haya realizado previamente los otros dos, puesto que teóricamente son más sencillos, y dan las bases para aprovechar el más avanzado. Para participar en él, no hace falta ser cliente de la marca, aunque la ventaja de serlo es que el precio es más bajo (540 euros frente a 690).

En el curso Sportscar se hacen dos ejercicios de trazado de curvas (yo lo hice con Audi R8 V10 Plus y con RS7) y frenada de emergencia con esquiva (con Audi RS6). En estas pruebas se toma la medida a un vehículo potente y se enseñan aspectos que afectan de forma clara a la seguridad.

En todos los cursos de conducción a los que he asistido —y este de Audi no es una excepción— los monitores insisten mucho en que es indispensable mirar lejos y hacia donde se quiere ir. Si miramos hacia el obstáculo que está en nuestra trayectoria, posiblemente acabaremos chocando contra él. Sin embargo, si buscamos la escapatoria con la vista, y miramos lejos, hay más posibilidades de que coordinemos nuestros gestos para salir del problema con éxito.

_mkp2483low

Ejercicio de trazado de curvas

En estos cursos también se hace hincapié en la forma correcta de frenar. Según dicen los monitores, cuando se da una situación de peligro, muchos conductores no aprovechan toda la capacidad de frenada del coche. La solución es fácil: pisar el freno con toda la fuerza de la que seamos capaces. Hay quien no lo hace así porque le da miedo o porque nunca lo ha hecho. Pero no hay motivos para temer, puesto que si un coche dispone de ABS y control de estabilidad (lo normal hoy en día), es muy poco probable que se descoloque de forma brusca si se aprieta el freno a tope, incluso en curva. En el ejercicio que propone Audi de frenada con esquiva, se frena al máximo desde unos 120 km/h y a continuación, se sortea un obstáculo imaginario formado por conos.

_mkp1033low

Frenada con esquiva

Pero lo realmente interesante del curso Sportscar es que se completan varias vueltas al circuito con el R8 V10 Plus, que acelera desde parado hasta 100 km/h en 3,2 segundos. Según Miguel Molina (piloto del campeonato DTM de turismos con Audi), su coche de carreras acelera lo mismo. Esta prueba se hace en grupos reducidos, una persona por coche y siguiendo el ritmo de un monitor. Al menos en mi grupo, el ritmo era lo suficientemente elevado como para sentir fuertes sensaciones, sin correr muchos riesgos. El ritmo que marca el monitor depende del nivel y confianza que le inspiren los distintos integrantes de la caravana. La electrónica de los coches está «manipulada» para que el control de estabilidad no se pueda desactivar, pero no es ningún obstáculo para disfrutar de la conducción.

_mkp2747low

_mkp2715low

Vueltas completas al circuito en grupo y siguiendo a un monitor

Completamos dos vueltas de reconocimiento al circuito a ritmo tranquilo, tres a ritmo rápido y una de enfriamiento (no sé si será así en los cursos orientados al público; este era para periodistas). Finalmente, hubo una «Hot Lap» con Miguel Molina a los mandos. En otros cursos similares a los que hemos asistido, el encargado de pilotar en esta vuelta «rápida» era Jordi Gené (Instructor Jefe de Audi).

Yo creo que con este curso (ni con otros que apenas duran una jornada) no cabe esperar un incremento claro e inmediato en el nivel de conducción. La capacidad de circular deprisa, seguro, y de reaccionar de forma correcta, se adquiere de forma paulatina. Por lo tanto, ¿lo que cuesta el curso Sportscar está justificado?. Yo creo que sí. Me parece que, al margen de lo que se aprenda o se deje de aprender, el  principal encanto es la posibilidad de conducir el coche tope de gama de Audi en un circuito.

Este curso resulta más económico que la «Experiencia M» de BMW (información), cuyo precio es 1300 euros y se conducen divesos modelos de la gama M. Otros resultan mucho menos costosos, como el que imparte el Race en el circuito del Jarama (entre 185 y 285 euros, información), aunque con coches de menor nivel que el R8 de Audi.

_mkp2015low

«Hot Lap» con Miguel Molina de conductor

Share This